Nacional
Martes 15 mayo de 2018 | Publicado a las 15:08 · Actualizado a las 18:00
Errázuriz reconoce que "fama" de Karadima le hizo desestimar denuncias de víctimas
Publicado por: Guido Focacci
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Este martes se dio a conocer el contenido de una carta que el cardenal Francisco Javier Errázuriz envió a la Conferencia Episcopal Chilena el pasado 10 de mayo.

En la misiva, el arzobispo emérito entregó sus descargos de las acusaciones de encubrimiento que pesan sobre él en el caso de Fernando Karadima, y realizó un mea culpa respecto de su relación con las víctimas.

“Durante las √ļltimas semanas se me ha difamado p√ļblicamente y en repetidas oportunidades, tild√°ndome de encubridor, delincuente, criminal y persona despreciable. Uno de los acusadores declar√≥ desde Roma que se alegrar√≠a de verme en la c√°rcel”, advirti√≥ en un comienzo.

“El c√≥digo de derecho can√≥nico se√Īala que se debe investigar cuando la noticia de un delito es ‘al menos veros√≠mil’. Es dif√≠cil llegar a esta convicci√≥n en los casos de los delitos de abuso sexual, ya que normalmente son realizados en lo oculto, sin testigos y sin que queden pruebas; y mientras el acusado asegura su inocencia, el denunciante la niega”, argument√≥.

Errázuriz reconoció que supo de las primeras denuncias en 2003, pero aseguró que era difícil probar su verosimilitud. Agregó que cuando tuvo certeza -en 2010-, envió los antecedentes al Vaticano y pidió el inicio de las investigaciones.

Sin embargo, y pese a la tardanza, el cuestionado cardenal dijo que no fue un encubridor, y que cuando envió los antecedentes del caso, él ya pedía por su cuenta la imprescriptibilidad de estas denuncias.

“Es claro que no hubo de mi parte ni delito, ni encubrimiento, ni crimen alguno”, escribi√≥ Err√°zuriz, seg√ļn inform√≥ CNN Chile.

Mea Culpa

Sin perjuicio de lo anterior, el cardenal reconoció errores. Dijo que, como le correspondía ser juez, prefirió tomar distancia de las víctimas por querer ser imparcial, por lo que no se acercó a ellas y las hizo pasar por un dolor inmerecido.

“Si tuviera que volver a pasar por una situaci√≥n semejante, me acercar√≠a m√°s a las v√≠ctimas”, lament√≥.

Err√°zuriz reconoci√≥ que era tal la “fama” de Karadima, que era muy dif√≠cil creer en las denuncias. A lo anterior, se sumaba la capacidad para atraer seminaristas que ten√≠a el exp√°rroco de El Bosque, todo lo que habr√≠a afectado el juicio del cardenal.

“Se acusaba a un sacerdote de gran convocatoria pastoral, cuya predicaci√≥n hab√≠a enriquecido a m√°s de treinta j√≥venes que hab√≠an sido ordenados sacerdotes, y a cuatro sacerdotes que hab√≠an sido consagrados Obispos. Adem√°s se acusaba a un sacerdote que inspiraba una asociaci√≥n formada por j√≥venes y presb√≠teros que propagaban su fama. Algunos hasta me exig√≠an que yo lo reconociera, al igual que ellos, como un sacerdote ‚Äúsabio y santo‚ÄĚ”, agreg√≥ en la carta.

Cabe recordar que James Hamilton, Jos√© Andr√©s Murillo y Juan Carlos Cruz, v√≠ctimas de Fernando Karadima, han acusado m√ļltiples veces a Err√°zuriz de encubridor de estos casos, extendiendo dicha denuncia hasta el Papa en sus reuniones reci√©n pasadas.

URL CORTA: http://rbb.cl/k6eb
Tendencias Ahora