Nacional
Chile elige nuevo presidente sobre una balanza que podría inclinar el abstencionismo
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Este domingo, m√°s de 13 millones de chilenos tendr√°n la posibilidad de asistir a las urnas para elegir sus representantes al parlamento, gobiernos regionales y, m√°s importante a√ļn, qui√©n ser√° el nuevo presidente o presidenta de la Rep√ļblica.

Sin embargo en lo que podría ser una decisión popular previsible en base a las encuestas, la cuota de incertidumbre la aporta la incorporación del voto desde el extranjero, el cambio del sistema binominal a proporcional y -sobre todo- la indiferencia con que el país parece mirar este proceso, augurando una alta abstención.

Pese a haber 8 candidatos presidenciales en carrera, las miradas se centran sobre los representantes de los dos grandes bloques pol√≠ticos: Sebasti√°n Pi√Īera, como abanderado de la coalici√≥n derechista ChileVamos; y Alejandro Guillier, la carta de la oficialista Nueva Mayor√≠a (NM), bloque del cual se escindi√≥ la Democracia Cristiana (DC) para llevar su propia candidata.

Seg√ļn la encuesta CERC-MORI realizada en octubre pasado, el empresario y expresidente Pi√Īera mantiene una c√≥moda ventaja de 44% por sobre el periodista y senador Alejandro Guillier, con 30% de las preferencias de electores probables, es decir, personas que manifestaron su intenci√≥n de concurrir a votar este 19 de noviembre.

Estas cifras serían suficientes para llevar a ambos a segunda vuelta, considerando que su más cercana contendora es Beatriz Sánchez, también periodista y abanderada del Frente Amplio, estancó en 11% lo que parecía ser una irrupción galopante en el escenario político, sobre todo tras la bullada polémica con su correligionario, Alejandro Mayol.

Pero si de pol√©micas se trata, Pi√Īera y Guillier tampoco han estado exentos. El primero ha sido blanco de una larga serie de acusaciones de √≠ndole econ√≥mica, que van desde gestiones en beneficio personal mientras ocupaba la primera magistratura -como los casos Exalmar y Dominga– hasta la investigaci√≥n en curso por financiamiento irregular de sus campa√Īas ligado a la empresa minera SQM.

En el caso de Guillier, se cuestionan los millonarios pagos que el senador realizó por asesorías externas encargadas a una misma empresa, y cuyos resultados fueron copiados desde los propios informes emitidos por la Cámara Alta.

A pesar de tener amplia cobertura en los medios, estos casos hicieron poca mella en la percepci√≥n de la gente, incluso con el diario brit√°nico Financial Times dando por hecho la reelecci√≥n de Sebasti√°n Pi√Īera.

El poder de 6

Rodrigo S√°enz | Agencia Uno
Rodrigo S√°enz | Agencia Uno

Fuera de S√°nchez, la participaci√≥n de los dem√°s candidatos a la presidencia parece ser anecd√≥tica. La abanderada de la DC, Carolina Goic, no ha logrado subir del 8% en las encuestas, convirtiendo su campa√Īa en una medici√≥n de fuerzas que s√≥lo reconfigurar√° el poder del partido democratacristiano dentro de la Nueva Mayor√≠a.

La misma medición CERC-MORI entregó un magro 4% de apoyo al líder del partido Progresista (PRO), Marco Enríquez-Ominami, en la que será su tercera carrera presidencial y la más anémica, dado el 20% de preferencias obtenidas en 2009, y 11% en 2013.

En tanto José Antonio Kast, diputado que abandonó la Unión Demócrata Independiente (UDI) para levantar una candidatura de extrema derecha, sólo concita el 2% de las preferencias; mientras que los radicalizados de izquierda, Alejandro Navarro (PAIS) y Eduardo Artés (Unión Patriótica), sólo marcan cifras inferiores al 1%.

La pregunta entonces es si, de cara a un balotaje, podr√≠an el resto de los candidatos afines a la centroizquierda entregar su apoyo a Guillier para evitar que Pi√Īera regrese a La Moneda.

Aunque en la calculadora es posible, los mismos candidatos han recordado que los votos no son endosables, y salvo algunos gui√Īos han evitado adelantar apoyos expl√≠citos durante una segunda vuelta, en espera de conocer el patrimonio electoral con el que podr√≠an negociar.

Abstención: la aguja que podría mover la balanza

Frente a este panorama, el √ļnico factor que parece decisivo para presentar sorpresas en la contienda electoral es la abstenci√≥n. Recordemos que desde 2012 el voto en Chile pas√≥ a ser voluntario, tras lo cual se redujo progresivamente la cantidad de sufragios.

De hecho, ese mismo a√Īo la abstenci√≥n marc√≥ un 57%, cifra que se elev√≥ a√ļn m√°s en las elecciones municipales de 2016 cuando lleg√≥ a un 65% de ausentismo. Cifra que, en todo caso, es equiparable a las de pa√≠ses como Espa√Īa, Portugal, Francia o Italia.

En este sentido, el diputado exPPD y analista pol√≠tico Pepe Auth, indic√≥ en entrevista con Radio B√≠o B√≠o que de haber una ca√≠da en la participaci√≥n a√ļn mayor que en las √ļltimas municipales, Sebasti√°n Pi√Īera podr√≠a ganar en primera vuelta.

‚ÄúNosotros tenemos dos referencias de participaci√≥n, la municipal que fue de poco menos de 5 millones de personas, y la presidencial que fue de 6 millones. Si estamos cerca de la municipal significa que la cat√°strofe se consolid√≥: si participan 5 millones, Pi√Īera gana en primera vuelta‚ÄĚ, asever√≥.

El comando del empresario, en tanto, ha evitado hablar directamente de un triunfo en primera vuelta para no minar su victoria hacia un eventual balotaje, sin embargo es un secreto a voces entre sus bases que el trabajo realizado durante las √ļltimas semanas apunta a movilizar al electorado con ese fin.

La respuesta la tendr√° ya no s√≥lo la preferencia de quienes concurran a las urnas este domingo, sino m√°s importante a√ļn, en qu√© n√ļmeros lo hagan.

Tendencias Ahora