Región Metropolitana
Viernes 19 julio de 2019 | Publicado a las 14:35
Las denuncias por abuso sexual y violación contra sacerdote de PAC que podrían pasar a la justicia
visitas

Rabio B√≠o B√≠o tuvo acceso al relato de tres denunciantes del suspendido sacerdote de Pedro Aguirre Cerda, David Mondaca Rivas, las que son parte de un proceso can√≥nico y que podr√≠an pasar al Ministerio P√ļblico. Las denuncias incluyen abuso de conciencia, abuso sexual y violaci√≥n.

El pasado 24 de junio la iglesia comunicó la suspensión del ejercicio sacerdotal del párroco de Pedro Aguirre Cerda, David Mondaca Rivas, por una denuncia de abuso sexual interpuesta por una mujer por hechos cometidos entre 1993 y 1994.

David Mondaca Rivas | Iglesia
David Mondaca Rivas | Iglesia

Sin embargo, el sacerdote tiene a su haber al menos tres denuncias de abuso, incluyendo una violaci√≥n. Estas tres mujeres que lo denuncian esperan que sus delitos no queden impunes y acusan que la iglesia hizo o√≠dos sordos a las primeras acusaciones que hicieron hace 19 a√Īos atr√°s.

A Mondaca Rivas lo describen como un sacerdote amable, carismático, muy apasionado por el evangelio y siempre hablando de la santidad. Pero también sostienen que al paso del tiempo, se volvió controlador, al punto de imponerles normas de cómo vestirse: no podían usar faldas cortas, pantalones apretados, ni escotes.

Los tres relatos en su contra coinciden en que era una persona que se aprovechaba de las carencias familiares de las menores, intentando suplirlas. Que tambi√©n tuvo abuso de conciencia con ellas, y siempre que ten√≠an actitudes cuestionables les dec√≠a que ‚Äúel demonio‚ÄĚ siempre intentaba meter la cola en relaciones ‚Äúsantas‚ÄĚ.

Su primera denunciante, quien prefiere mantener su nombre bajo reserva, lo acusa de violación, y fue su testimonio el que terminó en la suspensión de su ejercicio sacerdotal.

Ella ten√≠a 17 a√Īos cuando comenzaron los abusos, y seg√ļn el relato que entreg√≥ en exclusiva a La Radio, al principio no hab√≠a pasado nada anormal, pero al corto tiempo las cosas cambiaron.

‚ÄúSe lanz√≥ sobre m√≠, tratando de desabrochar mi pantal√≥n. No recuerdo m√°s, creo que estaba en shock (‚Ķ) durante mucho tiempo √©l tuvo relaciones √≠ntimas conmigo en su propia casa‚ÄĚ, recuerda la mujer, quien hizo la denuncia en 2000, la que qued√≥ archivada. Cuenta que al cura le pusieron tratamiento psicol√≥gico, pero a ella ni siquiera la llamaron para saber c√≥mo estaba.

‚ÄúAhora me decid√≠ (a hablar) por el bien de la iglesia y por el bien de otras adolescentes que pueden pasar por lo mismo que yo pas√©. S√≥lo espero que la iglesia repare el da√Īo causado en m√≠ y en tantas y que se haga justicia no s√≥lo a nivel eclesi√°stico, sino tambi√©n que esto pase a Fiscal√≠a. Quer√°moslo o no, lo que a m√≠ me pas√≥ fue un delito‚ÄĚ, sostuvo.

M√°s denuncias: abuso sexual, tocaciones y abuso de poder

Otra de sus denunciantes hoy vive en Europa. Conoci√≥ al religioso cuando ten√≠a 10 a√Īos y relata que cuando ten√≠a 12 comenz√≥ a darse cuenta de que algunas actitudes eran excesivas y se lo manifest√≥. √Čl le dijo que la ve√≠a como una hija. Comenz√≥ con tocaciones, y poco tiempo despu√©s, en una confesi√≥n, le dio un beso con lengua cuando ten√≠a 12 a√Īos.

Su tercera denunciante -quien ser√° identificada como Nieves- ten√≠a 16 a√Īos cuando comenz√≥ a ser acosada por Mondaca Rivas. Asegura que al principio fue algo reticente con el cura, pues no ten√≠a una vinculaci√≥n profunda con la iglesia. Sin embargo, el religioso comenz√≥ a acercarse y a preocuparse por sus carencias, incluso econ√≥micas. Lo conoci√≥ cuando era di√°cono, y cuando se orden√≥ sacerdote se convirti√≥ en su padre espiritual.

Al tiempo comenzó a tener ciertas actitudes cuestionables: la abrazaba fuertemente pegando su cuerpo al de ella por varios minutos, la manoseó, le dio besos en el cuello, le jadeaba en la oreja y le decía que era su predilecta.

Dijo que el da√Īo que caus√≥ en ellas es irreparable, por lo que esperan que sea expulsado del sacerdocio y que sus delitos no queden impunes.

Las tres hicieron la denuncia ante la iglesia y sus casos, seg√ļn les informaron, pasar√°n a la justicia. La indagatoria la lleva adelante el sacerdote, Cristian Sahli.

Tendencias Ahora