Internacional
Jueves 05 septiembre de 2019 | Publicado a las 10:29 路 Actualizado a las 10:46
"Solo quieren hacerse selfis": Chern贸bil enfrenta una ola creciente de turistas
Por Diego Vera
La informaci贸n es de Agence France-Presse
visitas

El 茅xito mundial de la serie de televisi贸n “Chern贸bil” llev贸 a una nueva generaci贸n de turistas al escenario del peor accidente nuclear de la historia, donde se toman selfis y roban objetos abandonados, para desgracia de los gu铆as locales.

La miniserie de la cadena estadounidense HBO, un 茅xito de cr铆tica y p煤blico, revive las tr谩gicas horas de esta cat谩strofe que difundi贸 una nube radioactiva por toda Europa tras la explosi贸n de un reactor de esta central nuclear sovi茅tica en 1986.

En la actualidad, la zona que rodea la central en un radio de 30 km en el norte de Ucrania sigue siendo inhabitable, pero una peque帽a parte se abri贸 a los turistas.

En los 煤ltimos meses, estos buscaron sobre todo las localizaciones vistas en la serie –rodada en su mayor parte en Lituania–, lamenta un gu铆a oficial del lugar, Ievguen Goncharenko. “No necesitan informaci贸n, solo quieren hacerse selfis”, a帽ade.

Oleksandr Sirota, director del Centro P煤blico de Informaci贸n de Chern贸bil, asegura que algunas agencias de viaje venden ahora la visita a Chern贸bil como “comida chatarra”, es decir, como una experiencia tur铆stica r谩pida y de f谩cil acceso.

Y la tendencia se mantendr谩, pues el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, firm贸 un decreto en julio destinado a alentar el desarrollo tur铆stico del lugar.

Louis Carlos, un turista brasile帽o de 27 a帽os, no sab铆a nada de Chern贸bil antes de ver la serie de HBO. Esta “fue la que me motiv贸 a venir a Ucrania”, asegura.

“Si la gente viene aqu铆 para entender lo que ocurri贸 e intentar aprender, es algo bueno”, defiende, mientras un amigo le saca una foto delante de la central.

“驴D贸nde est谩n los mutantes?”

Algunas agencias de viaje ucranianas ya adaptaron su oferta para ense帽ar a los turistas lugares clave de la serie, al tiempo que proponen otras actividades, como hacer kayak en los r铆os situados en los alrededores de la zona de exclusi贸n.

No obstante, no hizo falta esperar la aparici贸n de la serie para que el n煤mero de turistas explotara. De 50.000 en 2017, el n煤mero de personas que visitaron Chern贸bil salt贸 a 72.000 en 2018. La asociaci贸n de turoperadores de la regi贸n espera que en 2019 sean 100.000.

Ievguen Goncharenko dice que en el pasado ya hubo alzas bruscas de visitantes. La primera fue en 2012, tras la aparici贸n de la pel铆cula estadounidense “Terror en Chern贸bil” (“Atrapados en Chern贸bil”, en Espa帽a). La segunda, en 2014, cuando el sitio se incluy贸 en el videojuego “Call of Duty 4”.

“A veces, la gente que ven铆a por el videojuego preguntaba en serio donde se pod铆a ver a los mutantes”, recuerda.

En las semanas posteriores a la aparici贸n de “Chern贸bil”, en la primera boreal, arreciaron las cr铆ticas contra los visitantes que publicaban en internet fotos tomadas en Pr铆piat, la ciudad fantasma evacuada tras la explosi贸n.

Craig Mazin, creador de la serie, se vio obligado a expresarse en Twitter. “Si visitan (Chern贸bil), por favor, recuerden que ah铆 tuvo lugar una terrible tragedia. Comp贸rtense con respeto por todos aquellos que sufrieron y se sacrificaron”.

Recuerdos en eBay

Iaroslav Iemelianenko, presidente de la asociaci贸n de gu铆as de Chern贸bil, prefiere pensar en los aspectos positivos. En su opini贸n, Chern贸bil deber铆a presentarse como un lugar en el que Ucrania logr贸 superar un tr谩gico accidente, a pesar de todo.

“Hay que promoverlo, hablar de ello, atraer a la gente”, defiende.

Algunos turistas, como Jan Mavrin, aseguran haber acudido para recordar a quienes perdieron la vida. “Hay que mostrar una especie de respeto por este tipo de sitios”, dice este joven esloveno, tomando una foto de una gran rueda abandonada en Pr铆piat.

“Hay que ser modesto, no solo pasearse por los alrededores recopilando cosas”, a帽ade.

Pues los visitantes, tanto los que siguen los circuitos oficiales como los que entran ilegalmente, suelen llevarse de recuerdo objetos que toman ilegalmente.

“Ni siquiera nosotros, los originarios de Pr铆piat, nos permitimos sacar nuestras propias cosas de aqu铆”, explica Oleksandre Sirota, del centro de informaci贸n. “Nos sorprende cuando los vemos en eBay”.

Sirota dice que le “cuesta imaginar” las consecuencias del proyecto gubernamental para el desarrollo tur铆stico de Chern贸bil, y considera que la capacidad de acogida es limitada. “No tenemos ninguna experiencia sobre en qu茅 puede convertirse”.

Tendencias Ahora