Sociedad
S√°bado 04 agosto de 2018 | Publicado a las 15:36
Gerda Taro, la temeraria fotógrafa de guerra que tuvo una vida tan osada como corta
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El pasado 26 de julio se cumplió un aniversario más de la muerte de Gerda Taro, una valiente y audaz fotógrafa que se convirtió en la primera mujer en ejercer su oficio en una guerra.

Nacida el 1 de agosto de 1910 en el seno de una familia jud√≠a en Stuttgart, Alemania, debi√≥ dejar su pa√≠s siendo a√ļn muy joven debido al ascenso de Adolf Hitler en 1933.

Fue as√≠ como en lleg√≥ a Par√≠s, Francia, ciudad en la que conoci√≥ a Endre ErnŇĎ Friedmann. Tal como ella, √©l tambi√©n era jud√≠o, y se dedicaba a la fotograf√≠a.

No debi√≥ pasar mucho tiempo para que ambos terminaran enamor√°ndose, y se convirtieron en pareja. Friedmann comenz√≥ a inculcarle su pasi√≥n por el mundo de las fotos, ense√Ī√°ndole sus t√©cnicas para obtener las mejores im√°genes.

Tal como recoge el peri√≥dico espa√Īol El Pa√≠s, lleg√≥ un punto en el que decidieron dedicarse a la fotograf√≠a a tiempo completo.

Gerda Taro | Daily Express
Gerda Taro | Daily Express

Sin embargo, sus anhelos chocaban con una dura realidad: no obtenían trabajo. O dicho de otra manera, no conseguían clientes.

Esto los llevó a idear una estrategia que les permitiera dar a conocer su trabajo para llegar a más gente. Y el plan que se les ocurrió resultó tan curioso como a la vez exitoso: optaron por ofrecer sus fotografías bajo el pseudónimo de Robert Capa.

De esta manera, ambos presentaban sus propias fotos aunque asegurando que su autor había sido Capa, un supuesto fotógrafo estadounidense sumamente prestigioso.

Esta es la razón por la que hasta hoy día resulta sumamente complejo saber a ciencia cierta quién fue el que realmente tomó cada fotografía.

Antes de dar a conocer que en realidad eran ellos quienes capturaban las im√°genes, se hac√≠an pasar por representantes de Capa. Bien entrado en la d√©cada de 1930, se traslad√≥ hasta Espa√Īa para registrar los hechos de la Guerra Civil.

Fotografía de Robert Capa tomada por Gerda Taro (CC) Wikimedia Commons
Fotografía de Robert Capa tomada por Gerda Taro (CC) Wikimedia Commons

Medios como USA Today consignan que gracias a su osadía, se transformaron en testigos de diferentes pasajes del conflicto, creando reportajes que posteriormente publicaban revistas como Regards o Vu.

A pesar del éxito con el que contaban en 1936, comenzaron a surgir ciertos roces entre la pareja, lo que provocó que Friedmann se quedara con el nombre de Robert Capa, mientras que ella utilizó la firma de Photo Taro.

En solitario, uno de sus trabajos m√°s famosos es sin duda el que realiz√≥ en la Batalla de Brunete, la que se desarroll√≥ en esta poblaci√≥n y otras aleda√Īas del oeste de Madrid. As√≠ ser√≠a testigo de los bombardeos de la aviaci√≥n del bando sublevado, no dudando en poner en peligro su propia vida para lograr notables im√°genes.

No obstante, su vida fue tan osada como corta, y tuvo un final sumamente trágico. El 26 de julio de 1937, mientras se encontraba en el repliegue del ejército republicano, se subió al estribo del vehículo uno de los generales miembro de las Brigadas Internacionales.

Gerda Taro en Espa√Īa, en julio de 1937 (CC) Wikimedia Commons
Gerda Taro en Espa√Īa, en julio de 1937 (CC) Wikimedia Commons

Repentinamente aparecieron en escena aviones enemigos, lo que provocó cierto caos en el convoy en que se trasladaba ella. Esto hizo que Gerda cayera al suelo, siendo aplastada por un tanque que se desplazaba marcha atrás.

Las heridas fueron de extrema gravedad, por lo que fue llevada de urgencia a un hospital. Lamentablemente, muri√≥ pocas horas despu√©s, apenas seis d√≠as antes de cumplir 27 a√Īos.

Posteriormente sus restos serían trasladados hasta París, en donde recibió honores como heroína republicana.

John Kiszely | Twitter
John Kiszely | Twitter
Tendencias Ahora