Internacional
Sábado 06 abril de 2019 | Publicado a las 10:10 · Actualizado a las 10:18
Arriendos impagables, suben y suben: miles de alemanes protestan en calles contra los inmobiliarios
Por Verónica Reyes
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Decenas de miles de alemanes se manifiestan este s√°bado para denunciar la “locura de los alquileres”, con los especuladores inmobiliarios en el punto de mira.

En Berl√≠n, donde el precio del alquiler se ha duplicado en diez a√Īos, los manifestantes se congregar√°n en la Alexanderplatz para denunciar a grupos como Deutsche Wohnen y Vonovia, que han comprado miles de edificios, aprovechando precios muchos m√°s bajos que en otras capitales europeas.

“El nuevo propietario es conocido, tiene m√°s de 1.500 apartamentos y por puro negocio (…) compra y vende con dinero de inversores que naturalmente quieren tener los mayores rendimientos posibles”, explic√≥ Hans von Maydell, de 75 a√Īos.

Los ciudadanos acusan que en todo el pa√≠s los arriendos no paran de subir, que son impagables. Tras 45 a√Īos de vida en un edifico de la calle Hasenheide, Von Maydell se enfrenta a un cambio de propietario. Teme que les pase lo que a otros miles de berlineses: una rescisi√≥n de su contrato, seguida de una gran remodelaci√≥n y luego de un nuevo alquiler a un precio mucho m√°s alto.

En 2018, Vonovia aumentó así su alquiler medio en un 4,2%. La sociedad posee unos 350.000 apartamentos.

Este aumento est√° provocado por la creciente popularidad de las ciudades del pa√≠s, donde decenas de miles de alemanes y europeos se instalan cada a√Īo, aunque la oferta sea insuficiente.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

“Desde hace cinco a√Īos tenemos un crecimiento de las construcciones de nuevas viviendas, pero eso no colma el d√©ficit ya que se construyen demasiado pocas viviendas sociales a precios accesibles”, explic√≥ Ulrich Ropertz, portavoz de la asociaci√≥n alemana de inquilinos.

Adem√°s, seg√ļn √©l, las compa√Ī√≠as inmobiliarias como Vonovia o Deutsche Wohnen tienen un poder de “influencia a escala nacional” que bloquea la adopci√≥n de medidas para controlar los alquileres.

Aunque existen normativas para limitar el aumento de los alquileres en un 10% respecto a una tarifa de referencia, se ha demostrado que son ilegales o inaplicables.

Nueva “lucha de clases”

Como reacci√≥n, se est√° organizando una campa√Īa para intentar obtener que el ayuntamiento de Berl√≠n expropie a las compa√Ī√≠as inmobiliarias que tengan m√°s de 3.000 viviendas, explic√≥ Ruzbeh Taheri, portavoz de esta iniciativa.

Su petición necesita reunir firmas suficientes para convocar un referéndum local.

Taheri asegura que se trata de una nueva “lucha de clases”.

Pero seg√ļn el economista Harald Simons, el proyecto es “completamente absurdo” porque, seg√ļn √©l, empresas como Vonovia o Deutsche Wohnen no controlan m√°s de entre el 5% y el 6% de los alquileres.

Atacar √ļnicamente a estos grupos “significar√≠a que 5% de los inquilinos berlineses ya no tendr√≠an que pagar grandes sumas, mientras que los dem√°s seguir√≠an pagando lo mismo” explica.

“El arrendatario t√≠pico en Alemania es un peque√Īo arrendatario que tiene dos, tres, cuatro y hasta 20 apartamentos. Eso ocurre en el 70% de los alquileres”, agrega.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Otra solución sería la compra de inmuebles por parte de la ciudad, dirigida por una coalición izquierda-Verdes, para impedir que los alquileres se disparen.

Esta opción se está estudiando desde hace meses aunque el ayuntamiento tiene sus finanzas en un estado catastrófico. Además, el precio del m2 se ha disparado.

“Los precios de venta han aumentado dos veces m√°s r√°pido que los alquileres. Hacer eso habr√≠a sido una buena idea hace ocho a√Īos”, coment√≥ Simons.

La municipalidad deber√≠a gastar, seg√ļn sus propias cuentas, hasta 36.000 millones de euros, mientras que ya ha vendido mucho menos caro que en el pasado una parte de su patrimonio inmobiliario.

“Cuando la gente sepa cuantos miles de millones hay que gastar, muchos empezar√°n a ver las cosas de forma diferente”, admiti√≥ el alcalde de Berl√≠n, Michael M√ľller.

Tendencias Ahora