Internacional
Jueves 25 abril de 2019 | Publicado a las 11:02 · Actualizado a las 11:28
Joe Biden: el √ļltimo (pero favorito) en sumarse a la lucha para sacar a Trump de la Casa Blanca
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El veterano Joe Biden, un exvicepresidente cuya vida ha estado marcada por la tragedia, decidió lanzarse para conquistar su viejo anhelo de ser presidente de Estados Unidos, una apuesta que puede ser lastrada por polémicas recientes sobre sus gestos inapropiados con mujeres y otras antiguas querellas.

Como estaba previsto, Biden oficializ√≥ el jueves su candidatura a la Casa Blanca, en nombre de los “valores fundamentales” de Estados Unidos.

Vicepresidente del gobierno de Barack Obama y actualmente a la cabeza de las encuestas, Biden se tomó su tiempo antes de decidir si se lanzaba, mientras un nutrido grupo de candidatos se conformaba para competir por la nominación de los demócratas para las presidenciales de 2020.

Con un talante franco y una sonrisa amplia, para muchos Biden tiene el gusto tranquilizador de los tiempos en que Estados Unidos viv√≠a en la era de “la esperanza” cuando el pa√≠s eligi√≥ en 2008 al primer presidente negro, en contraste con la divisi√≥n actual con el gobierno del republicano Donald Trump.

Pero tras una larga y fecunda carrera pol√≠tica, a sus 76 a√Īos, fue el propio Biden que reconoci√≥ que su edad generaba preguntas “leg√≠timas”.

Desde entonces, varias controversias han reforzado una idea de que podría ser un político del pasado.

Varias mujeres lo han acusado de haber tenido gestos inapropiados en actos p√ļblicos. Biden reconoci√≥ que es asiduo al contacto f√≠sico pero afirm√≥ que entend√≠a que los tiempos hab√≠an cambiado las normas sociales, sobre todo despu√©s del nacimiento del movimiento contra el acoso #MeToo.

Por eso prometió que prestaría más atención, pero nunca se disculpó y rápidamente hizo bromas sobre la cuestión, un gesto interpretado por muchos como un signo de una desconexión con la gente característica de otra época.

Favorito

El anuncio de Biden se da un día después de que se publicara la encuesta de IPSOS/REUTERS, la cual entregó un amplio favoritismo al exvicepresidente, quien superaba ampliamente a los otros 19 candidatos para las primarias del Partido Demócrata.

De momento, Biden cuenta con un respaldo del 24% y el √ļnico que se le acerca es el senador independiente y que lleg√≥ en segundo lugar en las primarias de 2016, Bernie Sanders (77 a√Īos), que suma el 15% de los adeptos.

Mientras Biden pertenece al sector m√°s moderado del Partido Dem√≥crata y Sanders al progresistas, tras los principales favoritos se instalan dos miembros miembros de esta √ļltima y un segundo candidato del √°rea moderada.

La senadora afroamericana Kamala Harris (6%) y el excongresista texano Beto O’Rourke (6), han destacado en las primeras semanas de campa√Īa, gracias a las millonarias donaciones a sus equipos y a representar el sector progresista del Partido Dem√≥cratas.

Junto a ellos aparece el alcalde abiertamente gay de South Bend en Indiana, Pete Buttigieg (7%), quien tambi√©n ha experimentado una gran popularidad en las √ļltimas semanas.

Pete Buttigieg, Bernie Sanders y Beto O'Rourke (arriba, de izquierda a derecha) Cory Booker, Elizabeth Warren y  Kamala Harris (abajo, de izqueirda a derecha). | ARCHIVO | Agence France-Presse
Pete Buttigieg,¬†Bernie Sanders y Beto O’Rourke (arriba, de izquierda a derecha) Cory Booker, Elizabeth Warren y Kamala Harris (abajo, de izqueirda a derecha). | ARCHIVO | Agence France-Presse

Errores del pasado

Biden comenz√≥ su carrera pol√≠tica en 1973 a los 29 a√Īos cuando fue elegido para el Senado.

En las im√°genes de archivo se ve dando apretones de mano, besando a beb√©s y estrechando a las orgullosas madres de los ni√Īos.

Una proxémica que mantuvo cuando fue vicepresidente entre 2009 y 2017.

Pero hay otros capítulos de su pasado político que también generan dudas.

En 1986 en su primer intento por la candidatura presidencial demócrata tuvo que retirarse cuando fue descubierto plagiando los discursos.

Refugiado en el Senado, buscó forjarse una nueva reputación, pero sus decisiones como legislador desde entonces también pueden proyectar sombras en la carrera presidencial.

En 1991 fue quien presidió la audiencia en el Senado en la que la abogada negra Anita Hill acusó al entonces candidato a magistrado de la Corte Suprema, Clarence Thomas, de acoso sexual.

Sobre este cap√≠tulo muy pol√©mico de la historia de Estados Unidos, recientemente Biden admiti√≥ que no cre√≥ las condiciones que la mujer “merec√≠a”, haciendo a Hill testificar en una audiencia inquisidora, ante un panel compuesto exclusivamente por hombres blancos.

En 1994 defendi√≥ con contundencia una ley contra el crimen que llen√≥ las prisiones de Estados Unidos. Esta legislaci√≥n que apuntaba contra los adictos al “crack” golpe√≥ con fuerza a la poblaci√≥n negra. Recientemente Biden reconoci√≥ que fue una equivocaci√≥n.

En 2003 se declaró a favor de la invasión de Irak, aunque después reconoció sus críticas sobre cómo se gestionó el conflicto luego de que Sadam Hussein fue derrocado.

ARCHIVO | Agence France-Presse
ARCHIVO | Agence France-Presse

Franqueza

En 2008, volvió a buscar la nominación presidencial pero nuevamente fracasó ante la estrella en ascenso Barack Obama, quien finalmente lo eligió como segundo a bordo.

Biden le aportó al joven político abanderado del cambio la experiencia que carecía. También le abrió las puertas del electorado de obreros blancos, con quien se siente muy a gusto.

El veterano político se puede enorgullecer de no haber sido un vicepresidente florero, ya que Obama le confió el delicado tema de Irak en 2009, las relaciones con Centroamérica y otras iniciativas centrales como el presupuesto o el asunto de las armas de fuego.

La altura de su cargo frecuentemente choc√≥ con su discurso relajado, que a veces lo llev√≥ a cometer errores. Como cuando en 2007, queriendo alabar a Obama, dijo que era el primer candidato negro “brillante, limpio y con el don de la articulaci√≥n”.

Pero su franqueza también forma parte de su mito -y de su popularidad entre los demócratas- incluyendo dentro del electorado negro.

Si logra hacerse la nominación, los debates presidenciales con Trump prometen.

Tragedias familiares

Joseph Robinette Biden nació el 20 de noviembre de 1942 en la localidad obrera de Scranton, en Pensilvania.

En 1972, poco despu√©s de ser elegido para el Senado por el estado de Delaware su mujer Neilia y su hija Naomi, de un a√Īo, murieron en un accidente de tr√°fico.

A√ļn as√≠ Biden decidi√≥ asumir sus funciones en Washington, mientras se ocupaba de sus otros dos hijos que resultaron heridos en el accidente.

En 1977 se volvió a casar y tuvo una hija.

En mayo de 2015 su hijo Beau, de 46 a√Īos, muri√≥ de c√°ncer. Muy afectado por la p√©rdida, Biden sopes√≥ lanzarse en la carrera presidencial en 2016 pero finalmente se abstuvo.

Tendencias Ahora