Internacional
Viernes 22 junio de 2018 | Publicado a las 12:35 · Actualizado a las 16:58
El emotivo reencuentro de una madre y su peque√Īo tras ser separados por "Tolerancia cero"
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“¬ŅTienes fr√≠o?”, le pregunta a su reto√Īo y a la vez seca las lagrimas al peque√Īo ni√Īo, quien a√ļn no alcanza a comprender del todo por qu√© unos hombres con uniforme hace un mes se llevaron a su mam√° y lo dejaron en unas jaulas con otros incluso m√°s chicos, tambi√©n llorando por el regreso de sus padres.

“Tolerancia Cero” lleg√≥ a su fin luego de la presi√≥n local e internacional diciendo al presidente Donald Trump, que la pol√≠tica de migraci√≥n tambi√©n tiene l√≠mites como sus fronteras que tanto resguardan, pero la acci√≥n de salvaguardarlas viol√≥ los derechos humanos y sobre todo los de la ni√Īez. La evidencia lleg√≥ en fotos tan representativas que dieron la vuelta al mundo y un vuelco al coraz√≥n de los padres que se solidarizaron con el sufrimiento de otros.

Ahora, la estampa reproducida en medios internacionales como ABC News ha dado exposici√≥n al reencuentro que vivi√≥ en el aeropuerto de Maryland, la guatemalteca Beata Mar√≠a de Jes√ļs Mej√≠a y su peque√Īo Darwin Mej√≠a, quien antes del abrazo que romper√≠a la ausencia, fue cubierto por una frazada que su mam√° tra√≠a en las manos. Era sin duda el s√≠mbolo de la protecci√≥n que en la ausencia una madre es capaz de intuir cuando le arrancan de esa forma a un hijo o hija y no puede m√°s que pensar si est√° pasando fr√≠o o hambre.

Ya no hay fr√≠o, al menos sin los brazos de mam√°. Ahora es una pesadilla de la que muchas familias separadas est√°n reci√©n despertando con recuerdos que seg√ļn la edad de estos peque√Īos pueden llegar a ser borrosos dentro de algunos a√Īos, no as√≠ para los m√°s grandes o para los padres y madres, que en algunos casos, pagaron muy caro el precio solo por cruzar una frontera donde la “tolerancia cero” qued√≥ manifiesta en l√°grimas y soledad infantil.

Unidos por una causa

La uni√≥n hizo la fuerza en un pa√≠s donde el pasado viernes vimos a un presidente, hasta hace unos d√≠as determinado, estampar una r√ļbrica grande-como el tama√Īo de sus recientes acciones-la cual pon√≠a fin a una pol√≠tica de separaci√≥n que dej√≥ a por lo menos 2 mil 300 menores de edad bajo el cuidado del estado en sendos centros de acogida, al estilo de una c√°rcel infantil, pese a que se aseguraba que los menores estaban bien cuidados.

Fotograf√≠as como la de una ni√Īa hondure√Īa llorando, rodeada de uniformados llev√°ndose a su madre,-aunque sin ser separadas– hicieron la diferencia en una causa que pudo haber quedado perdida de no ser por la cr√≠tica mundial haciendo tambalear a un casi siempre tozudo Trump.

AFP
AFP

Sin embargo y a menos de 24 horas de dar marcha atr√°s, envi√≥ a su esposa Melania, a esparcir un poco de compasi√≥n en la zona donde hubo y sigue habiendo sufrimiento a medida llega o tarda el reencuentro como el que Mar√≠a de Jes√ļs y su hijo Darwin, ya celebran junto a los testigos de su historia.

A√ļn falta mucho por hacer. Un alto funcionario de la administraci√≥n Trump, ha asegurado que de 2.300 ni√Īos separados de sus padres solo 500 de ellos han podido reencontrarse con sus progenitores desde mayo pasado, por lo que la presi√≥n p√ļblica no debe terminar hasta completarse el proceso de reunificaci√≥n.

Los ni√Īos que ya est√°n con sus padres deben acompa√Īarlos, no obstante, en los centros de detenci√≥n que el gobierno ha destinado a lo largo de su frontera.
La imagen evoca rechazo, pero al menos estar√°n juntos hasta el final de un proceso agridulce para los ya reunificados.

ABC NEWS
ABC NEWS
URL CORTA: http://rbb.cl/kjnu
Tendencias Ahora