Notas
“Juguear”: La tendencia alimentaria que es furor en Los √Āngeles (EEUU)
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Mientras exprime coles, pepinos y espinacas en su casa en Venice Beach, al oeste de Los √Āngeles, la instructora de yoga Kia Miller dice que se “energiza” cuando ayuna tomando solamente jugos verdes, porque es la oportunidad para reflexionar sobre su “relaci√≥n con la comida”.

Los jugos “son una poderosa manera de obtener nutrientes (…). Alcalinizan el cuerpo y, cuando el cuerpo est√° alcalino, se desintoxica”, explica Miller, mientras exprime coles, perejil y c√ļrcuma en su casa-ashram con jardines ecol√≥gicos de cactus californianos.

Usando el sustantivo como un verbo (en ingl√©s, ‘to juice’), como hacen todos los que ‘juguean’, a√Īade: “Cuando dejo de pensar en la comida y me centro s√≥lo en la simplicidad de ‘juguear’ (…), me siento m√°s conectada conmigo misma, con la Fuente y con lo Divino”.

Miller, de 44 a√Īos, no es nada exc√©ntrica en la ‘hipster’ y centrada-en-el-cuerpo megal√≥polis californiana.

Los jugos verdes, y los ayunos con jugos en particular, han dejado de ser una pr√°ctica reservada a yoguis y m√≠sticos. En vecindarios adinerados como Santa M√≥nica o Beverly Hills hay pr√°cticamente un “juice bar” por cuadra y es frecuente ver a los angelinos con un brebaje de verduras en la mano.

“Es el nuevo vino”, dice Miller, mientras sirve vasos de jugo verde a dos dubitativos periodistas de la AFP.

Son jugos de espinacas, col rizada y jengibre, por ejemplo, mezclados con remolacha, zanahoria, agua de coco o leche de almendras. Los m√°s dulces incluyen d√°tiles, nueces, bananas o manzanas; los ligeros agregan pepino y apio, aderezados con rarezas como c√ļrcuma, √°gave o diente de le√≥n.

Una experiencia “casi adictiva”

Hay quienes beben ocasionalmente un jugo verde en el “juice bar” de su vecindario; pero est√°n los que realizan las llamadas “limpiezas”, “desintoxicaciones” o “ayunos con jugos”, que consisten en beber litros de jugos de verduras durante tres, siete o treinta d√≠as sin ingerir nada s√≥lido.

En una “limpieza” de cinco d√≠as se pueden perder 10 kg, pero los militantes esgrimen razones espirituales para ayunar.

Heather, una fisioterapeuta de 42 a√Īos que no quiere decir su apellido y acaba de terminar un ayuno de tres d√≠as, cuenta que la experiencia es “casi adictiva” porque “reinicia” su cuerpo. David Goodman, un m√ļsico de 37 a√Īos, asegura que duerme mejor y se siente m√°s joven ahora que se “desintoxica” con frecuencia.

“La moda de los jugos estall√≥, ahora todo el mundo quiere abrir un ‘juice bar’; todos quieren desintoxicarse”, explica a la AFP Baba Ji, un indio que, en los √ļltimos dos a√Īos, abri√≥ dos exitosos bares de jugos al este de Hollywood.

Dependiendo del bar, un ayuno con jugos de tres días puede costar entre 120 y 250 dólares y, el de cinco, de 200 a 400 dólares.

El jugoso negocio del bienestar espiritual representa 5.000 millones de d√≥lares anuales en Estados Unidos, seg√ļn un reporte de julio del semanario financiero Barron’s, que estima un crecimiento de entre 4% y 8% anual. De acuerdo con la publicaci√≥n, en el pa√≠s existen unos 6.200 “juice bars”, la mayor√≠a concentrados en Nueva York y Los √Āngeles.

La moda del “jugueo”

Las grandes tiendas ya buscan apropiarse de la tendencia. Un local de la cadena de farmacias Walgreens de Hollywood cuenta con un bar de jugos y la franquicia de caf√© Starbucks abri√≥ este a√Īo sus primeras juguer√≠as en Seattle y San Francisco -con miras a extenderse-, tras comprar en noviembre Evolution Fresh.

Los nutricionistas aplauden la moda del “jugueo”, aunque dudan de los beneficios reales del ayuno en s√≠.

“Nuestro cuerpo est√° hecho para desintoxicarse. Tiene ri√Īones y un h√≠gado, adem√°s de la piel (…). Si dejamos de incorporar toxinas al cuerpo, estaremos m√°s saludables de todos modos. No es necesario hacer una limpieza con jugos”, dijo a la AFP Julieanna Hever, especializada en nutrici√≥n a base de plantas.

El ayuno con jugos “est√° bien si ayuda a la gente a poner el foco en modificar su dieta y comer saludablemente”, explic√≥.

No obstante, si bien el ayuno con jugos “no produce ning√ļn da√Īo si se hace bajo supervisi√≥n m√©dica (…), no hay ninguna investigaci√≥n que demuestre que tiene alg√ļn beneficio y, a la larga, conduce al yo-yo”, es decir a ganar m√°s peso del que se perdi√≥ originalmente, dijo Hever.

Y a√Īadi√≥: “El problema es que siempre buscamos estos √°ngeles o demonios, esta ‘supercomida’ que salvar√° nuestras vidas, y eso es una simplificaci√≥n”.

Tendencias Ahora