Notas
Giulia Quintavalle, la judoca que sufri√≥ la ‘maldici√≥n ol√≠mpica’
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Fue campeona ol√≠mpica por sorpresa hace cuatro a√Īos en Pek√≠n, pero la judoca italiana Giulia Quintavalle no ha subido desde entonces a ning√ļn podio individual y trata de reunir la tranquilidad necesaria para afrontar los Juegos de Londres y volver a lo m√°s alto all√≠.

“Despu√©s de Pek√≠n todo fue duro para m√≠”, explica la deportista romana en una entrevista con la AFP en el centro de entrenamiento ol√≠mpico de Ostia, cerca de la ‘Ciudad Eterna’, donde su √©xito de 2008 en la final de -57 kg, donde gan√≥ a la favorita holandesa Deborah Gravenstijn, figura bien visible en una pared.

“Sent√≠a el peso del t√≠tulo ol√≠mpico sobre mis hombros, a pesar de que siempre hab√≠a figurado entre las cinco mejores del mundo. Quiz√° nadie pensaba que pod√≠a lograr una medalla”, cuenta.

“Despu√©s de haber ganado era duro participar en otras competiciones”, explica la judoca de 29 a√Īos. “Despu√©s de uno o dos a√Īos me acostumbre, pero segu√≠a siendo duro”, reconoce.

Grandes éxitos sin continuidad plagan la historia del deporte y la obsesión de Quintavalle era no vivir algo similar.

El entrenador principal del equipo italiano de judo, Felice Mariani, tiene una explicación.

“Es un problema que sufren muchos campeones ol√≠mpicos. Despu√©s de lograr un t√≠tulo ol√≠mpico, algunos atletas no vuelven a su m√°ximo nivel en uno o dos a√Īos”, analiza.

“Un atleta combate a su m√°ximo nivel y gana un oro, pero luego puede que no repita una actuaci√≥n as√≠ porque quiere demostrar a su entrenador, a sus compa√Īeros, a su padre, a su madre… ¬°que es campe√≥n ol√≠mpico!”, subraya Mariani, que considera la “presi√≥n” como un elemento clave de esa ‘maldici√≥n’.

Quintavalle ha analizado todo ello y se siente ahora en calma y con la concentración necesaria para no acusar la presión y tratar de volver a colgarse una medalla en Londres.

Actualmente, es la décima del mundo en su categoría y aunque no ha conseguido ninguna medalla individual desde Pekín, no busca excusas y admite sus propios errores, para tratar de aprender de ellos y que eso le sirva en Londres.

“La mayor√≠a de veces fue por mi culpa, porque no consegu√≠ autoconvencerme a m√≠ misma en los momentos importantes”, concluye, intentando cerrar una etapa de su vida no del todo agradable y que los Juegos le permitan vivir los momentos tan bonitos de los que ya disfrut√≥ en Pek√≠n-2008.

Tendencias Ahora