Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Diego Martín | Agencia Uno

El desconocido simbolismo con que Elisa Loncón subió acompañada a presidir la Constituyente

Domingo 04 julio de 2021 | 17:23
VISITAS

Uno de los puntos más importantes de la jornada inaugural de la Convención Constituyente este domingo fue la elección de una presidenta, situación que sólo se zanjó en segunda instancia luego de que Elisa Loncón, representante del pueblo mapuche, recibiera 96 de los 78 votos para obtener la testera.

Con un discurso que buscó tanto refrendar la necesidad de justicia hacia los pueblos indígenas, como la unidad del pueblo chileno en todas sus formas, la doctora en lingüistica de la Universidad Católica prometió trabajar para “refundar un Chile plurinacional”, donde todos sean respetados.

Puedes leer o mirar aquí su discurso completo.

Sin embargo algo que llamó la atención de muchos usuarios en redes sociales, fue que Loncón subiera acompañada a recibir la presidencia de manos de la secretaria del Tricel, Carmen Gloria Valladares.

Desde luego, no se trataba de cualquier persona. Loncón subió al estrado acompañada de la machi Francisca Linconao, quien también es convencional constituyente representando a la macrozona 2 del pueblo mapuche.

Llevando en sus manos un canelo, el árbol sagrado de los mapuches, su presencia tuvo una relevancia que pudo no ser evidente para todos.

“Ella cuando fue electa le pidió a la machi que la acompañara, relevando su rol como autoridad espiritual. No quiso subir sola al estrado. Fue algo que dijo muy rápido porque estaba en medio de las formalidades del acto, pero es de un fuerte simbolismo querer subir junto a su autoridad ancestral, con un significado espiritual muy importante para el pueblo mapuche, ya que a través de ella los representa a todos”, indicó el director de Radio Bío Bío en Temuco, Carlos Martínez.

“Otro elemento importante es que cuando ella termina su discurso, lo que hizo se llama afafan, que es el equivalente al aplauso de los occidentales. Esto son los gritos de triunfo con los cuales se celebra en el pueblo mapuche, al igual que su arenga de marrichiweu, que tiene varias acepciones pero la más aceptada es “cien veces venceremos”, con lo cual se cierran casi todas las intervenciones importantes del pueblo mapuche”, agregó Martínez.

“Por último, cuando ella se refiere a sus lamngen está hablando de sus hermanos. Las mujeres mapuches cuando hablan de lamngen lo hacen de forma genérica refiriéndose a hombres y mujeres. La mujer sólo dice lamngen, mientras el hombre también usa peñi para referirse a ellos. La escritura de esto es muy variada, pero generalmente se usa con un g intermedia, diciendo lamngen“, finaliza el periodista.

Tendencias Ahora