Vida Actual
Domingo 01 septiembre de 2019 | Publicado a las 08:00 · Actualizado a las 08:30
Fajas y cirugías: los desesperados métodos de algunas por conseguir una figura "a lo Kardashian"
visitas

Los estereotipos de belleza femeninos existen desde hace siglos. Basta con observar los patrones corporales reiterados en pinturas y fotografías, que sólo cambian de una época a otra, o por zona geográfica, pero que terminan por condicionar fuertemente la percepción de la estética.

Para comprobar esto s√≥lo basta con revisar algunos registros de hace algunos a√Īos atr√°s, y no es necesario retroceder demasiado en el tiempo: en los a√Īos 50 imperaban los cuerpos tipo “reloj de arena”, en la d√©cada del 90 lo era la delgadez extrema, a inicios de este milenio el busto grande y las piernas largas y actualmente arrasa el estereotipo de enormes caderas y cintura peque√Īa.

Prueba de lo anterior no son sólo la publicidad y videos musicales protagonizados por figuras como Nicki Minaj, Jennifer López o Beyoncé; sino que, de forma más representativa, muestra de ello son las socialité Kim Kardashian y Kylie Jenner, quienes han construido un imperio en materia de belleza basado en exageradas curvas.

Kim Kardashian y Kylie Jenner | Instagram
Kim Kardashian y Kylie Jenner | Instagram
Kylie Jenner | Instagram
Kylie Jenner | Instagram

Ya sea con intervenciones quir√ļrgicas, edici√≥n fotogr√°fica o apretadas fajas, estas mujeres son icono de los nuevos par√°metros y capaces de recurrir a cualquier m√©todo por mantenerse en su “trono”. Sin embargo, sus intervenidas figuras son tomadas como metas “realistas” a alcanzar por muchas, quienes consciente o inconscientemente siguen sus pasos, apelando a cualquier intervenci√≥n con tal de ser como ellas.

S√≥lo en nuestro pa√≠s las cirug√≠as est√©ticas se han triplicado -sin importar incluso, para algunas, la experiencia del profesional est√©tico- mientras que el uso deliberado de apretadas fajas es cada vez m√°s com√ļn. Sin embargo, ¬Ņcu√°les son los da√Īos que han dejado este tipo de pr√°cticas?

¬ŅCirujanos…”est√©ticos”?

Debido a los altos montos de dinero requeridos en una intervenci√≥n est√©tica, algunas personas optan por “opciones” alternativas y m√°s econ√≥micas, sin importar los riesgos que esto podr√≠a implicar para su salud. Prueba de ello es el reportaje de Informe Especial publicado a inicios de esta semana, en donde se expuso c√≥mo algunas personas operan como cirujanos pl√°sticos sin siquiera tener los requerimientos m√≠nimos.

Consultado al respecto, el cirujano plástico Rolando González, jefe del equipo de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Quemados del Hospital Padre Alberto Hurtado, destacó a BioBioChile que hay un factor clave para saber si un cirujano está apto o no para operar a alguien: su título profesional.

Pexels CC0
Pexels CC0

Goz√°lez enfatiz√≥ que un cirujano pl√°stico acreditado es la √ļnica opci√≥n segura para operarse. O sea, seg√ļn define la Sociedad Chilena de Cirug√≠a Pl√°stica, es alguien que curs√≥ los siete a√Īos de Medicina en la universidad, luego tres de especializaci√≥n en cirug√≠a general y dos o tres a√Īos de especializaci√≥n en Cirug√≠a Pl√°stica Est√©tica y Reconstructiva.

“Esto le permite realizar adecuadamente diversos procedimientos quir√ļrgicos y no quir√ļrgicos, as√≠ como proceder con expertise en el tratamiento de eventuales complicaciones”, detall√≥ el sitio. Los profesionales extranjeros deben recibir esta acreditaci√≥n en Chile para que sus conocimientos sean certificados.

“El t√©rmino cirujano est√©tico no existe”, aclar√≥ Gonz√°lez. “No es un t√≠tulo acreditado en Chile. Muchos de ellos son cirujanos generales dedicados a la est√©tica o incluso m√©dicos generales, anestesistas o ginec√≥logos”, a√Īadi√≥.

“Hay algunos que dicen tener m√°ster en lipoestructura y otros tipos de ‘t√≠tulos’, considerando que existen cursos incluso de dos semanas y, claramente, un m√©dico general que lo cursa no est√° capacitado para manejar ning√ļn tipo de complicaci√≥n quir√ļrgica de esta √°rea”, puntualiz√≥ el m√©dico, que tambi√©n es docente de la Facultad de Medicina de la Universidad del Desarrollo. A√ļn as√≠, Gonz√°lez destac√≥ que no existen leyes que regulen esta situaci√≥n.

Para evitar problemas, el cirujano plástico recomendó a quienes quieran someterse a una intervención de este tipo ir a la Superintendencia de Salud y buscar a los prestadores: ahí aparece el currículum de los médicos.

Por otra parte, el doctor Nadir Carda, médico cirujano plástico y miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, explicó a BioBioChile que también un profesional de confianza tiene que cumplir con requisitos en su consulta y, sobre todo, en el pabellón.

Carda ejemplificó que, si bien la consulta no tiene demasiados requerimientos, sí es prueba del profesionalismo que tenga un espacio limpio, que cuente con una camilla y que los certificados del médico estén a la vista.

Respecto a la sala de cirug√≠a, el m√©dico explic√≥ que es obligaci√≥n que esta cuente con los implementos necesarios para una anestesia, como tambi√©n que la cl√≠nica tenga una sala de recuperaci√≥n postoperatoria y habitaciones. “No es obligatorio que tenga UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) o UTI (Unidad de Terapia Intensiva), pero s√≠ es necesario que tenga convenio con cl√≠nicas m√°s grandes que s√≠ la tengan”, aclar√≥ y destac√≥ la importancia de una ambulancia.

“Los requisitos en el pabell√≥n son los mismos para todas las operaciones: ya sean rinoplast√≠as, implantes mamarios o abdominoplast√≠as”, dijo.

Respecto a los precios, si bien reconoci√≥ que no existe una estandarizaci√≥n puesto que “cada profesional sabe cu√°nto vale su trabajo”, si hay montos muy baratos que despiertan sospechas. “Una abdominoplast√≠a por 1 mill√≥n de pesos no est√° bien, vale mucho m√°s. O el mismo precio por implantes mamarios, considerando que s√≥lo la pr√≥tesis vale 600 mil pesos, sin incluir el pabell√≥n, el anestesista, los honorarios m√©dicos ni implementos”, ejemplific√≥.

Finalmente, el médico Rolando González recalcó otro punto de vista a considerar para elegir a un cirujano plástico incluso en intervenciones menores que no requieren pabellón.

“Si el paciente va donde una persona que sabe realizar s√≥lo un procedimiento, √©sta s√≥lo recomendar√° esta intervenci√≥n. Por el contrario, si el m√©dico tiene m√°s herramientas, puede ofrecerle m√°s opciones. No todo se soluciona con una misma t√©cnica, ni todos los pacientes son iguales”, a√Īadi√≥.

Una cintura “a lo Kardashian”

Reducir el tama√Īo de la cintura, como tambi√©n agrandar los gl√ļteos y las caderas, son los tres objetivos que m√°s buscan las pacientes que se someten a cirug√≠as est√©ticas, seg√ļn la experiencia de Gonz√°lez. “En general, moldear el contorno corporal”, sostuvo. En Chile, la abdominoplast√≠a y la liposucci√≥n son las m√°s famosas.

Captura | Youtube | Clínicas Diego de León
Captura | Youtube | Clínicas Diego de León

Quienes no se someten a estas cirug√≠as, pero quieren conseguir la “anhelada” cintura “de avispa” que promueven los nuevos modelos de belleza, optan por otras alternativas de moda, como lo son las fajas reductoras. Si bien para el m√©dico cirujano estas “tienen funciones provisorias y no sirven de nada”, puesto que “s√≥lo funcionan mientras se est√°n usando”, los problemas con este implemento radican mucho m√°s que en su falta de efectividad al moldear el cuerpo.

Al respecto, el kinesi√≥logo Gerardo R√≠os, especialista en Rehabilitaci√≥n Musculo-esquel√©tica y Respiratoria ni√Īo y adulto, de Kinesiosport, asegur√≥ a BioBioChile que el uso de las fajas reductoras sin indicaci√≥n profesional puede ser perjudicial para el cuerpo.

Durante el uso de estas fajas, R√≠os detall√≥ que “dependiendo del grado de compresi√≥n, se modifica la posici√≥n de los √≥rganos generando problemas como estre√Īimiento, dolor abdominal o p√©lvico, reflujo o acidez”.

Al respecto, el gastroenterólogo John Kuemmerle explicó en un artículo del medio Huffington Post que al apretar el estómago, colon e intestinos se empeora el reflujo y la acidez estomacal, además de provocar una dolencia conocida como esofagitis erosiva.

Las personas con trastornos funcionales del intestino, s√≠ndrome de colon irritable o problemas de incontinencia deben tener precauci√≥n al usar fajas. ‚ÄúEl aumento de la presi√≥n intra-abdominal, sin duda, puede provocar episodios de incontinencia‚ÄĚ, dijo Kuemmerle.

“√Čstas tambi√©n podr√≠an generar dolor lumbar persistente, debilidad de la musculatura que estabiliza la columna, lo cual favorecer√≠a la aparici√≥n de discopat√≠as (desgaste de los discos espinales) y hernias a largo plazo”, puntualiz√≥ el kinesi√≥logo Gerardo R√≠os. “Mientras m√°s apretada est√° la faja, y m√°s tiempo se use, probablemente se puede generar estos problemas”, a√Īadi√≥ y explic√≥ que adem√°s pueden aparecer problemas para respirar.

Kim Kardashian
Kim Kardashian

En el citado artículo, la quiropráctica Karen Erickson explicó que lo apretado de esta prenda -cuando el material se extiende hasta las piernas- puede desarrollar hormigueo, entumecimiento y dolor en dichas extremidades.

“Pueden provocar una condici√≥n conocida como meralgia parest√©sica, que es cuando el nervio perif√©rico en el muslo se comprime. Este efecto adem√°s puede disminuir la circulaci√≥n y conducir a la formaci√≥n de co√°gulos sangu√≠neos”, detall√≥ y agreg√≥ que aquellas mujeres gen√©ticamente propensas a las v√°rices pueden tener m√°s problemas vasculares e hinchaz√≥n de tobillos.

Finalmente, el dermat√≥logo Maryann Mikhail sostuvo en el art√≠culo de Huffington Post que la humedad bajo las fajas predispone a la aparici√≥n de hongos e infecciones bacterianas. “La infecci√≥n m√°s com√ļn es la foliculitis, ya que las bacterias suelen quedar atrapadas entre los fol√≠culos del pelo, causando protuberancias de color rojo llenas de pus”, puntualiz√≥.

Eso sí, los expertos coinciden en que no se trata de suprimir completamente el uso estas prendas, sino que dejarlas para ocasiones especiales, en lugar de utilizarlas a diario y elegir tallas cómodas.

M√°s da√Īos de los estereotipos

Aunque las cirugías estéticas y las fajas pueden impactar negativamente en la salud cuando son empleadas sin conocimientos, los estereotipos de belleza también perjudican el área psicológica del ser humano.

El psicólogo Luis Pino, académico de Escuela de Psicología de Universidad de Las Américas (UDLA), indicó a BioBioChile que existen grupos muy vulnerables a los cánones de belleza que terminan siendo perjudicados por sus exigencias: los más jóvenes.

“Efectivamente la etapa de la adolescencia y de la juventud es el grupo m√°s vulnerable, puesto que la mayor√≠a de la publicidad est√° dirigida a ellos porque son grandes consumidores. Son los m√°s afectados por los cambios culturales”, enunci√≥ el profesional.

De la misma forma, agreg√≥ que las personas con mayor deprivaci√≥n sociocultural o cognitiva, como tambi√©n con baja autoestima o v√≠nculos interpersonales muy pobres, son “f√°cilmente influenciables”.

MaxPixel CC0
MaxPixel CC0

En esta l√≠nea, Pino explic√≥ que una mujer que se somete a una cirug√≠a pl√°stica -no por motivos de salud f√≠sica-, finalmente lo hace por aceptaci√≥n social. “Eso hay detr√°s. Una mujer da√Īada por los c√°nones exigidos”, explic√≥ y agreg√≥ que, mientras m√°s afectada est√° la paciente, m√°s es capaz de arriesgar: someterse a cirug√≠as con “profesionales” cuestionables, gastar todo su dinero en ello o trabajar s√≥lo para su imagen f√≠sica.

El psic√≥logo adem√°s explic√≥ que, en la actualidad, el grupo social m√°s validado es la juventud. “La gente se opera para parecer joven, que son los m√°s ‘privilegiados”, a√Īadi√≥ y ejemplific√≥ que el “boom” de los filtros de edici√≥n fotogr√°fica en redes sociales nacen por la misma necesidad: verse m√°s joven.

A√ļn as√≠, destac√≥ que movimientos como el feminismo s√≠ podr√≠an erradicar estos c√°nones, mientras la publicidad no transforme el discurso de diversidad en una nueva estrategia comercial y se apodere de √©l. “El movimiento se enfoca en el contenido. No es una moda y busca un cambio social”, aclar√≥. “Puede que se instalen nuevas perspectivas de belleza, lo que ser√≠a muy bueno”, opin√≥.

Respecto a c√≥mo alejarse de la influencia de estos c√°nones, el psic√≥logo explico que “la educaci√≥n cumple un rol fundamental, acompa√Īada de la familia, los colegios, las pol√≠ticas p√ļblicas: h√°bitos como lavarse las manos o taparse la boca para estornudad, deber√≠an extenderse tambi√©n a otros aspectos como preocuparnos por la salud mental y los c√°nones y estereotipos que nos instalan”.

“Esto requiere un trabajo profundo y es dif√≠cil, porque por mucho que se sostenga un discurso de aceptaci√≥n, hay un bombardeo constante de la publicidad de c√≥mo debemos vernos y comportarnos”, concluy√≥.

Tendencias Ahora