Sociedad
Las graves consecuencias que sufrió un hombre por beber demasiadas bebidas energéticas
Publicado por: Fabián Barría
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Las bebidas energéticas son bastante efectivas al momento de intentar mantenerse despierto o mejorar el rendimiento en las tareas, aunque beberlas muy a menudo podría traer serios riesgos para la salud.

Hace tres a√Īos les cont√°bamos que el exceso de este brebaje, que contiene altas dosis de cafe√≠na, podr√≠a causar estragos irreparables en el cuerpo humano. As√≠, aumentan las probabilidades de padecer un ataque card√≠aco o un accidente cerebrovascular, seg√ļn coment√≥ la especialista Kevin R. Campbell.

Lee también: Lo que las bebidas energéticas podrían hacerle a tu corazón

Austin y Brianna

Pero aterricemos esto a un caso real: el de Austin White, que fue relatado por su esposa Brianna Jo en la red social Facebook y recogido por el portal web BoredPanda.

Endres Photography
Endres Photography

Todo comienza con una publicaci√≥n del hombre, oriundo de California, Estados Unidos, en septiembre del a√Īo pasado, donde alegaba que la relaci√≥n “no ha sido f√°cil para Brianna ni para m√≠. Conmigo entrando y saliendo de la ciudad por trabajo”. Eso fue lo que gatill√≥ lo que, muy prontamente, cambiar√≠a por completo sus vidas.

Brianna estaba embarazada y hac√≠a lo posible por mantenerse sana y emocionalmente estable, a pesar de no contar con la compa√Ī√≠a de su amado durante los dif√≠ciles d√≠as en que presentaba problemas por su condici√≥n. Austin trabajaba d√≠a y noche, por lo que ten√≠a que mantenerse despierto de alguna forma.

¬ŅC√≥mo? Claro, mediante las reconocidas bebidas energ√©ticas. Su costumbre por beberlas le caus√≥ una muy compleja hemorragia cerebral que lo dej√≥ con la mitad de su cr√°neo.

“Se supone que estar embarazada es algo incre√≠ble. Creas nueva vida. Sientes amor incondicional por alguien a quien ni conoces”, record√≥ la chica. “Austin y yo est√°bamos emocionados por conocer a nuestro peque√Īo. Por llevarlo a casa y ser una familia”, continu√≥.

Endres Photography
Endres Photography

A pesar de eso, un d√≠a ella se fue a dormir y despert√≥ con el llamado de su suegra. “Austin tuvo un grave accidente”, le dijo. La √ļnica informaci√≥n que ten√≠a era que el hombre estaba en el hospital… pero sobre el por qu√©, no ten√≠a la m√°s m√≠nima idea.

Con su panza de embarazada y todo condujo al recinto asistencial. Ahí se enteró de la cruda realidad: Austin había tenido una grave hemorragia cerebral y tuvo que realizarse una cirugía que duró cerca de 6 horas.

“Tras esperar, pudimos verle. Mientras todos se fijaban en su cara casi irreconocible, enganchado a tubos y m√°quinas, yo s√≥lo vi a sus padres. Vi la luz abandonar los ojos de su madre cuando vio a su hijo ah√≠ tumbado. Vi a su padre romper a llorar mientras abrazaba a su esposa. No sab√≠an si su hijo se despertar√≠a“, rememor√≥ Brianna.

Luego de varios estudios, los especialistas determinaron que la causa de la hemorragia fue el reciente consumo excesivo de bebidas energéticas, un hábito que, aseguran, adquirió cuando comenzó a tener turnos de trabajo más largos.

“Hubo un momento, cuando estaba sentada junto a su cama rezando para que estuviera bien, que supe que no me rendir√≠a. Nuestra vida se volver√≠a un desastre, pero iba a estar a su lado a pesar de todo“, escribi√≥ Brianna.

Dar a luz

Endres Photography
Endres Photography

Mientras Austin estaba a√ļn en el hospital luchando por su vida, Brianna deb√≠a ir a alg√ļn recinto asistencial puesto que el beb√© que estaba en su vientre ya deb√≠a llegar al mundo.

“Tras 2 semanas de vivir en el hospital sin saber si sobrevivir√≠a, volvimos a casa. Hab√≠a llegado mi hora de dar a luz”, afirm√≥ la mujer.

Todo estaba planeado para que Austin fuera quien cortara el cord√≥n umbilical del peque√Īo y, juntos, lo vieran nacer. Aunque nada de eso pas√≥.

Pero, de acuerdo al relato de la chica, “cuando estaba dando a luz, ocurri√≥ un milagro”. El hombre hab√≠a despertado.

Llegada a casa

Tras nuevas cirugías y tratamientos, el hombre quedó como se ve en las fotografías.

“S√≥lo cuando ten√≠a poco m√°s de 2 meses, nuestro hijo al fin conoci√≥ a su padre. No sab√≠a si llegar√≠a ese d√≠a, pero al fin volv√≠ a ser feliz”, escribi√≥ Brianna.

Endres Photography
Endres Photography

Tiempo despu√©s pudo volver a la casa en que alojaban. “Nuestra vida no es normal. Hay viajes al hospital y visitas de m√©dicos, tantas que he perdido la cuenta. Pero aqu√≠ estamos, luchando”, dijo la mujer.

Es ella quien despierta d√≠a a d√≠a para cuidar de su peque√Īo y, adem√°s, de su esposo que qued√≥ con secuelas permanentes. “Preparo las comidas, hago terapia f√≠sica, del habla y ocupacional. Le ayudo en su higiene personal y a caminar”, asegura.

“√Čl ya no es el hombre del que me enamor√©, pero le quiero m√°s cada d√≠a. Luchamos para ayudarle a recuperarse. Para mejorar su vida. Un d√≠a lo conseguiremos. Hasta entonces, no me rendir√©. Porque el amor es abnegado y lo quiero m√°s que a la vida misma”, sentenci√≥ Brianna.

Tendencias Ahora