Los padres y apoderados de los alumnos del Instituto San Pedro pidieron a la justicia paralizar el desalojo ordenado contra los actuales sostenedores, lo que dejaría sin educación a casi 900 estudiantes. Ante la grave situación, es que se pidió a la Corte de Apelaciones de Concepción una orden de no innovar que paralice lo que podría ser el cierre del establecimiento.

Según indicó la presidenta del Centro de Padres y Apoderados, Sandra Valenzuela, la resolución podría ejecutarse en cualquier momento, dejando a cientos de alumnos sin su educación y por eso la decisión de acudir a la Corte de Apelaciones.

El desalojo se ordenó debido a la deuda que los actuales sostenedores tienen por arriendo con la antigua administración del instituto, instalada por la fallecida tía de los actuales responsable del establecimiento, quienes heredaron el colegio.

En definitiva un complejo problema que está vulnerando la integridad psíquica de la comunidad educacional -profesores, alumnos y apoderados-, por lo que se pidió la urgente intervención de la justicia, explicó el licenciado en derecho, Gabriel Acuña.

Los recurrentes fueron críticos, además, de la Superintendencia de Educación, que está ordenando multas a los actuales sostenedores, por deudas dejadas por la anterior administración y que fueron denunciadas por los actuales responsables, de manera de revelar el mal uso de recursos estatales, lo que no fue fiscalizado en su momento por el Ministerio de Educación.

La secretaria del Centro de Padres, Sandra Osses, explicó que debido a la situación actual, la superintendencia del ramo ha respondido con multas.

Ante la gravedad de la situación, los padres y alumnos anunciaron para el martes 27 de agosto una marcha para hacer conciencia del problema que los afecta, la que saldrá del Instituto San Pedro por el puente Llacolón hasta la Intendencia y desde ahí al Edificio de Tribunales.