Continúan las repercusiones por los vedettos en Santa Cruz. Tras la polémica celebración del Día de la Madre, el municipio suspendió la celebración del Día del Padre que estaba programada para este viernes en la región de O’Higgins.

El alcalde William Arévalo aseguró que esperarán un informe de la Contraloría General de la República, que ya inició una fiscalización al evento realizado el pasado 25 de mayo.

El polémico espectáculo fue realizado en la medialuna de Santa Cruz y se promocionó como un show “sólo para ellas”, mediante una invitación encabezada por Arévalo y el concejo municipal.

En conversación con Radio Bío Bío, el jefe comunal advirtió que las críticas contra el evento tienen un fin netamente político y confirmó que la celebración del Día del Papá fue postergada a la espera de la fiscalización de la Contraloría.

Según Arévalo, el espectáculo completo tuvo un costo cercano a los $5 millones y sostuvo que no puede hacerse cargo de lo que una persona haga sobre el escenario. Aseguró que el show también consideró otro tipo de presentaciones.

La acción ante la Contraloría fue presentada por Juan Pablo Arriaza, psicólogo de la Universidad Católica y militante de Revolución Democrática, quien acusó que dicha actitud del jefe comunal es reiterativa y preocupante.

Sigue negando recursos para más cultura, para educación, y prefiere contratar estos vedettos y bailarines con platas que son de todos”, agregó.


Según el alcalde, aún no han sido notificados de los resultados de Contraloría, acción que fue anunciada a través de las redes sociales del organismo público.