Sin aún ser licitado está el Plan de Movilidad Urbana de Valdivia, el cual fue lanzado hace dos meses y medio y busca establecer medidas seguras para el tránsito ante la emergencia del covid-19.

Más allá de unas “huinchas de nylon” de color blanco con rojo que indican “PELIGRO”, instaladas en la mitad de las bancas de la Plaza de la Republica, prácticamente nada se ha visto de dicho plan, el cual fue lanzado en la última semana de julio por el intendente César Asenjo, quien estuvo acompañado por los titulares en la zona de los ministerios de Transportes y Telecomunicaciones, Vivienda y Urbanismo, la Subsecretaría de Desarrollo Regional y el municipio de Valdivia, este último como ente ejecutor.

Este plan busca generar una movilidad segura, tanto con la delimitación de espacios para mantener la distancia física en lugares de realización de trámites, la demarcación de calles para el transporte público o la instalación de Cruces Tokio, que son pasos peatonales en diagonal en las esquinas más transitadas de la ciudad, entre otras medidas, como la recuperación peatonal en Picarte cerca de la plaza con la instalación además de los bolardos, retirados tras el estallido social.

La seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Marcela Villenas, confirmó que siguen trabajando, aunque esperan que el plan sea licitado y pronto pueda ser ejecutado.

Desde el municipio de Valdivia, en tanto, respondieron a través de un comunicado, reafirmando que el Plan de Movilidad Urbana está en licitación, dado que, por los montos involucrados, debe realizarse por medio de Mercado Público, agregando que una vez adjudicado y concluidos los trámites administrativos, se procederá a su implementación, lo que se efectuará conforme a las condiciones climáticas que permitan una mayor durabilidad.