El abogado Alexander Schneider, representante de los cuatro carabineros imputados en el caso del homicidio de Camilo Catrillanca, anunció que apelarán a la resolución de cautelares que determinó la prisión preventiva de los uniformados.

Después de una larga jornada de alegatos, a eso de las 20:00 horas de este viernes la magistrada Sandra Nahuelcura del Juzgado de Garantía de Collipulli determinó dejar en prisión preventiva a los cuatro exuniformados.

“Mis representados estuvieron en la comisaría mucho tiempo antes de llegar acá a Collipulli a declarar y en ese sentido todo el procedimiento fue revisado y visado previamente”
- Alexander Schneider, abogado de los excarabineros imputados

Patricio Sepúlveda, Carlos Alarcón y Raúl Ávila cumplirán con la medida en la Segunda Comisaría de Temuco, mientras que Braulio Valenzuela lo hará en la Quinta Comisaría de Fuerzas Especiales de Los Álamos.

El abogado Schneider manifestó que apelará a la decisión, pese a que explicó que no le sorprendió.

“No me sorprende, por la actual exposición mediática, la gravedad del hecho, la muerte de un comunero, y todo lo que tiene que ver con la obstrucción a la justicia hace que uno pueda esperarlo”, aseguró Schnedier.

Pese a ello expresó que creía que había una buena probabilidad de que dos no quedaran en prisión preventiva, probablemente aludiendo a Patricio Sepúlveda y Braulio Valenzuela, quienes no habrían disparado contra Catrillanca, pero que de acuerdo a la jueza sí existían antecedentes para considerar la cautelar por el delito de obstrucción a la investigación.

En cuanto a las declaraciones de sus representados tras el operativo del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE), en las que aseguraban que había existido de un enfrentamiento –hoy descartado– y que ninguno llevaba cámara, Schneider manifestó que previo a esto los exuniformados habían estado en su unidad policial, haciendo una alusión indirecta a que un superior tuvo que enterarse de lo que había ocurrido.

“Mis representados estuvieron en la comisaría mucho tiempo antes de llegar acá a Collipulli a declarar y en ese sentido todo el procedimiento fue revisado y visado previamente”, afirmó Schneider.

El plazo de la investigación se fijó en 60 días, que sería el mínimo que tendrían que pasar los imputados en prisión preventiva de no acogerse la apelación.