La tarde de este lunes, padres y apoderados de la Escuela República de Chile de Calama se tomaron el establecimiento ante la noticia que el recinto sería usado como albergue para los habitantes de la toma Frei Bonn.

En el lugar residen ciudadanos de varias nacionalidades, incluso chilenos, pero son los colombianos los que conforman el mayor grupo cuyo desalojo es inminente desde hace meses luego que el 10 de septiembre un incendio consumiera cerca de 100 casas de material ligero y dejara alrededor de 400 damnificados.

La molestia de los movilizados se vio gatillada luego de conocer la decisión de las autoridades locales y provinciales de abrir las puertas del recinto a los afectados por una semana.

La mayoría de los profesores no adhirió al paro de 50 días que sustanció el gremio, motivo por el cual los apoderados decidieron tomarse el colegio a modo de impedir cualquier situación que pueda alterar el normal desarrollo del calendario escolar.

No obstante, pasadas las 19:30 horas, una reunión entre representantes provinciales y de la municipalidad culminó con el acuerdo de no utilizar colegios para estos fines en la ciudad.

Por ello se concluyó comunicar la nueva disposición a los padres, a modo que desocupen el establecimiento educacional.