Nacional
Martes 23 junio de 2020 | Publicado a las 14:06
El secreto entre gobiernos y privados que impide revelar el patrimonio de la ex Colonia Dignidad
visitas

El imperio levantado en Chile por el alemán Paul Schäfer con trabajo esclavo, bajo favorables condiciones de exención tributaria, con el beneplácito de la Dictadura y la vista gorda de la diplomacia alemana, consta actualmente de miles de hectáreas de terreno, un holding de empresas agrícolas y un centro turístico, entre otros bienes y propiedades.

Con el nombre de Villa Baviera, el entramado de sociedades an√≥nimas en que figuran las empresas ABC (Agripalma, Bardana y Cinoglosa), la Sociedad inmobiliaria y de Inversiones Cerro Florido y numerosas subempresas, es administrado por un reducido grupo, principalmente herederos de colaboradores del l√≠der de la secta, fallecido en 2010. “Las empresas benefician a cuatro familias, hijos de los exjerarcas”, dijo a DW el excolono y abogado de las v√≠ctimas, Winfried Hempel.

En tanto, muchos colonos y excolonos que fueron víctimas de pedofilia, medicación forzada y tortura, que trabajaron en jornadas extenuantes, sin pago de salario ni derecho a jubilación, tienen severas secuelas físicas y psicológicas, y viven en precarias condiciones.

“Es una situaci√≥n muy injusta. No ha habido castigo penal para muchos cr√≠menes, y adem√°s, algunas de las v√≠ctimas viven en la pobreza, mientras otros se han adue√Īado del patrimonio de Colonia Dignidad. No hay transparencia, y ni la Justicia ni los gobiernos han puesto empe√Īo en esclarecerlo”, se√Īal√≥ el polit√≥logo Jan Stehle, del Centro de Investigaci√≥n y Documentaci√≥n Chile-Latinoam√©rica, en entrevista con DW.

Tampoco 11 chilenos que de ni√Īos fueron abusados por Sch√§fer han recibido la indemnizaci√≥n de unos 1.500 millones de pesos que en 2013 la Corte Suprema dictamin√≥ que deb√≠a pagar Villa Baviera, y que √©sta ha rehusado cancelar poniendo una serie de obst√°culos.

“La Justicia deber√≠a haber confiscado esos bienes, que fueron acumulados por una asociaci√≥n il√≠cita criminal a trav√©s de trabajo esclavo, tr√°fico de armas y otros cr√≠menes, adem√°s de la acumulaci√≥n de riqueza por no pago de salarios ni cotizaciones. Este es un patrimonio de un pasado criminal. Deber√≠a ir en beneficio de las v√≠ctimas‚ÄĚ, sostiene Stehle.

“Utilidades irrisorias”

Cuando, en 1991, el gobierno chileno le quit√≥ a la Colonia la personalidad jur√≠dica de sociedad benefactora, √©sta se organiz√≥ en sociedades an√≥nimas y reparti√≥ acciones. “Esa fue la excusa ante la Inspecci√≥n del Trabajo para justificar que no se pagaban sueldos, pues todos eran accionistas. La mayor√≠a recibi√≥ 360 acciones cada uno‚ÄĚ, indica Hempel.

La c√ļpula, sin embargo, conserv√≥ una cantidad mayor de t√≠tulos y ha conseguido poderes de otros accionistas para representarlos. Seg√ļn Hempel, la administraci√≥n de Villa Baviera controla hoy entre un 60% y un 70% de las empresas.

“En casi 30 a√Īos, estas sociedades han repartido utilidades s√≥lo una vez y hab√≠a montos tan irrisorios como 600 pesos chilenos. Es una burla”, se√Īala el abogado, quien dice haber visto c√≥mo a accionistas minoritarios que pidieron revisar los libros antes de la asamblea anual, se les neg√≥ este derecho.

En un reciente conversatorio online sobre los avances en el caso Dignidad, organizado por la Asociaci√≥n de Familiares de Detenidos Desaparecidos de la regi√≥n del Maule, comentaba Horst Schaffrik, presidente de la Asociaci√≥n por la Verdad, Justicia, Reparaci√≥n y Dignidad de los excolonos que “llevo 59 a√Īos en Chile en la llamada Villa Baviera. Trabaj√© 45 a√Īos aqu√≠ como esclavo y todo lo que recib√≠ en 30 a√Īos como repartici√≥n de ganancias son 8.000 pesos”.

Stehle asegura que, en los √ļltimos a√Īos, Villa Baviera ha subdividido terrenos y entregado a colonos y excolonos, “pero no todos han recibido parcelas. El a√Īo antepasado vendieron un terreno forestal de cientas de hect√°reas por m√°s de mil millones de pesos (m√°s de un mill√≥n de euros). Nadie sabe qu√© pas√≥ con ese dinero‚ÄĚ.

Este sistema “se sigue burlando hasta hoy de sus v√≠ctimas y esclavos alemanes, y los deja sin propiedad ni herencia”, lamenta Schaffrik.

El secreto impuesto por Villa Baviera

El patrimonio actual de Villa Baviera es uno de los secretos mejor guardados. Investigarlo era una tarea prioritaria de la Comisi√≥n Mixta Chile-Alemania, creada seg√ļn un memor√°ndum de entendimiento firmado en Berl√≠n por representantes de ambos gobiernos, en julio de 2017, con el objetivo de “abordar la memoria hist√≥rica de Colonia Dignidad y la integraci√≥n de las v√≠ctimas en la sociedad”.

Seg√ļn el acuerdo, la comisi√≥n deb√≠a, entre otros asuntos, establecer un centro de documentaci√≥n y un sitio de memoria, y hacer un “diagn√≥stico de los activos, sociedades y empresas surgidas de Villa Baviera/Colonia Dignidad”.

Han pasado casi tres a√Īos, y el concepto de “sitio de memoria”, elaborado por un grupo de expertos, y presentado el a√Īo pasado, sigue en el papel. El estallido social en Chile, y luego la crisis del coronavirus, interrumpieron los encuentros bilaterales.

La investigación del patrimonio, en tanto, no ha sido divulgada.

Por medio de una solicitud de acceso a la información, de acuerdo con la Ley de Transparencia chilena, DW intentó tener acceso a ese estudio, que fue encargado por la comisión bilateral a la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) en 2018.

La respuesta, de cuatro p√°ginas, demor√≥ dos meses en llegar. La carta firmada por el subsecretario de Relaciones Exteriores (s), Ra√ļl Fern√°ndez, deniega el acceso al informe, argumentando que el estudio “fue encargado directamente por el gobierno alem√°n quien, al entregarlo, de manera informal, solicit√≥ expresamente se mantuviera en secreto”.

En su misiva, Fern√°ndez no explica la causa ni los t√©rminos de esa solicitud de confidencialidad, pero se√Īala que la develaci√≥n de ese secreto, sin el consentimiento de Alemania, podr√≠a afectar las relaciones internacionales y “generar inconvenientes desde la √≥rbita de la pol√≠tica exterior”.

El gobierno alem√°n, en respuesta a una consulta de un grupo de diputados del partido La Izquierda (Die Linke) sobre los avances en el caso Dignidad, echa mayores luces sobre el asunto. Confirma que el estudio de factibilidad est√° en sus manos desde 2018, pero que este no puede ser p√ļblico, pues “Villa Baviera s√≥lo ha dado su consentimiento a la inspecci√≥n de los libros contables (…) bajo la seguridad del secreto”.

Consultado por DW, Thomas Schnellenkamp, uno de los administradores del holding, declinó referirse al tema. Dijo no estar facultado a revelar las condiciones bajo las cuales fue realizado el estudio, ni por qué se llegó a este acuerdo.

“Es un esc√°ndalo que en un caso en el que falta tanto por aclarar se firme una cl√°usula de confidencialidad precisamente con los responsables del no esclarecimiento. La tarea de la comisi√≥n era esclarecer el patrimonio para que vaya en beneficio de las v√≠ctimas”, afirma Stehle.

Reparación para las víctimas

Como miembro de la comisi√≥n conjunta del Bundestag y el gobierno alem√°n por Colonia Dignidad, el diputado Friedrich Straetmanns, de La Izquierda, tuvo acceso al documento. “He le√≠do el estudio y lamentablemente, como es reservado, no puedo referirme a √©l. Pero no encuentro que all√≠ haya nada que requiera de secreto”, dijo a DW.

El parlamentario reconoce que no está satisfecho con el informe, del cual, en su opinión, surgen muchas preguntas por aclarar. Si bien el contenido es secreto, tampoco se sabe de medidas tomadas a partir de esta información.

“Es necesario saber si existen bienes al margen de la estructura legal que podr√≠an liquidarse para ir a un fondo com√ļn y ver la factibilidad de que los bienes conocidos fuesen aportados a ese fondo com√ļn y administrados por un tercero para reparar a las v√≠ctimas”, propone Hempel.

Fondo de ayuda del Estado alem√°n

Mientras, para ir en apoyo de las víctimas, el Estado alemán abrió un fondo de ayuda. Unas 25 personas ya han recibido los 10.000 euros (9.2 millones de pesos), y otras 100 estarían esperando el beneficio. Una de las preocupaciones de la comisión es que ese dinero no llegue a manos equivocadas, reitera Straetmanns.

“A las v√≠ctimas hay que ayudarlas, pero, al mismo tiempo, no puede ser que algunas personas se beneficien del dinero criminal de una asociaci√≥n il√≠cita e impidan que haya transparencia. Sabemos que adem√°s del patrimonio legal hay uno oculto. ¬ŅQui√©n se qued√≥ con el dinero de las propiedades en Argentina y las cuentas bancarias en diversos pa√≠ses del Caribe? Son valores millonarios”, afirma Stehle.

El investigador recuerda que Villa Baviera también ha recibido ayuda del Estado alemán. Tras la detención de Paul Schäfer, la GIZ asesoró a Villa Baviera para reconvertir sus empresas, mejorar la actividad productiva y permitir el sustento de sus habitantes. Por lo mismo, debería estar dispuesta a abrir su contabilidad.

El diputado Straetmanns lamenta el lento avance en justicia y reparaci√≥n para las v√≠ctimas. En su opini√≥n, el patrimonio de Villa Baviera deber√≠a estar dirigido a ayudarlas, y servir para pagar indemnizaciones por los cr√≠menes cometidos. “Pero eso no podemos determinarlo desde Alemania, sino que debe ser hecho en Chile, donde se han realizado los juicios”, indica.

Asimismo, espera una actitud m√°s colaborativa del gobierno chileno, y que se retomen las reuniones de la comisi√≥n mixta, lo que podr√≠a realizarse por videoconferencia. “Debemos avanzar en la elaboraci√≥n del pasado y el sitio de memoria”, subraya. El ocultamiento del patrimonio agrega un obst√°culo m√°s.

Tendencias Ahora