Nacional
Viernes 24 abril de 2020 | Publicado a las 10:33 · Actualizado a las 10:57
Zoológicos chilenos claman por ayuda para sustentarse: por ahora descartan tomar medidas drásticas
visitas

Los efectos del coronavirus se han dejado sentir en los zoológicos de todo el mundo por sus negastos efectos económicos. En nuestro país, algunos han salido derechamente a pedir donaciones a particulares.

El propietario del Zoo de Novara, en el norte de Italia, ha advertido que, si el confinamiento se prolonga excesivamente, no tendrá cómo alimentar a sus más de 600 animales.

Los dromedarios, jirafas, rinocerontes, elefantes, avestruces, bisontes y pelícanos viven en libertad en el recinto al aire libre del Safari Park de Pombia.

El propietario, Orfeo Triberti, asegur√≥ que la situaci√≥n “no es tr√°gica a√ļn, pero podr√≠a serlo. Nuestros animales necesitan comida permanentemente. La cuesti√≥n es el tiempo. ¬ŅCu√°nto tiempo durar√° esto?”.

ARCHIVO | Francisco Flores | Agencia UNO
ARCHIVO | Francisco Flores | Agencia UNO

Tras su llamamiento, algunas familias compraron entradas para la reapertura, mientras que otros mandaron material o comida.

“La gente respondi√≥ a nuestra llamada de ayuda. Nos ha llegado comida, legumbres, frutas, combustible. El problema ser√° mantener el suministro”, afirma.

Un empleado del zoo, Alessandro Gambelli, asegura que los “animales gozan de buena salud”, pero “una vez que no tengamos comida, vamos a tener todos problemas”.

Zoológico alemán planea matanza de sus animales

En Alemania la situaci√≥n ha escalado a un nivel m√°s cr√≠tico. Por ejemplo, el zool√≥gico de Neum√ľnster en Schleswig-Holstein, al norte del pa√≠s, ha elaborado un plan de emergencia para determinar qu√© animales tendr√≠an que ser sacrificados debido al cierre del parque de animales.

Actualmente, se encuentran en una crisis que amenaza la sobrevivencia de los animales, aunque cuentan con fondos que mantendrán el parque vivo hasta mediados de mayo, de acuerdo a la directora del zoológico, Verena Kaspari.

Con la carne de los sacrificios, se podría alimentar a los depredadores. Pero hasta ahora no parece haber planes similares en otros zoológicos.

En nuestro continente las cosas también se están complicando. En Colombia, algunos zoológicos han advertido que en el mejor de los casos, los alimentos para los animales alcanzarán para todo abril.

Los ‘zoos’ de Santa Cruz -cercano a Bogot√°- y Cali garantizan insumos para sus especies y el pago de sus trabajadores hasta comienzos de abril. El Santa Fe de Medell√≠n respira menos angustiado: su operaci√≥n est√° cubierta hasta principios de mayo.

La alimentación de unos 4.300 animales -algunos en peligro de extinción y la mayoría recuperados de redes de tráfico- y el sustento de unas 500 personas, están en vilo desde la semana pasada.

Y el gran problema es que todos dependen por completo de la taquilla o venta de entradas.

Zoológicos chilenos piden ayuda

En nuestro pa√≠s el panorama m√°s complejo lo vive el zool√≥gico de Los √Āngeles, en la regi√≥n del B√≠o B√≠o, que alberga a unos 200 animales de 70 especies, todas rescatadas.

Sin embargo, la crisis comenz√≥ mucho antes para ellos, en octubre del a√Īo pasado, a prop√≥sito del estallido social.

‚ÄúEn febrero tuvimos un repunte, pero de ah√≠ vino la pandemia y quedamos donde mismo y peor. Hoy tenemos ingresos que no llegan ni al 3%‚Äú, sostuvo C√©sar Chanampa, administrador del Zool√≥gico Los √Āngeles.

Seg√ļn asegura, gastan cerca de tres millones y medio de pesos en costear la alimentaci√≥n de los animales. Por lo mismo, apenas tienen para sostenerse por unas dos semanas m√°s.

“Nosotros hemos mantenido a nuestros animales en buen estado hasta el día de hoy, y creemos que podemos seguir haciéndolo por 10, 15 días más“, reconoció Chanampa.

La crisis comenzó con el estallido social

Al igual que en el zool√≥gico de Los √Āngeles, en el Buin Zoo las complicaciones econ√≥micas comenzaron con las revueltas registradas en octubre pasado.

“Toda nuestra problem√°tica parte del a√Īo pasado con el estallido social, que nos dio dur√≠simo, porque tuvimos octubre, noviembre y pr√°cticamente diciembre sin p√ļblico, en momentos en que el zool√≥gico recibe la mayor cantidad de visitas de colegios”, reconoce Ignacio Idalsoaga, due√Īo y fundador del Buin Zoo.

“Tuvimos tres empresas de 28 que deber√≠an habernos visitado a fin de a√Īo con actividades de Navidad y paseos de fin de a√Īo”, a√Īadi√≥.

ARCHIVO | Francisco Flores | Agencia UNO
ARCHIVO | Francisco Flores | Agencia UNO

Pero el golpe no fue s√≥lo econ√≥mico, sino que tambi√©n social, debido a que tampoco pudieron recibir delegaciones de ni√Īos en los tradicionales “martes solidarios”, quienes ingresan gratis.

A esto se sum√≥ el proyecto para ampliarse y ofrecer un safari, para lo cual hab√≠an comprado un terreno colindante de nueve hect√°reas. La idea era tenerlo operativo en dos o tres a√Īos, sin embargo ahora el plazo se extendi√≥ hasta al menos unos seis a√Īos m√°s.

“Por primera vez en nuestra historia, estamos hablando de m√°s de 30 a√Īos, tuvimos que pedir dinero al banco para poder cerrar la operaci√≥n de diciembre, para pagar sueldos y b√°sicamente la alimentaci√≥n de los animales”, relata Idalsoaga.

El rol del Estado

Seg√ļn destaca el fundador del Buin Zoo, hay un papel muy importante que cumplen actualmente los zool√≥gicos privados en nuestro pa√≠s y que tiene que ver con el rescate de animales.

“Partimos siendo el primer centro de rescate del pa√≠s y seguimos siendo el centro m√°s importante, donde mantenemos y recibimos de la autoridad, el SAG en este caso, todos los animales chilenos da√Īados, como √°guilas, peucos, zorros, quiques, algunos fracturados, otros atropellados, incautados de personas que los tienen de forma irregular, entonces le hacemos en parte la pega al Estado en esa √°rea, porque el Estado no tiene ninguna forma de hacerlo con instituciones propias”, reconoce.

ARCHIVO | Hans Scott | Agencia UNO
ARCHIVO | Hans Scott | Agencia UNO

Sin embargo, Idalsoaga cree que en estos momentos los zoológicos no son una prioridad para recibir ayuda gubernamental.

“Yo creo que ser√≠a muy poco l√≥gico pensar en meternos en el bolsillo del Estado pensando que ese dinero debiera ir a la gente que lo est√° pasando todav√≠a peor que nosotros”, sentencia.

Una situación crítica, pero los animales no se tocan

Si bien en el Buin Zoo reconocen que están en una situación crítica, descartan de plano que esto signifique tomar alguna medida drástica con los animales, como en el caso de Alemania.

“Aqu√≠ no est√° en riesgo la integridad de los animales, ni que les vaya a faltar comida, siguen siendo nuestra primera prioridad. Vamos a ir apret√°ndonos el cintur√≥n en muchas √°reas, pero respecto a los animales, tienen un presupuesto s√ļper estricto”, sentencia.

Esto √ļltimo tambi√©n significa que tampoco pondr√°n a “dieta” a sus hu√©spedes.

“Bajar la calidad de la alimentaci√≥n nos va a repercutir en la sanidad de los animales en el corto plazo, entonces lejos de ahorrar en algo, vamos a generar una situaci√≥n todav√≠a m√°s cr√≠tica”, sostiene Idalsoaga.

“Hoy d√≠a estamos trabajando con bancos, no sabemos hasta d√≥nde nos van a acompa√Īar y creemos que no nos van a abandonar, pero la situaci√≥n es cr√≠tica”, admite el fundador del zool√≥gico.

Tendencias Ahora