Internacional
Miércoles 06 febrero de 2019 | Publicado a las 17:27
Las monjas "esclavas sexuales": el nuevo capítulo de abusos en la Iglesia revelado por Francisco
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La admisi√≥n p√ļblica del papa Francisco de que sacerdotes y obispos han utilizado a monjas como “esclavas sexuales” marca un nuevo cap√≠tulo de la crisis por los abusos sexuales que azota a la iglesia cat√≥lica.

“Es la primera vez que el Papa y la Iglesia como instituci√≥n han admitido p√ļblicamente que esos abusos se han cometido. Eso es sumamente importante”, reconoci√≥ satisfecha a la AFP la directora del suplemento femenino del diario vaticano “L’Osservatore Romano”, Lucetta Scaraffia.

La historiadora y periodista italiana dedic√≥ el n√ļmero de febrero del suplemento a los casos de abusos sexuales a religiosas, desatando un nuevo esc√°ndalo en el seno de la milenaria instituci√≥n.

La denuncia fue confirmada por el pontífice argentino, quien admitió que curas y también obispos han abusado por décadas sexualmente de monjas.

La admisi√≥n papal sorprendi√≥ a los periodistas que asist√≠an a la tradicional conferencia de prensa concedida el martes por Francisco en el vuelo de regreso a Italia desde Emiratos √Ārabes Unidos.

“Hubo curas y tambi√©n obispos que hicieron eso”, dijo el Papa, que nunca hab√≠a tratado ese tema p√ļblicamente.

La Iglesia “ha suspendido a varios cl√©rigos” y el Vaticano ha estado “trabajando (en este tema) durante mucho tiempo”, confes√≥.

El escándalo se suma a la ola de denuncias contra sacerdotes pedófilos en numerosos países, desde Chile e Irlanda pasando por Estados Unidos y Australia.

El semanario del Vaticano denunció inclusive la violación de monjas, que fueron forzadas a abortar o a criar hijos que no fueron reconocidos por sus padres sacerdotes.

Un fen√≥meno que ha sido poco denunciado y que est√° saliendo a la luz en numerosos pa√≠ses, entre ellos Chile, Italia, Per√ļ e India, adem√°s de √Āfrica.

“Es una situaci√≥n muy dif√≠cil que tiene sus ra√≠ces en la dependencia de las monjas. No son reconocidas como iguales”, explic√≥ Scaraffia.

En un comunicado de prensa divulgado este mi√©rcoles, el portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, aclar√≥ que cuando el Santo Padre habl√≥ la v√≠spera de la “esclavitud sexual” en algunas congregaciones, se refer√≠a tambi√©n a la “manipulaci√≥n y a formas de abuso de poder, que tambi√©n incluyen el abuso sexual”.

Desde noviembre pasado la Unión Internacional de las Superioras Generales (UISG), organismo que representa a más de medio millón de monjas católicas, asumió el compromiso de atender a toda religiosa que denuncie una agresión sexual.

ARCHIVO | Agence France-Presse
ARCHIVO | Agence France-Presse

Romper el silencio

El Papa record√≥ que la batalla fue abierta por su predecesor, Benedicto XVI (2005-2013), quien “tuvo el coraje de disolver una congregaci√≥n” por esclavizar a las mujeres, inclusive sexualmente, por parte de su fundador.

Francisco se refería a la congregación francesa de las contemplativas Hermanas de San Juan, cuyos superiores fueron despedidos después de una investigación del Vaticano sobre sus excesos, entre ellos sexuales.

A ra√≠z de las revelaciones sobre el abuso de ni√Īos por parte de curas y del impacto mundial del movimiento #MeToo, las monjas tambi√©n han comenzado a romper el silencio.

La semana pasada, un alto religioso del Vaticano, acusado por una ex monja alemana de abusos durante la confesi√≥n, renunci√≥ despu√©s de cuatro a√Īos y de un juicio can√≥nico que se limit√≥ a llamarle la atenci√≥n.

“Al Vaticano han llegado muchas quejas, pero no se les hace seguimiento”, explic√≥ Scaraffia.

“Espero que formen una comisi√≥n para investigar los casos, que participen expertos religiosos en ese tema, que se abran juicios, pero sobre todo que se quiebre el silencio. Porque es el silencio que permite que violadores sigan violando”, agreg√≥.

Para las monjas víctimas de abusos no es fácil hablar de ello ya que temen que la denuncia repercutA contra ellas o contra la congregación.

Scaraffia considera que la iglesia debe cuestionarse sobre el poder que los sacerdotes ejercen sobre las monjas,
ya que deciden sobre su ingreso o no a las órdenes religiosas, organizan sus vidas diarias e inclusive fijan el salario que reciben.

“Esta es una oportunidad para demostrar que el cambio est√° realmente en marcha”, sostiene la historiadora, quien espera acabar con el tradicional poder del sacerdote hombre sobre la monja mujer.

Tendencias Ahora