Internacional
Jueves 12 julio de 2018 | Publicado a las 10:25
El relato del √ļltimo hombre que abandon√≥ la cueva tras rescatar a los ni√Īos tailandeses
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La electricidad y las bombas para sacar el agua dejaron de funcionar, por lo que salir de la cueva pas√≥ a ser algo imperativo, cuenta el √ļltimo buzo en dejar la cueva en Tailandia tras el rescate de los doce ni√Īos y su entrenador.

Las cinco √ļltimas personas rescatadas acababan de ser extra√≠das, el martes por la noche, cuando de repente se escuch√≥ un grito desde el lugar m√°s delicado del recorrido de salida, una galer√≠a tubular en donde hab√≠a que pasar haciendo contorsiones con el cuerpo.

“El australiano que supervisaba el paso se puso a gritar diciendo que la bomba de agua hab√≠a dejado de funcionar”, explica a AFP Chaiyananta Peeranarong, de 60 a√Īos, ex comando de la Armada tailandesa.

“Si no se bombeaba el agua en ese lugar s√≥lo se pod√≠a salir con una botella de ox√≠geno”, explic√≥, relatando los √ļltimos instantes de esa dram√°tica evacuaci√≥n.

Los √ļltimos buzos se “precipitaron” entonces para pasar por ese lugar en ‘T’, una pesadilla por lo estrecho.

Chaiyananta dej√≥ pasar a sus colegas y sali√≥ √ļltimo. Apenas tuvo tiempo de pasar antes de que el lugar quede totalmente sumergido.

Chaiyananta Peeranarong | Agence France-Presse
Chaiyananta Peeranarong | Agence France-Presse

“El agua ya llegaba a la cabeza, casi al punto en que se necesitaba una botella de ox√≠geno”, cont√≥.

El ex comando tailand√©s explic√≥ que la prioridad del equipo internacional de expertos del que formaba parte era asegurarse que los ni√Īos no entraran en p√°nico.

Es por ello que algunos fueron sedados y dormidos como lo muestra un video impresionante publicado el miércoles por la noche por la célula de crisis.

Darles seguridad

“Algunos estaban dormidos, otros mov√≠an los dedos, atontados”.

“Los m√©dicos verificaban constantemente el estado y el pulso”, a√Īadi√≥.

“Dijeron a la prensa que los ni√Īos deb√≠an aprender a bucear. Esos ni√Īos no hab√≠an ni comido o dormido en d√≠as, ¬Ņd√≥nde hubiesen encontrado la energ√≠a para entrenarse? Eso era absurdo”
, criticó.

La c√©lula de crisis asegur√≥, durante los d√≠as de espera antes del desenlace final, que los buzos que permanec√≠an con ellos antes de la evacuaci√≥n les ense√Īaban a familiarizarse con el equipamiento para bucear.

“S√≥lo necesit√°bamos que supiesen c√≥mo respirar y no entrar en p√°nico en el agua. S√≥lo necesit√°bamos que se sintiesen seguros, que todo ir√≠a bien”,
precisó.

La im√°genes de los ni√Īos en camillas, envueltos, transportados por los socorristas o extra√≠dos en tirolesas en la √ļltima parte de la cueva son muy impresionantes.

Entre los 13 principales socorristas est√°n los brit√°nicos Stanton y John Volanthen, que son los que encontraron a los ni√Īos a cuatro kil√≥metros de la entrada de la cueva. En ese momento el nivel del agua era muy alto, y el grupo aguardaba sobre una roca rodeada de agua.

URL CORTA: http://rbb.cl/kq24
Tendencias Ahora