Internacional
Martes 30 octubre de 2018 | Publicado a las 08:26 · Actualizado a las 08:41
Bolsonaro busca moderar su discurso y evita dar se√Īales concretas sobre c√≥mo ser√° su gobierno
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
visitas

El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, quiso suavizar este lunes su agresivo mensaje de campa√Īa, sin enviar a√ļn se√Īales concretas del gobierno de ruptura que prometi√≥ para los brasile√Īos y los mercados.

Bolsonaro, que escandalizó al mundo con sus comentarios racistas, misóginos y homófobos, se mostró mucho más sereno y conciliador que en la contienda en la que terminó imponiéndose al izquierdista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), en el balotaje del domingo.

“Quiero decirles a los que no votaron por m√≠ que estamos en el mismo barco (…) lo que est√° faltando es la uni√≥n de todos, debemos evitar las divisiones”, dijo el exmilitar a Globo Televisi√≥n.

Incluso, en otra entrevista, descart√≥ su apoyo a una eventual intervenci√≥n militar en Venezuela -cuya crisis le sirvi√≥ de caballo de batalla- y se√Īal√≥ que no har√≠a estallar el bloque del Mercosur, aun cuando lo considera “sobrevalorado”.

Admirador de la dictadura militar (1964-1985), Bolsonaro reforz√≥ las promesas de respetar “la Constituci√≥n, la democracia y la libertad”, despu√©s de haber afirmado en la campa√Īa que sus opositores de izquierda, “los marginales rojos”, deber√≠an optar entre el exilio o la c√°rcel.

“Vamos a tratar a todos igual”, matiz√≥ el mandatario electo, que insisti√≥ sin embargo en sus pol√©micas propuestas de blindar jur√≠dicamente las operaciones policiales contra el crimen y de flexibilizar el porte de armas para combatir la criminalidad.

Vía pacífica

El estadounidense Donald Trump expres√≥ este lunes en Twitter su deseo de “trabajar estrechamente en temas comerciales, militares y todo lo dem√°s” con Bolsonaro.

Un deseo que algunos observadores ven enfocado contra el gobierno socialista venezolano, en pleno marasmo económico y social.

Estados unidos ya ha sondeado a países de la región sobre una opción militar para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

Pero el excapit√°n del Ej√©rcito, admirador declarado de Trump, descart√≥ esa alternativa y afirm√≥ que Brasil “siempre va a buscar la v√≠a pac√≠fica” para resolver el “problema” venezolano.

El diario Folha de Sao Paulo revel√≥ este lunes que Colombia apoyar√≠a a Brasil si ayuda a “derrocar a Nicol√°s Maduro por medio de una intervenci√≥n militar”, un informaci√≥n luego negada por la canciller√≠a colombiana.

La victoria de Bolsonaro corona y acent√ļa el giro a la derecha de Am√©rica Latina, despu√©s del ciclo de gobiernos de izquierda de la primera d√©cada del siglo.

Su llegada a la presidencia el pr√≥ximo 1¬ļ de enero podr√≠a remover prioridades diplom√°ticas y privilegiar lazos con Estados Unidos, Israel e Italia, donde gobierna la derecha.

Su primera visita oficial será a Chile, un país de referencia para dirigentes con agendas económicas liberales.

Mercados sin euforia

Los mercados recibieron sin euforia la elecci√≥n de Bolsonaro, en espera de que el ultraderechista reconvertido al liberalismo d√© se√Īales concretas de c√≥mo piensa aplicar su programa de reformas promercado.

La Bolsa de Sao Paulo abrió con un alza de más de 3%, pero comenzó a retroceder al mediodía y acabó cayendo 2,24%.

El dólar llegó a cotizarse a menos de 3,60 reales por primera vez desde abril (frente a 3,65 el viernes), antes de perder terreno, cerrando a 3,71 reales.

El ultraliberal Paulo Guedes, a quien Bolsonaro prometió el ministerio de Hacienda, ratificó su compromiso con un programa de privatizaciones y con una reforma del régimen de jubilaciones
, muy demandado por los mercados.

Pero por el momento, nadie conoce el contenido exacto de esas reformas ni si contar√°n con el apoyo de un Congreso integrado con una treintena de partidos.

Bolsonaro se limitó a anunciar que en la semana irá a Brasilia para discutir y tratar de aprobar al menos una parte de la reforma del sistema de pensiones propuesta por el actual presidente Michel Temer, estancada en el Legislativo.

El mandatario electo tampoco aclar√≥ c√≥mo terminar√° con la corrupci√≥n entre la desprestigiada clase pol√≠tica, que denunci√≥ sin cesar durante la campa√Īa e hizo que millones de electores se volcaran contra el PT y su l√≠der, el encarcelado expresidente Luiz In√°cio Lula da Silva.

Ni detalló cómo desterrará la práctica de cargos a cambio de apoyos tan enquistada en el Congreso.

Afirm√≥, eso s√≠, que le propondr√° el ministerio de Justicia o alg√ļn cargo en el Supremo Tribunal Federal (STF) al juez anticorrupci√≥n Sergio Moro, convertido en una celebridad como l√≠der de la vasta Operaci√≥n Lava Jato, un enorme esquema de sobornos a pol√≠ticos para obtener contratos en Petrobras.

Tendencias Ahora