Internacional
Sábado 29 septiembre de 2018 | Publicado a las 07:23 · Actualizado a las 07:24
Argentina: la industria del salmón se instala en las prístinas aguas de la Patagonia
Publicado por: Christian Leal La información es de: Mongabay Latam
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En marzo de este a√Īo, Argentina anunci√≥ un convenio de cooperaci√≥n con Noruega, el principal productor de salmones en el mundo, para estudiar la factibilidad de desarrollar la salmonicultura en el pa√≠s, espec√≠ficamente en el canal de Beagle, en Tierra del Fuego. Aunque oficialmente no se ha anunciado el inicio de los estudios, Mongabay Latam accedi√≥ a informaci√≥n que precisa que la Prefectura Naval de Argentina ya habr√≠a brindado apoyo para la realizaci√≥n de las primeras mediciones.

Diferentes sectores de la sociedad civil, entre ellos ambientalistas y científicos así como habitantes de la Patagonia, se han organizado para oponerse a un modelo de industria que aseguran atentará contra el medio el ambiente, el turismo, la producción pesquera local, pero que además echaría por suelo proyectos alternativos, que se encuentran en marcha, para intentar desarrollar la acuicultura de manera más sustentable.

Los impactos de la industria

Aunque Argentina y Chile comparten condiciones geogr√°ficas similares en el sur de sus territorios, el primero no posee industria salmonera mientras que el segundo produce m√°s de 790 mil toneladas de salmones al a√Īo, seg√ļn las estad√≠sticas oficiales del 2017.

El gobierno argentino parece haber decidido, a principios de este a√Īo, cambiar esa realidad y ser parte del boom salmonero que, debido al aumento de la demanda del mercado asi√°tico, tiene a la industria en expansi√≥n en el pa√≠s vecino.

Mongabay Latam
Mongabay Latam

En esa l√≥gica surge el ‚ÄúProyecto de Acuicultura Nacional‚ÄĚ, firmado en marzo, entre Innovation Norway, un organismo noruego para la innovaci√≥n y el desarrollo de las empresas y la industria, el Ministerio de Agroindustria de Argentina, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), la Jefatura de Gabinete de Ministros y la Gobernaci√≥n Provincial de Tierra del Fuego, Ant√°rtida e Islas del Atl√°ntico Sur.

Los fueguinos en cambio, no están para nada entusiasmados con la idea y temen que las aguas prístinas de su Patagonia sigan los pasos del mar chileno que acoge, con consecuencias contaminantes, a la creciente industria salmonera.

En efecto, diferentes investigaciones cient√≠ficas han comprobado que al menos cinco son los impactos de la producci√≥n de salmones en Chile que ha ocupado los fiordos de la Patagonia desde la regi√≥n de Los Lagos, para luego avanzar a la regi√≥n de Ays√©n y finalmente, a la regi√≥n de Magallanes, vecina a la provincia argentina de Tierra del Fuego. Dichos impactos, que han sido reconocidos por la industria, tienen que ver, en primer lugar, con el escape de los peces desde las jaulas donde se cr√≠an. Tormentas, vandalismo, fatiga de materiales, acci√≥n de depredadores, error humano y manejo inadecuado, son las causas por las que se han registrado escapes masivos, como el √ļltimo ocurrido en Calbuco, al sur de Chile, donde casi 700 000 peces huyeron de las jaulas de la empresa noruega Marine Harvest. Sin embargo, esto tambi√©n ocurre a manera de ‚Äúgoteo‚ÄĚ: escapes a peque√Īa escala, no reportados, pero continuos y que, seg√ļn el ec√≥logo acu√°tico Iv√°n Arismendi ‚Äújuntos, pueden ser hasta m√°s grandes que los eventos de escapes que s√≠ son reportados‚ÄĚ.

Jaulas de Salmones en Chile. Foto: Daniel Casado.
Jaulas de Salmones en Chile. Foto: Daniel Casado.

Arismendi, dedicado al estudio de la introducci√≥n de salmones en el Cono Sur y profesor de Oregon State University, explica que al ser estos peces ‚Äúespecies introducidas, sin depredadores naturales y carn√≠voros, las poblaciones de especies nativas disminuyen por depredaci√≥n y por competencia de espacio y alimentaci√≥n‚ÄĚ. De hecho, seg√ļn un estudio publicado en la revista cient√≠fica Conservation Biology ‚Äúlas especies ex√≥ticas son la segunda causa de p√©rdida de biodiversidad luego de la p√©rdida de h√°bitat‚ÄĚ.

Por otro lado, las altas densidades de peces enjaulados favorecen la propagaci√≥n de enfermedades parasitarias e infecciosas. Para su control, los productores usan antibi√≥ticos y antiparasitarios. Lo anterior constituye una de las principales preocupaciones de la Organizaci√≥n Mundial para la Salud debido a que ¬ęel uso excesivo de antibi√≥ticos ‚ÄĒtanto en piscicultura como en medicina humana‚ÄĒ acelera el desarrollo de resistencia antimicrobiana. Proceso que se produce cuando las bacterias mutan y se vuelven resistentes a los antibi√≥ticos utilizados para el tratamiento de las infecciones. Esto compromete nuestra capacidad para tratar enfermedades infecciosas y pone en peligro muchos avances m√©dicos¬Ľ se√Īala un comunicado.

En este contexto, Noruega ha hecho importantes avances reduciendo la aplicaci√≥n de antibi√≥ticos a 0,39 mg por cada kilo de salm√≥nido. Lo anterior podr√≠a ser un buen antecedente de sustentabilidad para las intenciones noruegas de impulsar la salmonicultura en Tierra del Fuego. Sin embargo, Alexandra Sapoznikow, coordinadora del Foro para la Conservaci√≥n del Mar Patag√≥nico y √Āreas de Influencia, se muestra esc√©ptica puesto que ‚Äúlas empresas noruegas en Chile no usan la misma tecnolog√≠a que en su pa√≠s de origen‚ÄĚ.

Seg√ļn datos del Servicio Nacional de Pesca chileno, durante el 2016, se utilizaron, en total, 382 500 kg de antimicrobianos asociados a una producci√≥n de casi 728 toneladas de salm√≥nidos. En el pa√≠s n√≥rdico, en cambio, se utilizaron 523 kg para 1,3 millones de toneladas de salm√≥n.

Trabajador alimentando a los salmones. Foto: WWF Chile-Meridith Kohut.
Trabajador alimentando a los salmones. Foto: WWF Chile-Meridith Kohut.

Adem√°s, el cient√≠fico Felipe Cabello se√Īala en un informe que ‚Äúrecientemente se ha descubierto que la diversidad bacteriana, en un √°rea de cultivo de salm√≥n, es reducida (‚Ķ). La disminuci√≥n de la diversidad biol√≥gica, producida por este uso excesivo de antimicrobianos, tambi√©n facilita las infecciones bacterianas de los peces cultivados, con nuevos y emergentes pat√≥genos‚ÄĚ. Es as√≠ como ‚Äúlas especies nativas pueden ser contagiadas con enfermedades si entran en contacto con los salmones que se escapan de sus √°reas de cultivo‚ÄĚ explica Arismendi.

En tercer lugar, el exceso de materia org√°nica que recibe el fondo marino, derivado de los alimentos y las heces de los salmones que se encuentran en las jaulas, provocan la eutrofizaci√≥n del agua. Un fen√≥meno que se produce cuando, al haber exceso de materia org√°nica, hay una floraci√≥n de algas que consumen mayor cantidad de ox√≠geno. Tanto as√≠, que este √ļltimo se agota y muere la vida en el fondo marino. Un estudio publicado por la Asociaci√≥n Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) se√Īala que ‚Äúen 2001, el Grupo de Expertos sobre los Aspectos Cient√≠ficos de la Protecci√≥n Ambiental Marina (GESAMP) concluy√≥ que la eutrofizaci√≥n org√°nica constitu√≠a la mayor amenaza a los oc√©anos y zonas costeras. Ello, por la aparici√≥n de zonas con nula o insuficiente disponibilidad de ox√≠geno disuelto para mantener la vida acu√°tica‚ÄĚ.

De hecho, seg√ļn AIDA, ‚Äúlas ictiopatolog√≠as virales, bacterianas y parasitarias, que la propia industria llev√≥ a las regiones de Los Lagos y Ays√©n ‚ÄĒen Chile‚ÄĒ han generado una situaci√≥n de colapso sanitario y ambiental con altos costos para la industria, oblig√°ndola a buscar nuevos ambientes sanos donde operar‚ÄĚ.

Por √ļltimo, el Foro para la Conservaci√≥n del Mar Patag√≥nico y √Āreas de Influencia asegura que ‚Äúinvestigaciones aseveran que algunas formas de acuicultura, como la de salm√≥nidos, ha implicado un incremento en la demanda de especies silvestres utilizadas para alimentar a la especie introducida (‚Ķ) y que el colapso de algunas pesquer√≠as, como la del jurel en Chile, se relaciona con la producci√≥n de alimento para salmones‚ÄĚ.

Pero en los √ļltimos a√Īos, la industria ha logrado reducir significativamente la cantidad de pescado silvestre utilizado para la producci√≥n de un kilo de salm√≥n. Si antes la tasa de conversi√≥n era de 5:1, hoy es entre 1,2:1 y 1,5:1.

Cultivos alternativos de menor impacto

Conscientes de que la salmonicultura lleg√≥ para quedarse en el cono sur, los investigadores del Instituto Centro Austral de Investigaciones Cient√≠ficas decidieron incursionar en una t√©cnica de cultivo que podr√≠a mitigar los impactos de la industria: las granjas multitr√≥ficas. El proyecto, desarrollado en conjunto con el Ministerio de Ciencia y Tecnolog√≠a de Argentina, consiste en cultivar truchas, una especie de salm√≥nidos, combinados con mejillones, que funcionan como filtradores del agua y cachiyuyos que captan y metabolizan los desechos nitrogenados de los peces. Gustavo Lovrich, Investigador del Centro de Investigaciones, explic√≥ a Mongabay Latam que el objetivo de este proyecto es medir y monitorear los impactos del cultivo de trucha en el medio ambiente y ver si ese formato de producci√≥n, que combina otras especies, tiene un menor impacto que el sistema tradicional de cultivo. ‚ÄúEs un m√©todo alternativo para reducir los problemas ambientales que est√° produciendo la salmonicultura‚ÄĚ, dice.

Centro de cultivo de salmones. Foto: WWF Chile ‚Äď Denisse Mardones.
Centro de cultivo de salmones. Foto: WWF Chile ‚Äď Denisse Mardones.

Pero el anuncio del gobierno, respecto al convenio firmado con Noruega, cay√≥ como un balde de agua fr√≠a sobre el proyecto de las granjas multitr√≥ficas. Seg√ļn Lovrich ‚Äúlo que va a pasar es que necesariamente se va a modificar el ambiente y no podremos saber si la granja autotr√≥fica pueda funcionar‚ÄĚ.

El gobierno de la provincia de Tierra del Fuego se comprometi√≥ a destinar US$ 95.000 y soporte operativo para que Innovation Norway, que aportar√° US$ 25.000 del total a invertir, realice los estudios t√©cnicos. Estos, seg√ļn el secretario de Agroindustria y Pesca, Kevin Colli, buscan ‚Äúdeterminar no solo las posibilidades de incursionar en esta industria, sino conocer cu√°les son los mejores lugares y los tipos de especies a desarrollar‚ÄĚ.

Aunque oficialmente no se ha anunciado el inicio de los estudios, Gustavo Lovrich cont√≥ a Mongabay Latam que ‚Äúsabemos que la Prefectura Naval les dio apoyo a los noruegos para hacer la primeras mediciones, hace unos dos o tres meses. Ellos nos dijeron muy informalmente donde las hab√≠an hecho‚ÄĚ.

Sapoznikow, la coordinadora del Foro para la Conservaci√≥n del Mar Patag√≥nico, se√Īal√≥ que si bien han tenido reuniones con los Ministerios de Ambiente, Ciencias y con la Canciller√≠a, han intentado reunirse con las autoridades de Tierra del Fuego, los principales gestores del proyecto de salmonicultura, pero que no han tenido respuesta. Mongabay Latam intent√≥ a su vez comunicarse con diferentes autoridades de gobierno pero tampoco recibi√≥ respuesta.

Un océano prístino sin ley para la acuicultura

En febrero del 2018 National Geographic realiz√≥ una expedici√≥n cient√≠fica a Tierra del Fuego. El resultado, seg√ļn dice Alex Mu√Īoz, director para Am√©rica Latina de Pristine Seas National Geographic fue ‚Äúcomprobar el tremendo valor ecol√≥gico de esta zona y fragilidad frente a cualquier tipo de impacto humano. Bosques de macro algas que son h√°bitat √ļnico esencial para muchas especies que viven en este lugar, en la costa de Tierra del Fuego, ser√≠an devastados si es que se instalan las salmoniculturas‚ÄĚ.

Estrellas de Mar en los fondos marinos del Canal de Beagle. Foto: Beagle Secretos del Mar
Estrellas de Mar en los fondos marinos del Canal de Beagle. Foto: Beagle Secretos del Mar

Hasta ahora, los mares de la Patagonia Argentina se encuentran prístinos, sin mayor intervención humana más que la del turismo, la pesca artesanal de centollas y los efectos del cambio climático.

Gustavo Lovrich, quien se ha interesado en estudiar la producción de centollas en la región, puntualiza que estos animales, que viven en el fondo del mar, son poco tolerantes a ambientes anóxicos, es decir sin oxígeno, por lo que los sedimentos que la salmonicultura aportará a su hábitat podría significar una amenaza para esta especie.

Lovrich, asegura que la pesca de centolla en el Canal de Beagle constituye una peque√Īa pesquer√≠a artesanal que est√° mayormente al servicio del turismo, una de las m√°s importantes actividades econ√≥micas de la zona. Seg√ļn el cient√≠fico, dicha producci√≥n, a pesar de ser peque√Īa, no est√° controlada. De hecho, aunque datos de la Secretar√≠a de Agroindustria indican que en el puerto de Ushuaia, la capital de la Provincia de Tierra del Fuego, se han reportado, durante este a√Īo, desembarcos por 147 toneladas de centollas, Lovrich asegura que dichas cifras no corresponden a las capturas del canal de Beagle. Seg√ļn el cient√≠fico, esas cifras indican capturas realizadas en la costa Atl√°ntica y que ‚Äúextraoficialmente, desde el gobierno local, nos pasaron los desembarques del Canal y son de 60 toneladas para los a√Īos 2015 y 2016‚ÄĚ.

Centollas en Patagonia. Foto: Vreni Häussermann
Centollas en Patagonia. Foto: Vreni Häussermann

La inquietud de Lovrich radica en que ‚Äúel mismo Estado que dice que va a controlar las salmoneras no es capaz de gestionar la peque√Īa producci√≥n de centollas‚ÄĚ. Adem√°s, el cient√≠fico se√Īala que, debido a que no existe una producci√≥n acu√≠cola desarrollada, ‚Äúno existe reglamentaci√≥n de c√≥mo controlar o con qu√© par√°metros controlar las salmoneras. Hay que hacer una reglamentaci√≥n. Ese vac√≠o legal permite que Argentina sea un lugar virgen para transgredir toda norma ambiental‚ÄĚ.

Seg√ļn un informe del Instituto Nacional de Estad√≠stica y Censos de la Rep√ļblica Argentina (INDEC), durante el primer semestre de este a√Īo, Patagonia se ubic√≥ en el cuarto lugar de las regiones con mayor desempleo del pa√≠s. Ushuaia, a su vez, se ubica en el tercer puesto con una tasa de desocupaci√≥n de 7,5. De cara a la crisis econ√≥mica que actualmente afecta a Argentina, la industria salmonera se posiciona como una alternativa de ampliar la matriz productiva del pa√≠s. De hecho, el referente chileno arroja cifras alentadoras de 61 000 puestos de trabajo y un aporte anual de m√°s de US$ 20 000 000 a los fondos municipales por concepto de pago de patentes acu√≠colas. Pero, en opini√≥n de Sapoznikow, se deber√≠a ‚Äúevaluar qu√© actividades se hacen en la zona, entender su entramado e impulsarlas, en lugar de aplicar nuevas pr√°cticas que no est√°n normadas y parecen ser la salvaci√≥n‚ÄĚ.

Chile: el fantasma del hermano contaminado

El canal de Beagle, al igual que todos los fiordos de la Patagonia, tanto argentina como chilena, son sistemas ecol√≥gicos particularmente sensibles debido a que ‚Äúno hay un intercambio de agua tan grande como lo hay en mar abierto. No hay un constante recambio de aguas con ox√≠geno, por lo que cualquier acci√≥n que incorpore materia org√°nica, el fiordo tiene menos capacidad de depurarse‚ÄĚ explica Sapoznikow.

Vreni H√§ussermann directora del Centro Cient√≠fico Huinay, dedicado a estudiar los ecosistemas marinos de la Patagonia, cont√≥ a Mongabay Latam, en una entrevista, que actualmente se encuentra estudiando la muerte de corales del fiordo patag√≥nico Comau, en Chile. Seg√ļn explica, la hip√≥tesis que manejan es que lo corales, que son el h√°bitat de muchas especies, entre ellas algunas que son recursos pesqueros, habr√≠an muerto despu√©s de una floraci√≥n extrema de algas asociado a la intensa actividad acu√≠cola en el fiordo. ‚ÄúDado a que los organismos bent√≥nicos son m√°s susceptibles a la hipoxia ‚ÄĒes decir a la deficiencia del ox√≠geno‚ÄĒ cuando est√°n bajo la influencia de concentraciones elevadas de metano y sulfuro ‚ÄĒcondiciones que seg√ļn la cient√≠fica son propias de ese fiordo‚ÄĒ, la hipoxia despu√©s de una floraci√≥n fuerte de algas probablemente mat√≥ a los corales‚ÄĚ, dice el estudio. En pocas palabras, los corales no fueron capaces de soportar ambas condiciones: un ambiente con mucho metano y sulfuro y una floraci√≥n fuerte de algas.

Conflicto Social por crisis de salmonicultura en Chilo√©, a√Īo 2016, a causa del virus ISA. Foto: Daniel Casado
Conflicto Social por crisis de salmonicultura en Chilo√©, a√Īo 2016, a causa del virus ISA. Foto: Daniel Casado

H√§ussermann asegura que las aguas de la Patagonia chilena est√°n contaminadas y que ello es producto de ‚Äúla acuicultura que est√° muy expandida en la zona. Es una industria reconocida como de extremo impacto debido a que acarrea muchos nutrientes y qu√≠micos al agua‚ÄĚ. Otras investigaciones lideradas por la cient√≠fica han podido demostrar la participaci√≥n de dicha contaminaci√≥n en la proliferaci√≥n de Marea Roja, la que ha provocado desastres ecol√≥gicos como la muerte en 2015 de 337 ballenas en los fiordos de la Patagonia chilena.

Numerosos son los ejemplos que hacen temblar a los fueguinos argentinos frente a la posibilidad del desarrollo de la salmonicultura en el Canal de Beagle. Mientras las intenciones todav√≠a son proyectos, los argentinos buscan razones para dialogar con sus autoridades y pedir que no se lleven a cabo los planes. En el caso de que estos se concreten, esperan que el gobierno sepa extraer, de los errores chilenos, las medidas necesarias para que el canal de Beagle siga siendo el √ļltimo conf√≠n de la Tierra. Un refugio donde turistas, de todo el mundo, llegan para encontrar la soledad y la naturaleza en su estado m√°s puro.

Por Michelle Carrere
Este artículo fue publicado originalmente en Mongabay Latinoamérica

Tendencias Ahora