Nacional
¬ŅQui√©n pone bombas en Chile, uno de los pa√≠ses m√°s seguros de Latinoam√©rica?
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅQui√©n pone bombas en Chile? El atentado con una bomba casera que dej√≥ 14 heridos en Santiago dej√≥ perplejo al pa√≠s, uno de los m√°s seguros de Latinoam√©rica, que ante la incertidumbre y la falta de respuestas ve proliferar las especulaciones.

No hubo llamadas telef√≥nicas para advertir del artefacto. Tampoco panfletos que aludieran a alg√ļn grupo o alguna causa. Era una bomba casera, sin gran poder destructivo, aunque introducida dentro de un basurero se convirti√≥ en un arma da√Īina para los que estaban alrededor.

La vida sigue con normalidad en la capital, pero la incertidumbre ha calado. En las redes sociales circulan viralizados mensajes de origen desconocido advirtiendo de potenciales peligros.

No hay pistas sobre la autor√≠a de este ni de los otros 200 artefactos caseros que han estallado en los √ļltimos cinco a√Īos en comisar√≠as, bancos, iglesias, entre otros lugares, que no hab√≠an dejado grandes destrozos ni heridos graves, ni eran percibidos como un gran peligro.

“Hasta hoy, p√ļblicamente, no se sabe nada de qui√©nes son los que cometen estos actos y sus motivos”, dijo a la AFP Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Pol√≠tica de la Universidad Diego Portales.

Las primeras hip√≥tesis apuntan, repiti√≥ este mi√©rcoles el fiscal regional metropolitano sur, Raul Guzm√°n, a grupos “anarquistas”, que son “antisist√©micos, sin organizaci√≥n ni jerarqu√≠a”, que usan como explosivo “p√≥lvora negra de car√°cter artesanal, que puede elaborar cualquier persona”.

Dada la complejidad del caso, y las pocas herramientas del servicio de inteligencia, Guzm√°n explic√≥ que han solicitado ayuda internacional para desentra√Īar el misterio.

ESPECULACIONES

“De un terrorismo especializado y ‘profesional’ se espera que sus atentados sean de inmediato reivindicados, asociados a una causa y vinculados a condicionalidades que estos mismos grupos buscan imponer. En este caso eso no sucede”, afirma explica a la AFP el soci√≥logo de la Universidad Adolfo Ib√°√Īez, Aldo Mascareno.

Entre las elucubraciones, muchos han citado la pr√≥xima conmemoraci√≥n del golpe de estado que derroc√≥ al presidente socialista Salvador Allende hace 41 a√Īos, este jueves 11 de septiembre.

“No me cabe la menor duda que los atentados obedecen a la antesala de la conmemoraci√≥n del 11 de septiembre”, dijo a medios este mi√©rcoles el senador de la UDI Iv√°n Moreira, acusando a la extrema izquierda.

En esta fecha se producen cada a√Īo hechos de violencia, con barricadas, enfrentamientos con la polic√≠a en los suburbios y balaceras, aunque suelen ocurrir de noche y nunca han tenido como blanco el transporte p√ļblico y los ciudadanos.

En el extremo opuesto, el presidente del oficialista Partido Por la Democracia (PPD), Jaime Quintana, se√Īal√≥ que no se deb√≠a descartar la posibilidad de que se trate de grupos de extrema derecha, que buscar√≠an desestabilizar al gobierno reformista de Michelle Bachelet.

“Deben estudiarse las hip√≥tesis de eventuales reactivaciones de grupos o de c√©lulas de exagentes de la dictadura (1973-1990)”, dijo a periodistas Quintana.

Para sumar a la confusi√≥n, un canal local de televisi√≥n vincul√≥ el movimiento estudiantil y los encapuchados que act√ļan en las manifestaciones con el bombazo del metro, acusaci√≥n que fue tajantemente rechazada por la presidenta de la Federaci√≥n de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), la anarquista Melissa Sep√ļlveda.

“Repudiamos la criminalizaci√≥n del movimiento estudiantil”, afirm√≥ en su cuenta de Twitter Sep√ļlveda.

A juicio de Fuentes, “hay agendas cruzadas con intereses que buscan tratar de explicar este fen√≥meno de violencia con demandas sociales y eso es un error”.

Para Mascareno, “si el silencio se mantiene y los atentados contin√ļan, ya no hay que pensar que se trata de grupos poco especializados que est√°n en los inicios de su actividad, sino m√°s bien que el objetivo es precisamente permanecer oculto para hacer pensar p√ļblicamente que la responsabilidad puede estar en m√ļltiples otros lugares menos en ellos”.

Por el momento, este miércoles un par de estaciones de metro fueron cerradas momentáneamente por falsas alarmas de bomba, un obstáculo más para volver a la normalidad.

“Podemos entrar en una l√≥gica paranoica de ver en cada bulto una amenaza y la ciudadan√≠a tiene que ser educada al respecto”, advirti√≥ Fuentes.

Tendencias Ahora