Cultura
A 65 a√Īos de Condorito: ¬ŅPor qu√© deb√≠a morir el Roto Quezada?
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Este mi√©rcoles, uno de los m√°s inveros√≠miles √≠conos de nuestro pa√≠s cumple 65 a√Īos. Condorito, creaci√≥n del penquista Ren√© ‘Pepo’ R√≠os Boettiger, logr√≥ saltar a la fama internacionalmente, llevando la picard√≠a y el humor del chileno a todos los rincones del planeta.

Entre sus p√°ginas encontramos a personajes memorables: Con√©, Yayita, Don Chuma, Ungenio, Pepe Cortisona o do√Īa Tremebunda, junto a muchos otros que representan a los arquetipos de nuestra sociedad. Esas personas que todos hemos conocido, en pueblos tan t√≠picos como lo eran Pelotillehue, Cumpeo o Buenas Peras.

Sin embargo, quienes son fieles seguidores de las aventuras del ‘Pajarraco’ habr√°n notado que, de forma permanente, en sus muros, pizarrones, diarios, pantallas y otros lugares, se repite un enigm√°tico mensaje: “Muera el Roto Quezada”.

Pocos saben que tras la consigna se oculta una refinada venganza de Pepo, fruto de la humillación sufrida durante una cena familiar.

Seg√ļn recoge la Biblioteca Nacional de Chile de boca (o l√°piz) del propio Ren√© R√≠os, corr√≠a 1949 cuando el entonces caricaturista de la revista “Pobre Diablo” fue invitado a comer junto a su mujer y su cu√Īada al casino del Club Militar en Santiago, por parte de un amigo teniente del Ej√©rcito.

El grupo depart√≠a alegremente hasta que, luego de que ambas mujeres regresaran del ba√Īo, se percataron de que sus carteras hab√≠an desaparecido.

“Llam√© al maitre y le reclam√©. Dijo que hab√≠a que hablar con el mayor Washington Quezada, gerente del Club. Solicitamos la correspondiente audiencia y cuando estuvimos frente a √©l se comport√≥ groseramente con mi mujer y cu√Īada. ‘Lamentablemente’, dijo, ‘a este Club est√°n llegando mujerzuelas que, adem√°s, se hacen las robadas‘ (…) Un ‘por favor no me comprometas’ de mi amigo militar, me retuvo en el asiento. De lo contrario le vuelo los dientes”, asever√≥ el dibujante.

“As√≠ que para abreviar dije: con rotos como este no se puede seguir hablando. Justo en esos momentos nac√≠a Condorito y ah√≠ lo met√≠ entonces como un motivo de chistes. El perrito con la patita levantada y el letrero que dice ‘Muera el roto Quezada’… Y al perro le puse Washington“, concluy√≥.

El mismo Pepo revel√≥ esta an√©cdota en la revista N¬ļ7 de Condorito del a√Īo 1961, donde ‘entrevistaba’ a Washington (el perro, se entiende).

“Lo llamamos roto en el sentido despectivo y ordinario de la palabra. Por supuesto, nada tiene que ver con el roto altivo de Yungay, con el roto trabajador y sufrido que labora en la pampa, en la mina, en el mar y en nuestros campos. Sencillamente, es un roto de mi√©chica”, remataba Pepo.

El caricaturista sigui√≥ haciendo de las suyas, incluso con variaciones del mensaje seg√ļn la ocasi√≥n (“Quezada Fel√≥n”, “Hoy fusilan al Roto Quezada”, “Clote√≥ el roto Quezada”), hasta que en la d√©cada del 70, un familiar de Washington Quezada lo contact√≥ para pedirle que diera fin a su vendetta, dado que el militar hab√≠a fallecido.

Pepo accedi√≥, pero volvi√≥ contra √©l a√ļn con m√°s fuerza tras enterarse de que Quezada estaba muy vivo, trabajando ahora en el Hospital Militar.

S√≥lo la internacionalizaci√≥n de la revista y una solicitud expresa de las hijas del funcionario castrense, a mediados de los 80, lograron que Ren√© R√≠os se diera finalmente por satisfecho y dejara en paz de una vez al “Roto Quezada”.

Condorito | Revista Zig Zag

Condorito | Revista Zig Zag

Tendencias Ahora