Notas
Conmovedora √≥pera “Romeo y Julieta” vuelve al Teatro Municipal
Publicado por: Cristi√°n Verscheure
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras 13 a√Īos de ausencia, este rom√°ntico t√≠tulo de Charles Gounod, inspirado en la legendaria obra de Shakespeare, vuelve a presentarse en el escenario capitalino con dos protagonistas internacionales de primer nivel, un notable director de orquesta especialista y una acertada puesta en escena.

Por Joel Poblete

El tiempo no parece afectar el poderoso influjo que la inmortal historia de amor de Romeo y Julieta ejerce sobre los espectadores m√°s diversos y de las √©pocas m√°s distintas. Aunque hayan pasado m√°s de cuatro siglos desde que Shakespeare la hiciera trascender a trav√©s del teatro, la tragedia sigue fascinando en cualquiera de sus diversas encarnaciones, ya sea en el cine, el ballet y la √≥pera, g√©nero que ha aportado varias adaptaciones a la escena l√≠rica, de las cuales la m√°s famosa y querida por el p√ļblico es la compuesta por el franc√©s Charles Gounod, estrenada en 1867, y que desde este s√°bado 20 presenta el Teatro Municipal de Santiago.

‘Romeo y Julieta’ de Gounod suele producir produce una emoci√≥n que no cualquier √≥pera consigue. Estrenada en nuestro pa√≠s en 1886, el libreto simplifica la trama y elimina distintos personajes y situaciones, y se concentra en el amor de los dos j√≥venes que representan a los Capuletos y Montescos, familias rivales en la Verona del siglo XIV. Aunque b√°sicamente la √≥pera es una sucesi√≥n de cuatro d√ļos de amor que van marcando la relaci√≥n entre Romeo y Julieta, es tan poderoso el lirismo y el refinamiento de la arrebatadora m√ļsica del compositor franc√©s, que es imposible resistirse a la emoci√≥n que se apodera del relato hasta desembocar en un desenlace de apasionada efusi√≥n.¬†

La producción que ofrece el Municipal como tercer título de su temporada lírica, le hace completa justicia a la obra. La propuesta escénica, a cargo del prestigioso régisseur francés Jean-Louis Pichon -quien en sus anteriores visitas a Chile ha confirmado que el repertorio galo es su fuerte con Diálogos de Carmelitas (2005) y Los Pescadores de Perlas (2009)- consigue en este Romeo y Julieta un espectáculo sólido, fluido y lleno de detalles. Se nota una preocupación por la dirección de actores, el espacio escénico está muy bien aprovechado y el montaje, si bien tradicional y respetuoso con la historia, está lleno de vida y convicción.

Quiz√°s s√≥lo se le podr√≠a pedir a Pichon haber dejado solos en escena a los dos amantes cuando mueren, pues la m√ļsica es tan sublime y apasionada que basta por s√≠ misma, y la abrupta llegada de casi todos los personajes principales se siente un poco anticlim√°tica. El montaje cuenta adem√°s con los hermosos dise√Īos de escenograf√≠a y vestuario de Fr√©d√©ric Pineau, fallecido este a√Īo, y la excelente y sugestiva iluminaci√≥n de Michel Theuil.

Si el aspecto esc√©nico destaca, al mismo nivel e incluso mejor est√° lo musical. Espl√©ndida y refinada es la direcci√≥n orquestal de Yves Abel, un verdadero experto en el repertorio franc√©s que debuta en Chile. Bajo su batuta, la Orquesta Filarm√≥nica se muestra d√ļctil y atenta a los muchos detalles arm√≥nicos de la partitura de Gounod, que a menudo evoca a Wagner e incluso a Debussy.

Con una puesta en escena y una direcci√≥n musical de tal categor√≠a, lo que m√°s cabe esperar es un elenco a la altura. Y as√≠ es, porque se cuenta con una brillante pareja protag√≥nica, que se luce y es cre√≠ble en lo vocal y en lo teatral. El tenor rumano Teodor Ilincai (Romeo) exhibe una voz hermosa, de generoso volumen y parejo registro, que se luce especialmente en las arriesgadas notas agudas, y tambi√©n sabe matizar y recurrir a sutilezas muy adecuadas. As√≠, en el final de su c√©lebre aria “Ah l√®ve-toi, soleil!”, en vez de recurrir a la habitual nota alta cantada fuerte que dan muchos colegas, Ilincai la emite a media voz. A su lado, la soprano japonesa Eri Nakamura canta la primera Julieta de su carrera. Su agradable y bien timbrada voz es capaz no s√≥lo de abordar las coloraturas y agilidades de fragmentos como la conocida aria “Je veux vivre”, sino adem√°s enfrentarse a la exigente “Amour, ranime mon courage” con un excitante despliegue de canto que arranca entusiastas y merecidos aplausos del p√ļblico.

Del resto de los int√©rpretes internacionales, el bar√≠tono espa√Īol Marc Canturri es un simp√°tico Mercutio y la mezzosoprano francesa Ga√ęlle Arquez destaca en la chispeante canci√≥n del paje St√©phano, mientras entre los artistas chilenos, una vez m√°s hay que destacar a nombres que habitualmente se lucen en el Municipal. Homero P√©rez-Miranda interpreta a un noble y entra√Īable Fray Lorenzo; Evelyn Ram√≠rez, una excelente nodriza Gertrudis; Luis Olivares, un muy logrado y bien cantado Tebaldo, y Sergio Gallardo logra sortear las dificultades del breve pero exigente rol de Capuleto. En otros papeles, est√°n los chilenos Sergio J√°rlaz, Felipe Ulloa, Cristi√°n Moya, Arturo Jim√©nez y Cristi√°n Lorca. Muy s√≥lido, como de costumbre, el coro que dirige Jorge Klastornik, en especial en el fragmento del pr√≥logo, una suerte de coro griego.

Romeo y Julieta se presentará hasta el próximo martes 30 de julio, en tres funciones con este mismo Elenco Internacional, y en dos funciones con el Elenco Estelar, que contará con el debut en nuestro país del tenor estadounidense Zach Borichevsky, junto a los chilenos Paulina González, Patricio Sabaté, Ricardo Seguel y Marcela González, todos dirigidos por José Luis Domínguez.

URL CORTA: http://rbb.cl/57lj
Tendencias Ahora