Notas
Federico Franco: un crítico de Hugo Chávez que simpatiza con Lula y Bachelet
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, un m√©dico cirujano de 49 a√Īos, es un duro cr√≠tico del presidente venezolano Hugo Ch√°vez, y dice inspirarse “bastante” de los gobiernos de centroizquierda como los de Luiz Inacio Lula da Silva o Michelle Bachelet.

“Yo no creo que Ch√°vez sea un ejemplo (de gobernante) digno de citar. El pueblo est√° hastiado de autoritarios que coartan la libertad”, dijo Franco en un di√°logo de hace un tiempo con la AFP. No es partidario de que mientras Ch√°vez sea presidente, Venezuela ingrese al Mercosur.

“Un pa√≠s donde no hay libertad de prensa, un pa√≠s donde las autoridades electas por el pueblo, como Ledesma, que fue electo intendente de Caracas, no pueden gobernar, no podemos aceptar que Ch√°vez forme parte del Mercosur. Y ¬Ņqu√© es eso de gobernar por decreto sin participaci√≥n del Congreso? ¬ŅEs eso democracia?”, se pregunt√≥.

El parlamento paraguayo mantiene bloqueada a la candidatura venezolana hasta el día de hoy
Franco sostiene que Paraguay no tiene todav√≠a espacio para la izquierda. “La izquierda extrema, la marxista, trotskista ya est√° perimida, acabada. Los gobiernos de centro izquierda como Tabar√© (V√°zquez en Uruguay), Lula (da Silva en Brasil), (la chilena Michelle) Bachelet, al contrario, fueron exitosos. Yo me inspiro bastante en ellos”, puntualiz√≥.

Un hombre de vida recatada con su esposa la diputada Emilia Alfaro, Franco fue escalando posiciones políticas desde concejal de una urbe vecina a Asunción, Fernando de la Mora, a intendente de la ciudad y luego gobernador del departamento Central, en el área metropolitana de Asunción.

Postulado como pre-candidato presidencial para las elecciones del 2013 por el Partido Liberal Radicala Aut√©ntico (PLRA, centroderecha), fue llamado a jurar como jefe de Estado tras la sorpresiva destituci√≥n de su compa√Īero de f√≥rmula y ex obispo cat√≥lico.

Lugo no ten√≠a ninguna empat√≠a con su vicepresidente y le hizo varios desplantes, como marginarlo de reuniones del consejo de ministros, a pesar de que deb√≠a oficiar como enlace entre el Ejecutivo y el parlamento. No obstante, su comunicaci√≥n con Lugo nunca se interrumpi√≥, seg√ļn conf√≠o a la AFP.

“Si le digo que compartimos muchas cosas, le voy a mentir, pero mi relaci√≥n con √©l es buena, profesional y responsable”, coment√≥ entonces.

Admitió que los obispos -como Lugo- están acostumbrados a escuchar pero que no son muy proclives a hablar.
Cuando lanz√≥ su pre-candidatura manifestaba estar seguro que Lugo iba a terminar acompa√Ī√°ndole. “Yo he sido buen compa√Īero de Lugo”, insisti√≥.

Habitualmente serio y observador, escudri√Īa a sus interlocutores como si estuviera diagnostic√°ndolos, acostumbrado a su papel de m√©dico cl√≠nico.

“Gracias a Dios, a los lugares ad√≥nde voy soy bien recibido. La gente me reconoce”, afirm√≥ con falsa modestia.
Se declar√≥ “predecible”.

De su partido Liberal, la segunda fuerza pol√≠tica detr√°s del partido Colorado (derecha) en el parlamento paraguayo, donde tambi√©n su padre m√©dico milit√≥ desde joven, dijo que “tiene musculatura”.

“Tiene 120 a√Īos de historia. No es un engendro de ciudadanos que se unen ahora. Tiene reminiscencia, tiene gimnasia democr√°tica”, remarc√≥.

URL CORTA: http://rbb.cl/30ij
Tendencias Ahora