Notas
Puente sobre el Chacao: El legado del diputado Garay que Pi√Īera convirti√≥ en golazo pol√≠tico
Publicado por: Alberto Gonzalez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Sin lugar a dudas que entre los anuncios realizados por el presidente Sebasti√°n Pi√Īera el pasado 21 de mayo, el que m√°s destac√≥ fue la construcci√≥n de un puente sobre el canal del Chacao para unir la isla de Chilo√© con el continente.

Claramente este anuncio es un espaldarazo al ministro de Obras P√ļblicas, Laurence Golborne, que viene a ratificar por d√≥nde el Gobierno est√° trabajando para asegurar su continuidad al mando del pa√≠s, en desmedro de Andr√©s Allamand.

Una de los viaductos m√°s emblem√°ticos construidos en el sur del pa√≠s, es el puente Presidente Ib√°√Īez sobre el r√≠o Ays√©n, y que fue inaugurado por Eduardo Frei Montalva pese a que su principal auspiciador fue el mandatario en cuyo honor fue bautizada la estructura de 210 metros de longitud.

Y al igual que en esa ocasi√≥n, esta vez no le corresponder√° a Sebasti√°n Pi√Īera encabezar como Jefe de Estado, el tradicional corte de cinta. Lo anterior, pensando en que la obra tendr√≠a que estar finalizada en el 2019 seg√ļn las estimaciones.

Sin embargo, la idea no es original de este Gobierno. Se trata de una iniciativa nacida por la d√©cada del 50 y encabezada por el diputado F√©lix Garay Figueroa, el que se gan√≥ el apodo de “el loco” debido a su visionaria idea de unir el continente con Chilo√©, y que falleci√≥ en 1997 sin ver hecho realidad su sue√Īo.

En este punto quisiera destacar que lo más lógico sería que el puente llevara el nombre del extinto congresista, como un homenaje póstumo a un político que ambicionó llevar el progreso desde Santiago al sur de nuestro país.

Una ambici√≥n que lejos de extinguirse, ha permanecido viva a tal punto de motivar las manifestaciones sociales en zonas extremas del pa√≠s, como Ays√©n y Magallanes, y que se incubaron por a√Īos de centralismo brutal y olvido, lo que se vio reflejado en la inexplicable decisi√≥n de Eduardo Bitr√°n de desestimar el proyecto el 2006 cuando era ministro de Obras P√ļblicas.

Una vez concretado el proyecto, es importante que esta obra quede en manos de la Dirección de Vialidad (en palabras más simples, en manos del Estado), para evitar lo que sucede en las autopistas concesionadas donde existen malos antecedentes del manejo de las vías, como el caso de la Ruta de La Madera, donde el MOP debió tomar nuevamente el control de esa carretera.

Al respecto, el Gobierno ha reiterado su compromiso de no concesionar el viaducto, a pesar de las voces críticas desde el empresariado, que probablemente se sobaría las manos pensando en los millones por concepto de pago de peaje, tomando en cuenta el impacto en el turismo que conllevará una obra de este tipo, y el consecuente aumento del tránsito hacia la isla.

Puede que el Gobierno de Pi√Īera pase a la historia por la efervecencia social que debi√≥ enfrentar, por la reconstrucci√≥n tras el 27F, por los “pi√Īerismos”, por el mito que se cre√≥ en torno a la figura del mandatario, pero a pesar de ello, claramente este puente intentar√° colocar algo de equilibrio en una administraci√≥n que de aciertos tiene pocos.

Tendencias Ahora