Notas
Los “indignados” se toman las calles de Madrid contra la crisis y el desempleo
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Miles de indignados espa√Īoles protestaron este domingo en las calles de Madrid contra la crisis y el desempleo, anunciando que “esta crisis no la pagaremos”, un mes despu√©s del surgimiento del Movimiento 15-M que se ha propagado por todo el pa√≠s.

“Contra el paro. Organ√≠zate y lucha. Caminemos juntos contra el paro y el capital”, se le√≠a en la enorme pancarta que encabezaba la denominada “columna suroeste”, que sali√≥ de Legan√©s, una ciudad dormitorio a una quincena de kil√≥metros de Madrid.

Seis marchas como √©sta salieron de distintos puntos de los alrededores de la capital espa√Īola a primera hora de la ma√Īana para confluir hacia las 12H00 GMT en la c√©ntrica Plaza de Neptuno, junto al Congreso de los Diputados, donde los participantes iban a leer un manifiesto.

Unas 10.000 personas se habían congregado en la plaza hacia el mediodía.

Los manifestantes protestan contra el pacto de estabilidad de la Eurozona y el rigor presupuestario que impone, los pol√≠ticos, acusados de corrupci√≥n y de ignorar a los ciudanos, y el desempleo que afecta al 21,29% de la poblaci√≥n y a cerca de la mitad de los menores de 25 a√Īos.

“Los bancos y los gobiernos que han propiciado esta situaci√≥n deben escuchar que no estamos de acuerdo con las medidas y recortes que se han tomado, y que estamos dispuestos a manifestarnos y que lo haremos”, asegura la convocatoria hecha por el Movimiento 15-M, tambi√©n conocido como el de los “indignados”.

Hacia el mediod√≠a, al menos 3.000 personas de todas las edades y condiciones descend√≠an por la Paseo de la Castellana, una de las principales arterias de la capital, para expresar su hartazgo ante la crisis que estrangula a la sociedad espa√Īola.

Y la esperanza de que esta ola de protesta que sorprendió al país hace un mes sea al fin oída por la clase política.

“Lo llaman democracia y no lo es”, “esta crisis no la pagaremos” gritaban los manifestantes que marchaban en calma, flanqueados por una discreta presencia policial.

“Estamos hartos. Todos los pol√≠ticos se tiran la pelota, unos a otros, y no hacen nada”, se queja Yolanda Garc√≠a, una desempleada de 38 a√Īos, que como millones de espa√Īoles sobrevive gracias a trabajos precarios.

“Creo que este movimiento puede cambiar las cosas si se sigue haciendo as√≠ de bien y tiene el apoyo de la gente de abajo”, dice esperanzada.

El movimiento de los indignados, nacido espont√°neamente el 15 de mayo y que reuni√≥ a millones de j√≥venes espa√Īoles exasperados por las consecuencias de la crisis econ√≥mica, ha llevado a cabo diversas movilizaciones en el √ļltimo mes, especialmente, campamentos de protesta en varias ciudades.

El domingo pasado, los manifestantes desmantelaron el campamento erigido en la Puerta del Sol de Madrid, convertida en s√≠mbolo de esta ola de protesta sin precedentes en la democracia espa√Īola.

Arropados por el enorme apoyo popular, quieren consolidar el movimiento con la celebración de asambleas de barrios y otras actividades puntuales.

“Deber√≠amos tomar la calle de verdad”, dice Braulio L√≥pez, un empleado de metro de 45 a√Īos.

“Hay que decirles basta a los pol√≠ticos y a los grandes empresarios que controlan a los pol√≠ticos. Este movimiento va a cambiar las cosas. Yo pienso venir cada vez que haya algo”, asegur√≥.

“Pienso que acabar√°n escuchando y algo se sacar√°”, dice por su parte Gloria Fern√°ndez, una profesora de 50 a√Īos, que est√° acompa√Īada por su amiga Martina Fern√°ndez, enfermera.

“No s√© si servir√° para algo, pero por lo menos entender√°n que queremos que las cosas cambien”, dice Martina.

Adem√°s de Madrid, tambi√©n se hab√≠an convocado manifestaciones en Barcelona y Valencia, donde los “indignados” se manifestaron los √ļltimos d√≠as contra la austeridad presupuestaria y la “corrupci√≥n” de los pol√≠ticos.

Tendencias Ahora