Hoy, más que nunca, los directores o gerentes de una empresa no pueden perder de vista lo que pasa fuera y dentro de su organización. Todas las teorías son válidas y las fórmulas de éxito se deben adecuar, poniendo a prueba los modelos de negocios que se venían ocupando. Muchos quedaron en el camino en los últimos 17 meses.

Al observar el ecosistema de empresas, vale preguntarse ¿hay relación entre ser una empresa con buenos resultados o una empresa que hace bien las cosas? Sin duda las presiones ejercidas por los movimientos sociales y la pandemia dejaron en evidencia la respuesta, y removió la forma de pensar.

Tener un modelo de gestión que entrega eficiencia y rentabilidad es un factor importante, pero a lo anterior se debe sumar una estructura organizacional con un buen gobierno corporativo, que promueva el control efectivo de la gestión de la empresa, de tal modo de incentivar la creación de valor y el uso eficiente de recursos.

A lo anterior, se une el componente persona, el equipo humano. La percepción de cada uno de ellos de la empresa, de su gestión y, sobre todo, de la forma en que se hacen las cosas, pasó a tomar lugares de relevancia.

Si bien el sueldo sigue siendo la variable más destacada al momento de elegir un trabajo, 74%, según señala un estudio realizado por Trabajo con Sentido y PwC, la cifra baja a 35% cuando se pregunta sobre la permanencia en él, considerando la variable del propósito laboral. Esto demuestra que el ambiente de trabajo, el propósito de la empresa y las oportunidades de desarrollo profesional, son las variables mayormente valoradas por los trabajadores al momento de decidir permanecer en un espacio laboral.

Cada vez son más las empresas que utilizan sus recursos en la gente de una manera más inteligente, y en la era de la economía de los servicios y soluciones, el ánimo favorable de los empleados repercute en un beneficio para los accionistas. Un win-win, económico, social y ambiental.

Ser una buena empresa, es una decisión estratégica, que debe ser definida y monitoreada por los órganos de gobierno corporativo de la misma.

José Miguel Flores, Socios
Director Ejecutivo de Flores Acevedo Abogados