Nacional
Domingo 15 julio de 2018 | Publicado a las 12:03 · Actualizado a las 12:34
Las historias tras el proyecto de viviendas sociales en Las Condes
Publicado por: Claudia Mi√Īo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El proyecto habitacional que impulsa el alcalde Joaqu√≠n Lav√≠n en Las Condes contin√ļa generando pol√©mica.

Los vecinos del sector de Rotonda Atenas se han manifestado en contra del proyecto de viviendas sociales, argumentando que mermará la plusvalía de sus viviendas y provocará problemas en su calidad de vida.

Sin embargo, a trav√©s de una declaraci√≥n p√ļblica, el Colegio de Arquitectos indic√≥ que el proyecto ser√≠a similar a la tipolog√≠a media del sector y no afectar√≠a la plusval√≠a del barrio.

Adem√°s, seg√ļn un estudio realizado por la empresa Georesearch, en Rotonda Atenas los ingresos son mucho menores que en resto de la comuna.

Daniel Encina, gerente general y fundador de Georesearch, comentó que el barrio de Rotonda Atenas, si bien posee una segmentación socioeconómica similar que el resto de Las Condes, presenta una concentración del segmento ABC1 que no alcanza a superar el 40% de los hogares.

A su parecer, esta baja porcentual tiene directa relaci√≥n “con la presencia de una mayor proporci√≥n de hogares de segmentos medios y bajos (zona poblaci√≥n Col√≥n Oriente), lo que demuestra una menor segregaci√≥n socioecon√≥mica que en el resto de la comuna‚ÄĚ.

Prejuicios

Es precisamente Colón Oriente desde donde provienen algunas de las familias que se trasladarán al proyecto habitacional impulsado por Lavín.

Esta villa est√° a s√≥lo tres cuadras de la Rotonda Atenas, por lo que durante a√Īos los habitantes de ambos sectores han convivido.

Seg√ļn consign√≥ La Tercera, los vecinos de la Villa Col√≥n Oriente han debido vivir con dos prejuicios.

Mientras los habitantes de Las Condes los ven como “el punto negro” de la comuna, quienes habitan fuera de ella “piensan que vivimos en casas grandes, que todos tenemos plata y que hablamos con la papa en la boca‚ÄĚ.

Las historias

El matutino habló con algunos de los vecinos del sector, quienes relataron sus historias de esfuerzo y los motivos por los que quieren seguir habitando en Las Condes.

Las familias que postulan al pol√©mico proyecto, durante a√Īos han vivido en lugares peque√Īos y quieren mejorar esta situaci√≥n, pero sin dejar de ser usuarios de la salud y la educaci√≥n de la comuna.

Jacqueline Rojas, de 28 a√Īos, relat√≥ a La Tercera que actualmente vive en una habitaci√≥n precaria, ubicada en calle Isabel la Cat√≥lica.

Rojas destacó que el ambiente es distinto a otros lugares, ya que no se ve a gente tomando en las plazas, ni hay peleas o balazos. Por este motivo quiere seguir viviendo en Las Condes.

Además, trabaja a pocas cuadras de su hogar como empleada doméstica.

Por su parte, Ang√©lica Orme√Īo, dijo al matutino que si bien en Col√≥n Oriente “hay robos y violencia como en todas partes”, comparado con otras poblaciones de la regi√≥n “es una taza de leche”.

En ese contexto, sostuvo que se sienten con el derecho de alzar la voz y decir que desde donde provienen no es como se ha estigmatizado.

Asimismo, Andrea Molina, cont√≥ a La Tercera que en 2010 pens√≥ en abandonar la comuna para optar a una vivienda propia, ya que viv√≠a junto a su madre, su hermana, un sobrino y sus dos hijas en un peque√Īo departamento ubicado en la Avenida Tom√°s Moro.

Sin embargo, a pesar de que tenía los papeles y el dinero necesario para optar a los beneficios que otorga el Estado a personas allegadas en casas de familiares, decidió quedarse.

La vivienda a la que podía optar estaba en Puente Alto y al hacer los cálculos, se dio cuenta de que ese cambio le implicaría viajar más de dos horas para llegar a su trabajo. Además, allá no tendría la atención médica que sus hijas, nacidas prematuras, requerían debido a sus problemas de salud.

En conversaci√≥n con Radio B√≠o B√≠o, Molina afirm√≥ que ella trabaja desde los 14 a√Īos en Las Condes y que no cuelga la ropa en su baranda, ni hace fiestas m√°s all√° de la medianoche. “Nosotros estamos acostumbrados a vivir bien, al igual que los vecinos de la Rotonda Atenas”.

“No somos bichos raros, no por el hecho de estar postulando a estas viviendas sociales vivimos distinto a ellos, porque vivimos igual, vivimos en la misma comuna”.

Molina afirmó que tiene miedo, pena y rabia por la polémica que ha surgido en torno al proyecto.

Tendencias Ahora