Región del Bío Bío
Lunes 05 agosto de 2019 | Publicado a las 16:05 · Actualizado a las 17:07
Irresponsabilidad al volante: la cronología del accidente que acabó con la vida de Camila
visitas

“¬°Hermano, qu√© hue√°, hue√≥n!”, grit√≥ Eduardo Rodr√≠guez Urz√ļa, mientras era escoltado por Carabineros en la intersecci√≥n de Los Carrera con Rengo en Concepci√≥n. Era el domingo 21 de julio reci√©n pasado y llevaba la cabeza ensangrentada, pues minutos antes hab√≠a protagonizado un violento accidente de tr√°nsito que le cost√≥ la vida a Camila Candia Oliva (21).

El joven de 24 a√Īos es el mismo que hace s√≥lo siete meses hab√≠a estado en prisi√≥n por 15 d√≠as por tr√°fico de drogas, periodo en que adem√°s debi√≥ estar por una semana en aislamiento por su mal comportamiento. Lo hab√≠an sorprendido con 87 plantas de marihuana y hongos alucin√≥genos, lo que lo llev√≥ a comparecer ante los tribunales penquistas.

Todo qued√≥ en nada, tras un recurso presentado por su defensa, el que evidenci√≥ un error de Carabineros: no le leyeron sus derechos. El Ministerio P√ļblico no persever√≥ en la causa y as√≠ qued√≥ libre.

Casi medio a√Īo despu√©s, entre la noche del s√°bado 20 y esa fat√≠dica madrugada del 21 de julio, Eduardo Rodr√≠guez se encontr√≥ con Camila Candia Oliva en una discoteque de la zona. No est√° claro si fue ah√≠ donde se vieron por primera vez, pero lo cierto es que -al menos- debieron conocerse de nombre, pues ambos ten√≠an una amiga en com√ļn.

La noche de Camila había comenzado de manera tranquila. Estaba acostada en su casa, pues al día siguiente debía salir con su padre. Sin embargo, el llamado de una amiga la hizo levantarse, ya que insistentemente le pedía que saliera con ella.

La negativa de la joven no fue suficiente. En las afueras de su domicilio la esperaba un Uber enviado por su amiga, para llevarla precisamente al departamento de ella.

Allí compartieron, comieron y luego salieron a la discoteque.

"Comiendo sushito, mam√°", acompa√Īaba a esta foto, enviada por Camila a su madre la noche anterior al accidente.
“Comiendo sushito, mam√°”, acompa√Īaba a esta foto, enviada por Camila a su madre la noche anterior al accidente.

Se desconoce en qué vehículo llegaron al local de esparcimiento y en qué momento se separaron, ya que la amiga que la invitó habría vuelto antes a su departamento. Lo que sí se sabe es que Camila subió junto a otras dos personas al Mazda CX5 de Eduardo Rodríguez. Ella ocupó el puesto de copiloto.

Con Rodr√≠guez al volante, el veh√≠culo pas√≥ una luz roja en la esquina de avenida Los Carrera con Rengo de Concepci√≥n y termin√≥ estrell√°ndose contra un microb√ļs. La m√°quina de la l√≠nea Flota Centauro volc√≥, pero la peor parte se la llev√≥ Camila, quien pereci√≥ en el lugar.

Con la cabeza todav√≠a ensangrentada, fue detenido el conductor del Mazda, √ļnico imputado por la colisi√≥n. Los an√°lisis posteriores arrojaron que manejaba con 1,58 gramos de alcohol en la sangre.

Senda
Senda

Y no s√≥lo eso, pues el acusado no prest√≥ ayuda ni dio aviso a la autoridad, seg√ļn consta en la querella presentada por la familia.

Hasta ese domingo, la intenci√≥n del Ministerio P√ļblico era formalizar a Rodr√≠guez por manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte y lesiones, en el Juzgado de Garant√≠a de Concepci√≥n. Sin embargo, un d√≠a despu√©s la Fiscal√≠a pidi√≥ la extensi√≥n de la detenci√≥n por 72 horas, a lo que se allan√≥ la defensa.

Con ello, la audiencia de formalización se concretó el jueves 25 de julio, instancia en la que se decretó la prisión preventiva del sujeto, al ser considerado un peligro para la sociedad y por el peligro de fuga de éste, atendiendo la gravedad del accidente y a la pena que arriesga, explicó en la oportunidad el fiscal Eric Aguayo.

Promesa pendiente

Quien conoci√≥ a Camila muy de cerca fue Francisca Herrera. Eran vecinas en San Pedro de la Paz y se hicieron amigas en 2001 cuando esta √ļltima ten√≠a cinco a√Īos. Una amistad que se prolong√≥ en el tiempo.

“√Čramos inseparables, hac√≠amos todo juntas nos separ√°bamos para ir a almorzar solamente. Siempre fue una ni√Īa alegre y muy inteligente, siempre le fue excelente en el colegio”, recuerda Francisca, de 23 a√Īos, dos mayor que Camila.

“Crecimos y est√°bamos en diferentes colegios, distinta universidad, pero siempre estaba el sentimiento y el amor de casi hermanas, porque crecimos juntas”, prosigue.

“Puedo decir que la conoc√≠ casi toda su vida y que tuvimos una infancia incre√≠ble, porque eran otros tiempos y la imaginaci√≥n era el mejor juguete, aprendimos a andar en bicicleta, en patines todo lo que un ni√Īo peque√Īo quisiera hacer”, a√Īade.

Francisca Herrera (izquierda) y Camila Candia (derecha)
Francisca Herrera (izquierda) y Camila Candia (derecha)

Como toda amistad, la de Camila y Francisca estuvo marcada por las an√©cdotas. “Cuando la Cami quiso aprender a andar en patines yo le ense√Īaba, como yo era un poco m√°s grande. Le amarraba un coj√≠n en su trasero con un cintur√≥n para que no se cayera, o sac√°bamos los p√©talos de las flores y hac√≠amos shampoo de flores”, recuerda.

Ambas ten√≠an un “eterno amor a los Jonas Brothers y personajes de Disney”. Incluso, intentaron ir a un concierto de la banda, pero no las dejaron ir por ser muy peque√Īas. Por ello, cuando la banda volvi√≥ a reunirse y ellas ya estaban m√°s grandes, se prometieron que ir√≠an a verlos. El juramento qued√≥ pendiente.

“Tuvimos una buena infancia, de esas que ya poco existen”, sentencia Francisca.

Sin explicaciones

Todas las personas que conocieron a Camila la recuerdan como alguien responsable. As√≠ lo deja claro su buen desempe√Īo en la Universidad San Sebasti√°n, donde cursaba tercer a√Īo de Enfermer√≠a. Nunca reprob√≥ un ramo y siempre estuvo pendiente de ayudar a sus compa√Īeros, relata Florencia Fritz, compa√Īera de carrera.

Una de las cualidades principales que recuerda de ella era su empat√≠a. Seg√ļn cuenta, una vez Camila supo que uno de sus pacientes padec√≠a de c√°ncer. Al revelarle el duro diagnostico, √©l rompi√≥ en llanto. Camila se qued√≥ junto al paciente hasta que logr√≥ recomponerse.

La noticia de la fatal colisión caló hondo en la casa de estudios penquista. En los pasillos se lamentó profundamente la pérdida de una buena alumna y el entorno de Enfermería -tanto académicas como alumnos- quedó muy afectado, reconocen en la entidad de educación superior, desde donde evitaron referirse al tema, precisamente por tratarse de un tema delicado y por respeto a la familia.

Por esa responsabilidad que la caracterizaba es que para todos sus cercanos es un misterio el que Camila subiera al auto de Eduardo Rodríguez esa madrugada.

“Ella era s√ļper responsable. Lo que m√°s habl√°bamos siempre era: ‘Cami, ll√°mame a m√≠ o un Uber, nunca subirte un auto con un borracho"”, dice Ricardo Candia, su padre.

“No entendemos, todav√≠a no queda claro en qu√© condiciones se fue ella con √©l, porque Camila siempre fue responsable en ese sentido”, complementa Florencia Fritz, su amiga.

“Si ella sal√≠a a carretear la ven√≠an a buscar o se iba en Uber. Siempre. Una vez que no se fue en Uber y termin√≥ siendo fatal”, lamenta su compa√Īera.

Solicitud para salir de prisión

Desde el accidente, Eduardo Rodr√≠guez qued√≥ arrestado. La medida fue ratificada durante la se√Īalada audiencia de formalizaci√≥n. Sin embargo, su abogado defensor solicit√≥ revocar la prisi√≥n preventiva.

Entre los argumentos expuestos por el representante para pedir que recupere su libertad estaba su irreprochable conducta anterior, as√≠ como la eventual pena que el abogado defensor estima podr√≠a ser objeto de alg√ļn beneficio para cumplirla en libertad y subrayando en que si bien a su cliente se le invoc√≥ la Ley Emilia, el Tribunal Constitucional ha declarado inaplicable el a√Īo de c√°rcel que como sanci√≥n obliga la normativa por manejo en estado de ebriedad.

La solicitud fue finalmente rechazada de manera unánime por la Corte de Apelaciones de Concepción.

Seg√ļn expuso la ministra Carola Rivas, los delitos cometidos por el individuo fueron suficientes para no cambiar la medida cautelar.

“Lo que importa -a juicio de esta corte- es un menosprecio por la vida e integridad de terceros”, asegur√≥.

comillas
“Tiene relevancia la actitud que el conductor asume una vez acontecidas las graves consecuencias de su obrar, con una persona muerta y con varias personas lesionadas, en donde intenta darse a la fuga y evadir el examen de alcoholemia. Es por eso que se estim√≥ que su libertad constituye un peligro para la seguridad de la sociedad”.
- Ministra Carola Rivas

La decisión significó un revés para la defensa del imputado, pues ahora éste deberá pasar -a lo menos- los cinco meses que durará la investigación tras las rejas.

El pr√≥ximo 21 de agosto, cuando se cumpla un mes desde el fallecimiento de Camila, sus padres y cercanos planean realizar una velat√≥n en la intersecci√≥n de Los Carrera con Rengo, el mismo lugar donde ocurri√≥ el accidente. Seg√ļn aseguran sus familiares, la idea es recordar a la joven, pero tambi√©n llamar la atenci√≥n de la comunidad, para evitar tragedias como la ocurrido a la joven.

Tendencias Ahora