Internacional
Domingo 01 septiembre de 2019 | Publicado a las 12:00 · Actualizado a las 12:18
"Jugando a la víctima", la controversial estrategia política abusada por Donald Trump
visitas

En la pol√≠tica, comunicar un mensaje de la manera m√°s directa posible es una habilidad muy importante. La consistencia ayuda a lograr esto y atraer al p√ļblico, como explica la periodista Lauren Gambino para The Guardian, al hablar sobre la campa√Īa de Bernie Sanders.

Sin embargo, es igual de importante saber cu√°ndo hacer que el mensaje sea lo m√°s vago posible, dejando que el p√ļblico “termine la oraci√≥n” por uno. “Al ver a Trump, es f√°cil ver como esto funciona. √Čl hace implicaciones vagas, con una ceja elevada o encogiendo los hombros, permitiendo a su audiencia llegar a sus propias conclusiones”, afirma la periodista Tara Golshan del medio Vox al citar al ling√ľista de la Universidad de California George Lakoff sobre el estilo de habla del mandatario.

Una de las t√°cticas utilizadas por el mandatario con m√°s frecuencia es la de “jugar a la v√≠ctima”, la cual para sus cr√≠ticos ha sido abusada por el l√≠der norteamericano. “No es s√≥lo que √©l se ve como el centro del universo, es que √©l cree que el universo est√° intentando hacerle da√Īo, y por lo tanto merece la l√°stima y empat√≠a de todos”, escribe el editor de CNN Chriss Cillizza para su columna The Point.

Para poder entender este tema, primero es importante definir qu√© es ‚ÄúJugar a la v√≠ctima‚ÄĚ en t√©rminos pol√≠ticos. De manera simple, es enmarcar una posici√≥n o grupo social al que se est√° vinculado como la v√≠ctima de ataques desmedidos o cr√≠ticas injustas, independiente de la realidad del caso, como ejemplifica el escritor Windsor Mann en el medio estadounidense The Week.

AFP
AFP

Anteriormente, estos movimientos conservadores atacaban a minor√≠as, sectores pobres y en situaciones de riesgo afirmando que usaban esta t√°ctica de manera desmedida, como explica en su columna. Sin embargo, seg√ļn su an√°lisis, ahora son estas organizaciones y partidos pol√≠ticos ‚Äėtradicionales‚Äô los que utilizan y abusan esta percepci√≥n de victimizaci√≥n, en parte, para obtener tratamiento especial. “Las v√≠ctimas, no s√≥lo se exculpan de sus acciones, sino que pueden proyectar esta culpa hacia otras personas”, afirma al citar al escritor Charlie Sykes.

√Čsta es la raz√≥n por la cual √©sta t√°ctica es repudiada, pero tambi√©n es el por qu√© es tan efectiva.

El ejemplo m√°s claro de este fen√≥meno es Donald Trump. El presidente de los Estados Unidos comienza la mayor√≠a de sus conversaciones p√ļblicas en Twitter, discursos frente al p√ļblico tanto en la Casa Blanca como en eventos de su partido pol√≠tico e incluso negociaciones internacionales pint√°ndose a s√≠ mismo o a Estados Unidos como una v√≠ctima de tratos injustos o sesgos, como se puede ver en su actividad en redes sociales como Twitter.

“Don Lemon de CNN, el hombre m√°s tonto de la televisi√≥n, insinu√≥ anoche mientras hacia una ‘pregunta’ de debate que era racista, cuando de hecho soy la ‘persona menos racista del mundo’. Quiz√°s alguien deber√≠a explicarle a Don que se debe ser neutral, sin sesgo y justo…”, afirm√≥ al hablar de uno de los debates del partido democr√°tico.

En otra ocasión más reciente, Trump alegó que el medio Axios habría buscado avergonzarlo a través de un reportaje falso. El artículo en cuestión afirmaba que el presidente habría sugerido utilizar bombas nucleares para desviar huracanes que fueran a afectar al país.

“Axios (sean quienes sean) se sentaron y dijeron VAYA, veamos, ¬Ņqu√© podemos inventar hoy para avergonzar al presidente? Y entonces se dijeron, ‘por qu√© no decimos que quer√≠a bombardear a un hurac√°n, ¬°Eso deber√≠a funcionar!’. ¬°Los medios en nuestro pa√≠s est√°n fuera de control!”.

Trump no s√≥lo ha utilizado esto en contra de un medio, sino con la prensa en general. Otro ejemplo de esto se puede encontrar en su respuesta a la cobertura mundial de la √ļltima cumbre del G-7, la cual no fue de su agrado.

“El reporteo sobre la cumbre G-7 ha sido tan falso e incorrecto. ¬°Las noticias falsas saben esto pero no pueden evitarlo! Me ir√© ahora para desayunar con Boris J.”

El mandatario tambi√©n utiliza √©ste argumento en sus apariciones en los medios estadounidenses. En entrevista con ABC News, Trump incluso afirm√≥ una vez que ‚Äúnunca ha habido un tiempo en la historia de nuestro pa√≠s en el que alguien haya sido tan maltratado como yo‚ÄĚ, al recibir una pregunta sobre las cr√≠ticas dirigidas a √©l por el partido dem√≥crata durante la crisis rusa e investigaci√≥n de Robert Mueller.

√Čsta es una t√°ctica que se ha vuelto tan importante para √©l como para sus seguidores, incluyendo al l√≠der republicano en el senado estadounidense, Mitch McConnell. √Čl afirm√≥ ser v√≠ctima de ataques injustos y “McCartyismo”. T√©rmino que hace referencia al p√°nico rojo de la √©poca post Segunda Guerra Mundial en el pa√≠s. Esto, luego de que fuera criticado por el p√ļblico y los medios por bloquear una nueva pol√≠tica de seguridad nacional en contra de intervenci√≥n electoral internacional, como consign√≥ el medio estadounidense Politico. McConnell, sin embargo, no entreg√≥ respuestas sobre su decisi√≥n.

ARCHIVO | Agence France-Presse
ARCHIVO | Agence France-Presse

Otro caso reciente es del autor y activista conservador Ben Shapiro. Durante una entrevista con el periodista conservador Neil Andrew para el medio británico BBC News, Shapiro fue cuestionado sobre su rol en la polarización del discurso político estadounidense, en parte, por sus posiciones extremas sobre temas como el aborto y dichos racistas en contra de palestinos y judíos.

Shapiro decidi√≥ no responder a las preguntas, atacando a Andrew y su credibilidad como entrevistador, afirmando que ten√≠a un sesgo en contra de ideas conservadoras y que era un izquierdista con malas intenciones. ‚ÄúNo me siento inclinado a seguir una conversaci√≥n con alguien que tiene una motivaci√≥n tan mala como la suya‚ÄĚ, afirm√≥ antes de terminar la entrevista antes de tiempo, como reporte√≥ el medio Business Insider.

Ben Shapiro | Facebook
Ben Shapiro | Facebook

√Čsta no es una t√°ctica nueva en la pol√≠tica estadounidense o incluso en Chile, ya que es popular para defender proyectos o pol√≠ticas anti-homosexuales, como indica el codirector de Acci√≥n Secular, Pedro Stein. ‚ÄúExisten sectores conservadores que, por ejemplo, apoya a un prefecto religioso de homofobia. Entonces hacen un discurso de odio, promoviendo esto porque es su creencia, y cuando alguien lo critica, afirman que est√°n siendo intolerantes en contra de ellos‚ÄĚ, afirma.

Un ejemplo de esto son los opositores al matrimonio homosexual en el país, como ocurrió en 2015 en el caso de Kim Davis, secretaria de condado en el estado de Kentucky que rehusó darle licencias de matrimonio a parejas homosexuales. Ella se defendió afirmando que esto era un ataque en contra de su consciencia como mujer religiosa, como consignó The Guardian.

Al preguntarle por qu√© es una t√°ctica tan popular en estos sectores, Stein indica que ‚Äúusan mucho ese recurso ya que a nivel masivo suena bien y prende r√°pido, pero que no es l√≥gico, ni tiene mucha consistencia en la realidad‚ÄĚ.

¬ŅPor qu√© vale la pena entender esta t√°ctica y prestarle atenci√≥n? Porque lamentablemente, a pesar de que es f√°cil de identificar, tambi√©n es muy efectiva, aun cuando es abusada.

Archivo | Agence France-Presse
Archivo | Agence France-Presse

Como indica la escritora Catherine Rampell en una editorial en el Washington Post, Donald Trump logró convencer a una gran parte del electorado republicano de que él y ellos eran las víctimas en la compleja situación política estadounidense, asegurando su nominación y eventual presidencia.

Tambi√©n ha logrado mantener n√ļmeros relativamente estables en encuestas como las de CNN, en parte, gracias a esta percepci√≥n. El p√ļblico estadounidense se vio dividido en una encuesta publicada en junio de 2019, con un 47% afirmando que las cr√≠ticas hacia Trump eran justas, mientras que un 44% afirm√≥ que no lo eran.

S√≥lo el tiempo podr√° confirmar si esta controversial t√°ctica le ayudar√° a mantener esos n√ļmeros, pero es claro que seguir√° siendo una importante arma en el arsenal presidencial a la hora de responder a los ataques de sus opositores.

Tendencias Ahora