El activista Joshua Wong, uno de los rostros más conocidos del movimiento prodemocracia en Hong Kong, fue detenido el jueves por “reunión ilegal” durante una manifestación celebrada en octubre de 2019 en este territorio semiautónomo, informó su abogado.

Wong, 23 años, indicó en Twitter que se le reprochaba haber violado “la ley que prohibía el uso de una máscara” para ocultar el rostro, aprobada en aquel entonces por el gobierno local para intentar debilitar las manifestaciones y que fue posteriormente declarada anticonstitucional.

El abogado de Wong dijo que el joven había sido detenido cuando se presentó en una comisaría, a la que tiene obligación jurídica de acudir periódicamente por otro asunto judicial en curso.

Este arresto coincide con un aumento del control de China sobre Hong Kong desde el pasado junio, gracias fundamentalmente a una ley sobre seguridad nacional que es vista como una respuesta a la crisis política de 2019.

Actualmente, el uso de la mascarilla es obligatorio en los lugares públicos de Hong Kong para evitar la propagación del coronavirus, pero hace un año estaba prohibido taparse el rostro en las calles, algo que avivó aún más las protestas en un momento en que la excolonia británica registraba manifestaciones multitudinarias, un movimiento inédito desde la retrocesión, en 1997.

“Wong es sospechoso de haber participado en una reunión ilegal, el 5 de octubre del año pasado, fecha en que centenares de personas salieron a la calle para oponerse a la norma de uso de la máscara establecida por las autoridades en virtud de normas de urgencia de la época colonial”, explicó Jonathan Man, abogado del activista.

Al prohibir a los manifestantes que se cubrieran el rostro, las autoridades locales facilitaban el trabajo de la policía y disuadían a algunos de los jóvenes que protestaban en las calles.

Las autoridades locales invocaron leyes de 1922 a las que no recurrían desde 1967 para justificar la prohibición del uso de máscaras en las manifestaciones.