Internacional
Viernes 26 octubre de 2018 | Publicado a las 16:01
Las razones por las que Cuba ahora debe importar el az√ļcar desde Francia
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
visitas

Dulzor franc√©s en caf√© cubano: la isla del Caribe, durante mucho tiempo l√≠der mundial de la producci√≥n de az√ļcar, debe importarla ahora de Francia, en grandes cantidades, por primera vez en su historia, despu√©s de otra p√°lida cosecha.

Francia export√≥ 40.000 toneladas de az√ļcar a Cuba entre el verano boreal de 2017 y agosto de 2018, seg√ļn los datos de aduanas,
indic√≥ a la AFP FranceAgriMer, la dependencia p√ļblica francesa de productos de la agricultura y del mar.

En La Habana, la noticia del producto llegado desde el otro lado del Atl√°ntico se disemin√≥ por los hogares, porque de repente recibieron por su “libreta” -cartilla de racionamiento mensual de alimentos- un az√ļcar m√°s fino y brillante que el habitual. En Francia se extrae de la remolacha. En Cuba, de la ca√Īa de az√ļcar.

“El az√ļcar que vino ahora es muy bueno, endulza much√≠simo, igual, no tiene diferencia [con el cubano], lo √ļnico que lo diferencia es el color que var√≠a, que este es m√°s blanco y el otro es m√°s oscuro”
, dice Felicia Navarro, una ama de casa de 40 a√Īos.

Unas 5.000 toneladas de az√ļcar blanco en junio, 25.000 en julio, 10.000 en agosto: “Hist√≥ricamente esta es la primera vez que Cuba importa az√ļcar de Francia en cantidad significativa” en comparaci√≥n con solo tres toneladas entre 2001 y 2017, explica FranceAgriMer.

La isla, que importa la mayor parte de los alimentos que consume, ya compra “alrededor de 400.000 toneladas de trigo franc√©s por a√Īo”, recuerda.

Hurac√°n y lluvia

El trago es amargo para Cuba, donde la industria azucarera era un pilar económico para la isla.

Hasta 1989 fue uno de los mayores exportadores de az√ļcar del mundo, con Estados Unidos como su primer cliente hasta 1960. Despu√©s lleg√≥ la Uni√≥n Sovi√©tica, que se la compraba a precios preferenciales.

Tra√≠da de Santo Domingo por el conquistador Diego Vel√°zquez, la ca√Īa de az√ļcar hizo feliz a Cuba por siglos. Incluso el propio Fidel Castro, machete en mano, particip√≥ en la cosecha.

La ca√≠da del hermano mayor sovi√©tico precipit√≥ el declive del sector, que se aceler√≥ con la baja de los precios del az√ļcar, as√≠ como la falta de inversi√≥n y semillas, fertilizantes y pesticidas.

De los ocho millones de toneladas anuales que produc√≠a hasta principios de la d√©cada de 1990, la isla no consigue superar los dos millones de toneladas desde los a√Īos 2000.

Su participaci√≥n en las exportaciones cubanas cay√≥ desde 73% en los a√Īos 80 a 13% en 2015, representando una peque√Īa parte de las exportaciones, al lado del tabaco y el n√≠quel.

La cosecha 2017-2018 también fue devastada por el huracán Irma y una larga temporada de lluvias.

“De acuerdo con nuestra informaci√≥n, la producci√≥n de Cuba se ha reducido considerablemente respecto a lo que se esperaba [1,1 millones de toneladas de los 1,6 millones previstos] y no es sorprendente que Cuba importe az√ļcar, especialmente porque a√ļn debe cumplir los contratos de exportaci√≥n que tiene con China [400.000 toneladas]”, explica FranceAgrimer.

“Ya pas√≥ la edad de oro”

La agencia de an√°lisis agr√≠cola FO Licht espera que Cuba regrese a la normalidad de su producci√≥n en la pr√≥xima temporada, con 1,5 millones. Aunque muy lejos de la velocidad crucero que alcanzaba en los a√Īos 80.

Para el gobierno cubano, la culpa la tiene el bloqueo que Estados Unidos impone al país desde 1962 y que impide importar el equipo agrícola e industrial necesarios.

“El principal obst√°culo para el desarrollo de la isla es el embargo impuesto por los Estados Unidos”, denunci√≥ recientemente el presidente Miguel D√≠az-Canel, asegurando que esta medida busca que su pueblo est√© “condenado a morir de hambre”.

Sin duda “hay falta de recursos, falta de divisas”, admite el economista cubano Omar Everleny P√©rez, pero “tambi√©n hay factores estructurales, factores organizativos”.

La obsesi√≥n por diversificar la econom√≠a y hacerla menos dependiente del az√ļcar, ha provocado que el sector se debilite hasta alcanzar “una de las cosechas m√°s bajas de la historia, podemos decir la m√°s baja desde el principio del siglo XX. La ca√≠da de la producci√≥n de az√ļcar fue de un 40%”, explica el economista.

“Ya pas√≥ la edad de oro porque la capacidad de producci√≥n est√° reducida”, detalla P√©rez. Ahora existen solo unas cincuenta f√°bricas de az√ļcar frente a las 150 que hab√≠a, y recomienda que entre “10 a 15 de ellas” abran su capital a inversores extranjeros, siendo que varios grupos azucareros ya han demostrado inter√©s.

El proyecto de nueva Constituci√≥n, que ser√° sometido a referendo en febrero, podr√≠a facilitar las cosas porque precisamente reconoce “la importancia de la inversi√≥n extranjera para el desarrollo del pa√≠s”.

De lo contrario, advierte P√©rez, el riesgo es “no tener m√°s az√ļcar en los pr√≥ximos a√Īos”.

Paralelamente, una misión del grupo francés de ingeniería industrial Fives realiza una evaluación del sector azucarero cubano para determinar qué reformas e inversiones necesita para su recuperación.

Tendencias Ahora