Artes y Cultura
Cr√≠tica de Teatro: "Mi abuelo Horacio", esencial, l√ļdica y humana
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pocas veces el concepto juego-jugar llega a tener en escena el sentido cotidiano y trascendental que se logra en este montaje.

La actividad intr√≠nseca de la ni√Īez se funde con el juego esc√©nico en un ambiente material de ensue√Īo, opci√≥n precisa para que el personaje de la nieta narre la historia de su abuelo, seg√ļn la percepci√≥n de ojos infantiles que combinan realidad y ficci√≥n.

Lo instintivo, din√°mico y libre de lo l√ļdico, en funci√≥n de comunicar algo, esta vez permite transmitir alegr√≠a, dolor, consuelo, molestia, recuerdos, confusi√≥n, denuncia…

Un aliento que se manifiesta en el gesto actoral del elenco, la diversidad de elementos que la nieta extrae de su ropa y el universo surrealista que crean escenograf√≠a, iluminaci√≥n y m√ļsica, materialidad que sintetiza y proyecta esta historia personal y colectiva.

Pablo Caro |  "Mi abuelo Horacio"
Pablo Caro | “Mi abuelo Horacio”

‚ÄúMi abuelo Horacio‚ÄĚ forma parte del proyecto Memoria de la Luz, de AracatacaTeatro (“La Pasionaria”, ‚ÄúColibr√≠‚ÄĚ, ‚ÄúMe desordeno amor‚ÄĚ), cuyo objetivo es recuperar la memoria hist√≥rica de familiares de detenidos desaparecidos y ex presos pol√≠ticos.

Soporte testimonial

Malucha Pinto no repite fórmulas en las propuestas que dirige cuando aborda sus temas esenciales: memoria y derechos humanos.

Esta vez asume el perfil l√ļdico del cuentacuentos, a trav√©s de una matriz delicada, sin sentido propagand√≠stico y llena de detalles.

La obra se basa en la biograf√≠a de Horacio Cepeda, ex director del Instituto Chileno Alem√°n de Cultura, detenido desaparecido en 1976, seg√ļn lo recuerda su hija Antonia.

Sólido soporte es la recopilación testimonial sin intermediarios, ya que recoge el pensamiento político y el accionar democrático de Horacio y de otras voces que rescatan zonas profundas de nuestra historia reciente.

Pablo Caro |  "Mi abuelo Horacio"
Pablo Caro | “Mi abuelo Horacio”

La ficci√≥n se cuela por las fisuras de la imaginaci√≥n y los recuerdos de una ni√Īa de seis o siete a√Īos, datos duros y blandos que llegan equilibrados, por lo que la admiraci√≥n y cari√Īo hacia el abuelo no se distorsiona en un mito inalcanzable.

Por el contrario: se dibuja un ser humano cotidiano, sencillo, trabajador y consecuente que se relaciona y conversa con una ni√Īa inquieta.

Carolina Carrasco, como la nieta, y Pablo Fuentes, juguet√≥n m√ļsico en vivo, una especie de alter ego, logran un sugerente alto nivel en el trabajo actoral.

Sin abandonar el juego-jugar promueven una din√°mica con pulsaciones de amplio espectro, adem√°s de ser cre√≠bles, entretenidos y de inmediata comunicaci√≥n con el p√ļblico, tanto en la fase racional y documental del relato, como en la ficci√≥n.

Para aproximarse al ambiente surrealista, además del mundo de color y los elementos colgantes y fijos de la escenografía, son fundamentales el universo sonoro de Aníbal Pinto y las intervenciones musicales en vivo de Pablo Fuentes.

Especial menci√≥n para el dise√Īo de vestuario de Queno Delgado: el m√°gico traje de la nieta opera como una verdadera y multifac√©tica caja de sorpresas.

Museo de la Memoria. Matucana 501. Fono +569 7877 9271. Jueves 16, viernes 17, sábado 18; jueves 23, viernes 24, sábado 25, 20.30; domingo 26, 19.30. Adhesión $ 3.000.

Pablo Caro |  "Mi abuelo Horacio"
Pablo Caro | “Mi abuelo Horacio”
Tendencias Ahora