Internacional
Eduardo Galeano, referencia intelectual de la izquierda de América Latina
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Eduardo Galeano, fallecido este lunes a los 74 a√Īos de edad en Montevideo, era un periodista, cuentista y escritor uruguayo, un contador de historias que se trasnform√≥ en referencia intelectual para la izquierda con su obra “Las venas abiertas de Am√©rica Latina”.

Eduardo Hughes Galeano nació el 3 de septiembre de 1940 en Montevideo, pero para escribir adoptó su apellido materno.

Ensayista comprometido con las causas de la izquierda, exploró a lo largo de su obra en las profundidades y los contrastes de América Latina.

“Las venas abiertas de Am√©rica Latina” es su obra m√°s emblem√°tica, en la que denunci√≥ en 1971 la opresi√≥n y amargura del continente en medio de procesos dictatoriales a lo largo y ancho de la regi√≥n. Traducido a una veintena de idiomas, el libro intenta -seg√ļn palabras del propio Galeano- “explorar la historia para impulsar a hacerla”.

Ese libro fue el regalo que le llevó el ahora fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a Barack Obama, en la Cumbre de las Américas de 2009 en Trinidad Tobago, gesto que catapultó de nuevo las ventas.

Pero con una muestra de autocr√≠tica poco com√ļn, Galeano coment√≥ hace un a√Īo en una rueda de prensa en Brasilia que “no ser√≠a capaz de leerlo de nuevo. Caer√≠a desmayado. Para m√≠, esa prosa de la izquierda tradicional es aburrid√≠sima. Mi f√≠sico no aguantar√≠a. Ser√≠a ingresado al hospital”.

El escritor, cuya educaci√≥n formal no super√≥ el primer a√Īo de secundaria, afirmaba haber aprendido el arte de narrar en los viejos caf√©s de Montevideo, de los cuales era afecto y consuetudinario visitante.

“No tuve la suerte de conocer a Sherezade; no aprend√≠ el arte de narrar en los palacios de Bagdad; mis universidades fueron los viejos caf√©s de Montevideo; los cuentacuentos an√≥nimos me ense√Īaron lo que s√©”, dijo el autor en octubre de 2009 en Madrid.

“En los caf√©s descubr√≠ que el pasado era presente y que la memoria pod√≠a ser contada de tal manera que dejara de ser ayer para convertirse en ahora”, a√Īadi√≥ entonces ese mago de las palabras, que cautivaba con sus letras y con su voz.

Galeano inici√≥ su carrera period√≠stica a los 14 a√Īos, cuando public√≥ su primera caricatura en el semanario El Sol, del Partido Socialista uruguayo, bajo la firma de “Gius”, onomatopeya ir√≥nica de su primer apellido de origen gal√©s.

Entre 1961 y 1964 fue editor de la prestigiosa revista Marcha, que dirig√≠a Carlos Quijano y que era reducto de intelectuales latinoamericanos, en la que tambi√©n escribi√≥ Mario Benedetti. Luego fue director del diario independiente de izquierda √Čpoca (1964-1966).

La breve novela “Los d√≠as siguientes” (1963) y el libro de cuentos “Los fantasmas de los d√≠as del le√≥n y otros relatos” (1967) revelaron su veta literaria entre escenarios montevideanos, conflictos existenciales y atm√≥sferas sutiles.

“Vagamundo” (1973) y “La canci√≥n de nosotros” (1975, que le dio el premio Casa de las Am√©ricas) confirmaron sus dotes de narrador, mezclando la historia social con el mito y la leyenda, lo ficticio y lo testimonial.

Con la llegada de la dictadura en 1973 a Uruguay, que durar√≠a 12 a√Īos, Galeano, vinculado a corrientes marxistas, se exili√≥ en Argentina, donde fund√≥ y dirigi√≥ la revista literaria Crisis.

Dos a√Īos despu√©s se traslad√≥ a Espa√Īa, a Calella (al norte de Barcelona), donde escribi√≥ para publicaciones de ese pa√≠s y colabor√≥ con medios de Alemania y M√©xico.

En la espectacular trilog√≠a “Memoria del fuego” (I – Los nacimientos, 1982, II – Las caras y las m√°scaras, 1984, y III – El siglo del viento, 1986), Galeano revive el pasado indigenista latinoamericano, donde la historia y el presente se entrecruzan, en relatos breves de una potencia sin par.

Con la restauración de la democracia en 1985, Galeano regresó a Uruguay, donde residió desde entonces y mantuvo una prolífica producción.

En 1989 edit√≥ “El libro de los abrazos”, que el propio autor defini√≥ como “un libro sobre los v√≠nculos con los dem√°s”. Le siguieron recopilaciones de cr√≥nicas y art√≠culos, e incluso un libro sobre el popular balompie, del que era un gran fan√°tico: “El f√ļtbol a sol y a sombra” (1995).

Fiel a su postura política, tampoco faltan los relatos de los pueblos originarios, de la lucha por los recursos naturales y cuestionamientos a la guerra en Irak, a Estados Unidos, a los grandes bancos internacionales o a las multinacionales.

Obtuvo el premio Casa de las Am√©ricas en dos ocasiones (en 1975 y en 1978) y su trilog√≠a “Memoria del Fuego” recibi√≥ en 1989 el American Book Award, distinci√≥n que otorga la Universidad de Washington.

En 2010 recibi√≥ el prestigioso premio sueco Stig-Dagerman, otorgado “porque su escritura apoya en forma inquebrantable a todos aquellos que est√°n marginados y condenados”.

Tendencias Ahora