Sociedad
¬ŅQu√© pasa en la mente de un sicario?
Publicado por: Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Miguel Angel Trevi√Īo Morales, alias el Z-40, sol√≠a morder el coraz√≥n de sus v√≠ctimas, a√ļn vivas, creyendo que eso le har√≠a invencible, y reclutaba a sus sicarios oblig√°ndoles a disparar a una persona al azar. El ex l√≠der de los Zetas, detenido a mediados de 2013, ejemplifica la crueldad que ejercen los miembros de los c√°rteles para abrirse paso en el escalaf√≥n del crimen organizado.

Aunque la agresi√≥n es hasta cierto l√≠mite parte de la naturaleza humana, los cr√≠menes violentos hablan de distorsiones y enfermedades, seg√ļn el psiquiatra Christian Lukhaus, director del laboratorio de investigaci√≥n de la policl√≠nica de la Universidad de D√ľsseldorf.

‚ÄúEs una cuesti√≥n que se plantea siempre en relaci√≥n con delitos de violencia, ¬Ņes el agresor un enfermo mental o no? Eso var√≠a en cada caso individual, no se puede hablar en general sobre la situaci√≥n de un grupo de delincuentes‚ÄĚ, afirma aludiendo a las pr√°cticas de los miembros de los c√°rteles en su disputa por la supremac√≠a de un territorio.

Trastornos disociativos

Lukhaus se√Īala que puede tratarse de las distorsiones m√°s diversas que afectan la personalidad. ‚ÄúEn particular trastornos disociativos, que impiden la capacidad de sentir empat√≠a con otros seres humanos, de ponerse en sus zapatos. Generalmente esa empat√≠a conducir√≠a a una represi√≥n de conductas agresivas‚ÄĚ. El especialista destaca que la falta de empat√≠a permite a un individuo ejercer una violencia de gran magnitud, y que se trata de un trastorno de la personalidad social.

DW

DW

‚ÄúAdicionalmente existen enfermedades psiqui√°tricas que conducen a un alto riesgo de violencia, como la esquizofrenia, pero no todos los enfermos de este mal son violentos, sino un peque√Īo grupo, a menudo relacionados con alguna adicci√≥n‚ÄĚ. Otro grupo lo constituyen aquellos delincuentes violentos drogadictos. Quienes abusan de estupefacientes estad√≠sticamente est√°n predispuestos al uso de violencia.

Violencia en la ni√Īez

‚ÄúSi hubiera tenido ayuda psicol√≥gica yo creo que no hubiera pasado nada de esto en mi vida‚ÄĚ, dice Brian en el documental titulado ‚ÄúMataron a mi pap√°‚ÄĚ. El ex sicario relata que ten√≠a diez a√Īos cuando fue testigo del asesinato de su padre, cuyo cuerpo fue quemado, tasajeado y su cabeza partida a la mitad. Sentado en medio del desierto, en las afueras de Ciudad Ju√°rez, el joven relata que su infancia estuvo llena de odio y empez√≥ a ser muy violento con todos. A los 17 mat√≥ por primera vez y no lo hac√≠a por dinero, sino que le interesaba el poder, que la gente le tuviera miedo por ser mat√≥n.

Seg√ļn Lukhaus esa experiencia traum√°tica es una cicatriz a una edad muy joven, en la que falta a√ļn que concluya el proceso de madurez y de desarrollo de la personalidad. ‚ÄúEsto provoca una fuerte predisposici√≥n a manifestar un comportamiento violento, de hecho es un requisito importante para ejercer esa violencia extrema. Tambi√©n puede traducirse en una fuerte oscilaci√≥n emocional. La persona no tiene el equilibrio emocional que cuenta una personalidad madura‚ÄĚ. Lukhaus destaca que en estos casos las v√≠ctimas de violencia tienen una predisposici√≥n a convertirse despu√©s en victimarios.

No es necesario estar enfermo

Lukhaus, que trata a enfermos de psicosis, esquizofrenia y que han cometido cr√≠menes violentos, se√Īala que los asesinos a sueldo con seguridad no entran en un patr√≥n de normalidad, pero destaca que la pregunta es si tienen un cuadro genuinamente enfermizo o un trastorno mental. ‚ÄúNo es necesario llegar a eso para convertirse en asesino en serie. Ese tipo de verdugos padecen alg√ļn trastorno disociativo de la personalidad, aunada a la problem√°tica de drogas‚ÄĚ.

El experto se√Īala que la coca√≠na y las sustancias de efecto parecido provocan una fuerte secreci√≥n de dopamina, lo que conduce a una mayor predisposici√≥n a la violencia. ‚ÄúEl abuso de estas sustancias puede provocar psicosis, ambas pueden conducir a un comportamiento violento‚ÄĚ, concluye.

Tendencias Ahora