Internacional
Marina Silva, la recolectora de caucho que puede ser la primera presidenta negra de Brasil
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La ecologista Marina Silva aprendi√≥ a leer y a escribir despu√©s de los 16 a√Īos. Fue recolectora de caucho en la Amazonia, empleada dom√©stica, novicia, sindicalista, senadora y ministra. En cinco semanas, podr√≠a convertirse en la primera presidenta negra y evang√©lica de Brasil.

Esta mujer menuda de 56 a√Īos, de piel morena y con su cabello recogido siempre en un mo√Īo, pelea desde peque√Īa contra la adversidad tras nacer en la pobreza y sobrevivir a tres hepatitis, cinco malarias y una enfermedad cut√°nea llamada leishmaniasis.

Ahora lucha por arrebatarle la presidencia a Dilma Rousseff (PT, Partido de los Trabajadores, izquierda) en las elecciones de octubre, y las encuestas la dan ganadora en segunda vuelta.

Maria Osmarina Silva Vaz de Lima, candidata inesperada a la Presidencia tras la muerte de su compa√Īero de f√≥rmula Eduardo Campos, del Partido Socialista, en un accidente a√©reo el 13 de agosto, naci√≥ en febrero de 1958 en la comunidad Breu Velho, en el estado amaz√≥nico de Acre (norte).

Tuvo diez hermanos de los cuales tres fallecieron. Con los que quedaron, creció entre recolectores de caucho, saliendo desde temprano a realizar cortes en las cortezas de los árboles y luego recoger el látex que se acumulaba.

Hoy, es una ferviente defensora de valorar los recursos naturales y el desarrollo sustentable, captando la simpatía de los jóvenes.

“Con Marina hay dos factores: el emocional, tras la muerte de Campos, y el racional, que est√° captando votos de indecisos, que eran muchos, y de evang√©licos”, dijo a la AFP Andr√© Cesar, analista de la consultora Prospectiva.

- Evangélica de Estado laico -

Alguna vez estuvo a punto de ser monja católica y hoy es una ferviente evangélica. Pese a sus devociones, defiende el Estado laico que en Brasil rige desde 1988.

“Tenemos que dejar claro que, si Marina vence, Brasil no va a sufrir un retroceso oscurantista. Marina es abierta, culta, y la convicci√≥n de ella es un Estado laico”, asegur√≥ a la prensa Mauricio Rands, uno de los coordinadores de su campa√Īa.

En 2010 se declaró contraria al aborto, aunque dijo estar dispuesta a que el asunto se decida en plebiscito.

Marina, que est√° casada y tiene cuatro hijos (dos de un anterior matrimonio), tambi√©n se opone a la legalizaci√≥n de las drogas, la investigaci√≥n con c√©lulas madre y los matrimonios entre personas del mismo sexo. Pero ha aclarado que considera una “injusticia que, cuando dos personas constituyen una vida junta, una de ellas pueda perder el patrimonio com√ļn”.

- De casi monja a casi presidenta -

Marina Silva ha prometido ser la primera presidente “pobre y negra” de Brasil, donde un 51% de la poblaci√≥n es negra o mulata. Algunos analistas la llaman “Lula con faldas”, compar√°ndola con el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), un exobrero metal√ļrgico que tambi√©n fue alfabetizado a los 14 a√Īos.

En su adolescencia, buscando tratamiento a su primera hepatitis viajó a Rio Branco, capital de Acre, donde también ingresó a un programa de alfabetización y se enroló en un convento católico. Luego se graduaría como profesora de Historia.

En Acre conoció a la Teología de la Liberación e hizo un curso de liderazgo sindical rural, que dictaba el líder de recolectores de caucho, Chico Mendes.

Dejó el convento y se integró en la lucha de Mendes, participando en la resistencia pacífica contra la deforestación, junto con recolectores y sus familias. Con Chico fundó la Central Única de Trabajadores en Acre, y trabajó a su lado hasta el asesinato de éste en 1988.

Ya en las filas del PT, fue concejal en Rio Branco y en 1994 se convirti√≥ en la senadora m√°s joven de la historia del pa√≠s, con 36 a√Īos, y fue reelecta en 2002.

En cuanto Lula asumió la presidencia en 2003, la nombró ministra del Medio Ambiente, cargo bajo el cual redujo las tasas de deforestación amazónica. Pero la ecologista dejó el PT en el 2009, y aseguró éste tenía una idea de crecimiento económico basada en la destrucción de los recursos naturales y enriquecimiento a cualquier costo.

En las presidenciales de 2010, Silva ya fue una revelaci√≥n con el min√ļsculo Partido Verde, al terminar como la tercera candidata m√°s votada y cosechar casi 20% de los votos.

Hoy, los mercados financieros y empresarios la miran con atenci√≥n. “El mercado prefiere a Marina porque tiene una reacci√≥n al√©rgica a Dilma y al PT. Como parece tener condiciones m√°s claras, el mercado est√° sustituyendo sus preferencias y dejando de lado a Aecio Neves a quien prefer√≠a inicialmente”, coment√≥ a la AFP Andr√© Perfeito, economista de Gradual Investimentos.

Tendencias Ahora