Notas
¬ŅEst√°n robando en Codelco?
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Estimados BioBioChile:

El 30 de agosto fueron presentados p√ļblicamente los resultados de Codelco para el primer semestre de 2013, que arrojaron excedentes de US$ 1.806 millones. De lejos, son los peores resultados de toda la historia de la empresa, habida cuenta del volumen de producci√≥n y los precios alcanzados por el cobre y subproductos.

Ya habíamos pronosticado estos pésimos resultados de Codelco desde 2010, comentando lo que acontecería con su nueva plana ejecutiva. Estas lamentables cifras no son casuales ni el fruto de una mala administración, sino de una gestión planificada para endeudar y quebrar, arruinar a Codelco, para de esa manera crear las condiciones para su privatización.

Desde abril de 2010, las transnacionales mineras tomaron el control de la Corporación, cuando Diego Hernández asumió la presidencia ejecutiva, Thomas Keller la vicepresidencia de Finanzas, incluyendo una serie de otros ejecutivos y miembros del Directorio que venían de las mineras extranjeras.

Las transnacionales mineras pudieron ingresar a la administraci√≥n de Codelco gracias a dos hechos esenciales. Primero, el Nuevo Estatuto Org√°nico de la Corporaci√≥n establecido por la Ley 20.392, aprobado en noviembre de 2009 por el gobierno de Michelle Bachelet, el cual permite, entre otras disposiciones, que el presidente ejecutivo de Codelco sea designado por su Directorio y no por el presidente de la Rep√ļblica, como era el caso.

De dicho Directorio se sac√≥ a los ministros de Hacienda y Miner√≠a. Adi√≥s el control del Estado. Segundo, la llegada de la derecha al gobierno: cuando asumi√≥ Pi√Īera, el trabajo sucio ya estaba hecho.

As√≠ le abrieron anchas las puertas a los representantes de las transnacionales mineras para tomar el control total del Directorio y la direcci√≥n ejecutiva de Codelco. De este modo, se puso en marcha el proyecto al cual aspiraban desde hac√≠a 20 a√Īos: la privatizaci√≥n de Codelco.

La privatizaci√≥n era viable porque el programa presidencial de Sebasti√°n Pi√Īera consideraba la privatizaci√≥n de un 20% de la Corporaci√≥n. Sin embargo, las transnacionales encontraron una dificultad inesperada: a poco de asumir, Pi√Īera decidi√≥ que bajo su gobierno no se proceder√≠a a la privatizaci√≥n de Codelco.

Visto lo cual las transnacionales pusieron en pr√°ctica el plan B, que consiste en endeudar a Codelco y provocarle p√©rdidas, hasta que la opini√≥n p√ļblica acepte la idea de la privatizaci√≥n como √ļnica soluci√≥n para librarse de una empresa deficitaria.

Desde que Diego Hern√°ndez asumi√≥ la presidencia ejecutiva de Codelco sostuvimos que, pese (o gracias) a la ‚Äúexcelencia‚ÄĚ de su nueva plana ejecutiva, comenzar√≠an los malos resultados para Codelco.

Pero no imaginamos que las transnacionales irían tan rápido, tan lejos y tan fraudulentamente para destruir la empresa. Los pésimos resultados de los ejercicios 2010, 2011, 2012 y del primer semestre de 2013, son el fruto rebuscado del fraude y la estafa.

Las razones por las cuales sostenemos que estamos frente a un fraude, estafa o robo, reposan en el análisis de las ventas de la Corporación.

Para el primer semestre 2013, Codelco declar√≥ ingresos por venta de cobre de US$ 5.846 millones. Sin embargo, tomando las cifras entregadas por la misma Codelco, si multiplicamos la exportaci√≥n de 837.000 toneladas de cobre por el precio promedio del primer semestre, que fue de US$ 7.537,70/ton., los ingresos debieron ser de US$ 6.309 millones. ¬ŅC√≥mo ‚Äúdesaparecieron‚ÄĚ US$ 463 millones en ese primer semestre?

No podemos analizar todos los ingresos por venta de subproductos, porque el detalle no figura en los resultados publicados el 30 de agosto pasado. S√≥lo figura una l√≠nea: ‚Äúganancia en venta de subproductos y otros‚ÄĚ de US$ 206 millones.

La anómala forma de presentar los resultados nos impide determinar qué otros ingresos desaparecieron en el primer semestre de 2013. Para hacer comparaciones con informaciones más fiables, tomaremos los ingresos de las Memorias Oficiales de Codelco para los ejercicios 2006 y 2012, presentados en la página www.svs.cl.

En 2006, los ingresos de Codelco alcanzaron US$ 17.077 millones. La producci√≥n de cobre fue de 1.676.000 ton. y el precio promedio de US$ 6.722/ton. Multiplicando producci√≥n por precio, las ventas de cobre alcanzaron US$ 11.266 millones, o sea, el 66% de los US$ 17.077 millones del total de ingresos de ese a√Īo. Ellos inclu√≠an adem√°s las ventas de subproductos y las ganancias de filiales como Minera El Abra, Inca de Oro, Agua de Falda S.A., Codelco-Kupferhandel en Alemania, y desde el 2011 Anglo American Sur ex Disputada.

En 2012, los ingresos de Codelco fueron de s√≥lo US$ 15.860 millones, es decir US$ 1.217 millones menos que en el ejercicio 2006. Sin embargo, hubiesen debido sobrepasar los US$ 19.000 millones, ya que ese a√Īo el precio del cobre alcanz√≥ US$ 8.066/ton., un 20% m√°s que en el 2006, y la producci√≥n de 1.602.000 ton.

En claro, el 2012 ‚Äúdesparecieron‚ÄĚ m√°s de US$ 3 mil millones de ingresos por ventas.

El 2011, el precio del cobre alcanz√≥ los US$ 8.816/ton., por lo que los ingresos por ventas debieron superar en m√°s de 30% a los del 2006, para llegar a los US$ 21.000 millones. No obstante, seg√ļn la Memoria de 2011, los ingresos fueron s√≥lo de US$ 17.515. ‚ÄúDesaparecieron‚ÄĚ otros US$ 3.500 millones, m√°s otros dos mil millones que faltan en el ejercicio 2010.

En suma, entre 2010 y 2013 m√°s de US$ 10.000 millones de ingresos por ventas de Codelco han ‚Äúdesaparecido‚ÄĚ de manera absolutamente fraudulenta.

Para explicar los malos resultados de los √ļltimos a√Īos, los ejecutivos de Codelco esgrimen el aumento de los costos de producci√≥n en general, y de la energ√≠a en particular. Pero no estamos hablando de la ca√≠da de los excedentes ni de los resultados de explotaci√≥n, sino del volumen de los ingresos.

√Čstos no dependen de los costos de producci√≥n, sino √ļnicamente del volumen de la producci√≥n y de los precios de los productos que vende Codelco.

Para este an√°lisis he escogido los ingresos, porque √©stos pueden ser calculados en forma m√°s o menos precisa, sobre la base de la producci√≥n de cobre y subproductos multiplicados por sus respectivos precios, informaci√≥n que es p√ļblica. Cualquiera puede realizar los c√°lculos de los ingresos por venta, mientras que la informaci√≥n sobre los excedentes o resultados de explotaci√≥n depende de los costos o gastos, que son secretos y nadie puede verificar su veracidad, salvo los auditores de Codelco.

Es precisamente la información de los ingresos la que pone en evidencia que estamos frente una escandalosa defraudación de Codelco, por varios miles de millones de dólares.

No existe razón válida para una caída tan considerable de los ingresos de Codelco desde 2010 hasta ahora, si excluimos que el cobre y sus subproductos hayan sido exportados a precios muy inferiores a los del mercado internacional. Aquí comienza a emerger el fraude, porque ni Codelco ni ninguna minera extranjera pueden vender a precios inferiores a los del mercado internacional, porque ello está prohibido por el art. 36 de la Ley de la Renta.

Es ilegal exportar a precios inferiores al mercado internacional. A este respecto, el N¬į 4 del art. 97 del C√≥digo Tributario establece que las declaraciones maliciosamente incompletas o falsas pueden ser castigadas con presidio menor en sus grados medio a m√°ximo (de 541 d√≠as a tres a√Īos), y multas del cien al trescientos por ciento de lo defraudado.

Exportar el cobre y sus subproductos a precios inferiores al mercado constituye incluso fraude aduanero, en aplicación de las letras A y B del art. 181 de la Ordenanza de Aduanas, lo que también se castiga con presidio en su grado mínimo a medio y multas de cinco veces del valor de lo defraudado.

Es claro que exportar a precios inferiores al mercado es un delito, pero la cosa puede ser a√ļn m√°s grave: no parece factible que la totalidad del cobre y subproductos hayan sido exportados a precios inferiores al mercado. Probablemente s√≥lo una parte de esas exportaciones se hizo a menor precio y fue comprada por determinadas empresas que estaban al corriente de estos precios de remate.

¬ŅCu√°les empresas? Es aqu√≠ precisamente donde podr√≠a estar el delito m√°s grave: la asociaci√≥n il√≠cita. No ser√≠a sorprendente que empresas beneficiadas pudieran ser filiales de las transnacionales mineras para las cuales trabajaron los actuales altos ejecutivos de Codelco, entre ellas Anglo American, de donde proviene su actual presidente ejecutivo Thomas Keller y Rodrigo Toro, vicepresidente de Comercializaci√≥n.

Las mencionadas filiales, que ganaron lo que Codelco perdi√≥, podr√≠an estar domiciliadas en para√≠sos fiscales para no pagar impuestos por estas ganancias excepcionales. De este modo, las ganancias libres de impuestos pueden servir para pagar suculentas ‚Äúcoimisiones‚ÄĚ a quienes les permitieron comprar cobre y subproductos a precios de remate.

El desfalco no terminar√° mientras las transnacionales mineras sigan regentando Codelco.

Juli√°n Alcayaga O.
Economista
Presidente ONG Chile- Cobre

Tendencias Ahora