Notas
El 2012 se convierte en un a√Īo peligroso para el precio del petr√≥leo
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El pr√≥ximo 2012 se convertir√° en el a√Īo de todos los peligros para el precio del petr√≥leo, en un contexto de grave crisis y riesgo de recesi√≥n pero tambi√©n de tensiones geopol√≠ticas en Medio Oriente, que pueden lanzar al crudo en “cualquier direcci√≥n”.

Actualmente en torno a 100 d√≥lares el barril, “cualquier cosa puede pasar” con los precios del petr√≥leo, marcados por la “inestabilidad”, asegur√≥ esta semana en Viena el ministro venezolano de Energ√≠a, Rafael Ram√≠rez, al margen de una reuni√≥n ministerial de la OPEP.

“Puede colapsar la Uni√≥n Europea y venirse abajo los precios” del crudo, afirm√≥ el ministro, o que intervengan factores “impredecibles” como “una guerra contra Ir√°n o el caso de una agresi√≥n contra Siria” con lo que “el precio del petr√≥leo no s√© a d√≥nde podr√≠a llegar”, asegur√≥ recientemente el propio presidente de su pa√≠s, Hugo Ch√°vez.

En caso de que “algo suceda con los precios, cualquiera sea la orientaci√≥n, la OPEP podr√≠a convocar una conferencia extraordinaria”, antes de la prevista en junio de 2012 en su sede de Viena, anticip√≥ Ram√≠rez.

El espectro de la crisis iraní, tras el endurecimiento de las sanciones occidentales contra Teherán, pesó en la reunión de la OPEP en Viena, donde se teme que una escalada dispare los precios del crudo.

“No creemos que habr√° sanciones europeas contra el petr√≥leo iran√≠”, asegur√≥ el mi√©rcoles en Viena el ministro iran√≠ de petr√≥leo, Rostam Ghasemi, porque ello, advirti√≥, “exacerbar√≠a tensiones en el mercado”, disparando los precios.

Frente a esta hipótesis alcista, temible para los consumidores, la OPEP contempla con verdadera aprensión la posibilidad inversa de una caída brutal de los precios causada por la crisis y una eventual recesión en los países desarrollados.

Tras su reunión el miércoles de Viena, el cártel se fijó un techo de producción para sus 12 miembros de 30 millones de barriles diarios (mbd), equivalentes a su producción actual, y se cuidó en negar cualquier rol del precio del crudo en la actual crisis financiera.

“El crecimiento econ√≥mico est√° afectado por algo muy diferente de los precios del petr√≥leo”, afirm√≥ el secretario general de la OPEP, Abdal√° El Badri.

La crisis “no tiene nada que ver con el precio del petr√≥leo” sentenci√≥ por su lado Ram√≠rez. “Esta no es una crisis de la OPEP, sino del sector financiero especulativo, del sector bancario, de la deuda europea”, asegur√≥ el ministro venezolano.

En cambio, Arabia Saudita, primer productor y l√≠der del c√°rtel, teme que unos precios elevados del crudo puedan lastrar gravemente a las ya fragilizadas econom√≠as de Europa y Estados Unidos, reduciendo su consumo y, al cabo, afectando como un ‘boomerang’ a los propios intereses de la OPEP.

En este mismo registro, la Agencia Internacional de Energ√≠a (AIE) cree que las cotizaciones actuales del petr√≥leo suponen “un riesgo mayor para la recuperaci√≥n econ√≥mica en el mundo”, afirm√≥ el mi√©rcoles su economista jefe Fatih Birol, el mismo d√≠a de la reuni√≥n de la OPEP.

“Arabia Saudita hizo un trabajo magn√≠fico, y su decisi√≥n de inyectar m√°s petr√≥leo fue muy buena” dijo Birol.

Birol aludía a la anterior reunión de la OPEP, en junio, donde hubo un abierto enfrentamiento entre los querían producir más y lo hicieron (Arabia Saudita y países del Golfo, alegando pérdida de producción por la guerra en Libia) y los que se negaban a ello (Irán y Venezuela), para proteger las cotizaciones del barril.

La decisión este miércoles de la OPEP de adecuar su cuota global a su producción real, pero sobre todo la caída del euro (o subida del dólar) y la crisis financiera, provocaron un retroceso del precio del crudo.

Pero s√≥lo 24 horas antes, rumores de ejercicios militares iran√≠es en el Golfo de Ormuz hab√≠an elevado las cotizaciones del petr√≥leo, demostrando su enorme inestabilidad y reactividad, que seg√ļn los expertos ser√° la peligrosa t√≥nica en 2012.

Tendencias Ahora