Notas
Presidente del Movilh fue considerado en nuevo informe Valech
Publicado por: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez, fue calificado como una de las víctimas de violación a los Derechos Humanos de la Dictadura Militar que encabezó Augusto Pinochet entre 1973 y 1990.

As√≠ qued√≥ establecido en un nuevo informe oficial de la Comisi√≥n Asesora Presidencial para la Calificaci√≥n de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Pol√≠ticos y V√≠ctimas de Prisi√≥n Pol√≠tica y Tortura, conocida p√ļblicamente como ‚ÄúComisi√≥n Valech‚ÄĚ.

Dicha instancia reconoció como víctimas de prisión política y tortura a 9.795 personas (22.036 no calificaron) que se suman a las 27.255 reportadas inicialmente. En tanto, se reconocieron 30 nuevos casos de desaparecidos y ejecutados, agregados a los 3.195 certificados con anterioridad.

Jim√©nez inici√≥ su lucha pol√≠tica y social contra la Dictadura en 1976, cuando ten√≠a 16 a√Īos. Desde ese momento organiz√≥ diversas protestas, tomas, barricadas y eventos p√ļblicos y privados contrarios a la pol√≠tica de Estado liderada por Pinochet.

Detenido en decenas de ocasiones, el ahora activista gay padeci√≥ torturas (golpizas sistem√°ticas, desnudos contra su voluntad, aplicaci√≥n de electricidad y secuestro en maleteros de veh√≠culos policiales), siendo adem√°s relegado por seis meses a la Isla de Melinka y luego a Ca√Īitas.

Su √ļltima detenci√≥n en Dictadura se extendi√≥ por un mes y medio en la C√°rcel de San Miguel luego de que hubiese organizado una toma de terreno, aplic√°ndosele en dicha oportunidad la Ley de Seguridad Interior del Estado.

Entre otras tomas, Jim√©nez junto a m√°s dirigentes organiz√≥ las de la Unicef y de Fantasilandia, advirti√©ndose en ambos casos sobre la vulneraci√≥n a los derechos humanos padecida por j√≥venes, ni√Īos y ni√Īas.

Entre 1976 y 1979 Jiménez fue responsable de la Zona Norte de la Unión de Jóvenes Democráticos del MAPU Obrero Campesino, y luego, hasta 1982, dirigente poblacional de la Zona Norte de la Región Metropolitana, desde donde contribuyó a la organicidad comunal y vecinal contra la Dictadura

En 1983 asumió como vocero de la Coordinadora Metropolitana de Pobladores del Partido Comunista, mientras que entre 1985 y 1987 padeció las más graves detenciones y torturas de su trayectoria.

Entre 1987 y 1990 asumi√≥ como uno de los organizadores de la Coordinadora Zonal Norte de Organizaciones Sociales y del Primer Cabildo de Santiago, liderando variadas movilizaciones contra la Dictadura y coordinando variados eventos p√ļblicos de tipo pol√≠tico-cultural, como fue el regreso a Chile del grupo Inti Illimani.

A finales de la Dictadura, se filtró al interior del Partido Comunista la orientación sexual de Jiménez, lo que le valió diversos y graves episodios discriminatorios y homofóbicos que terminaron con la renuncia del dirigente a la colectividad.

En 1991, y luego de comenzar a asumir lentamente desde 1986 su propia homosexualidad, Jiménez fundó junto a variados activistas el Movilh, movimiento que preside desde el 2005 y que tiene como uno de sus principales sellos la total independencia y autonomía política, partidaria, ideológica y religiosa.

En investigaciones previas de comisiones oficiales sobre tortura y prisi√≥n pol√≠tica, Jim√©nez hab√≠a optado por no presentar sus antecedentes ‚Äúporque sent√≠a muy personalmente que la lucha emprendida no requer√≠a ning√ļn reconocimiento del Estado. Sent√≠a que bastaba mi propia convicci√≥n‚ÄĚ.

Sin embargo, el 2010, al abrirse una nueva etapa de recopilación de antecedentes, la familia y amigos/as de Jiménez lo animaron a exponer su caso ante la Comisión, enfatizándole que sí merecía ser reconocido, logrando convencerlo después de mucho tiempo.

‚ÄúRolando termin√≥ s√≥lo los estudios de ense√Īanza media. No tiene cuenta corriente, tampoco autom√≥vil, ni ning√ļn bien. Tampoco cuenta con Isapre, ni previsi√≥n, porque toda su vida y la mayor parte de todo su tiempo la ha dedicado a luchar sin pausas por los derechos humanos y siempre lo ha hecho desde el voluntariado total‚ÄĚ, se√Īal√≥ el activista gay y uno de sus amigos, Alberto Roa.

A√Īadi√≥ que ‚Äúpor eso y mucho m√°s para m√≠ y para todos quienes lo queremos, Rolando deb√≠a s√≠ o s√≠ ser reconocido por el Estado por todo lo que vivi√≥ en Dictadura. Estamos felices de que hubiese dado este paso y se decidiera a presentar sus datos. No hab√≠a duda de que calificar√≠a‚ÄĚ.

Tendencias Ahora