Notas
El historial de redes sociales se convierte en una nueva traba a la hora de postular a un trabajo
Publicado por: Jorge Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Durante mucho tiempo, las compa√Ī√≠as han hecho revisiones de los historiales ciminales y reportes financieros de sus futuros empleados de modo de conocer qu√© cosas hac√≠an anteriormente.

Sin embargo, ahora esta situaci√≥n ha alcanzado las redes sociales ya que algunas compa√Ī√≠as le est√°n pidiendo a sus postulantes pasar por un chequeo de sus redes sociales antes de ser contratados.

As√≠ lo indic√≥ The New York Times respecto de la compa√Ī√≠a ‘Social Intelligence’ (Inteligencia Social), formada hace un a√Īo, que busca en Internet todo lo que el candidato haya dicho o hecho en los √ļltimos siete a√Īos.

Luego, se encarga de armar una carpeta con toda la informaci√≥n negativa que coincida con alg√ļn criterio en especifico: comentarios racistas, referencias a drogas, fotos sexualmente expl√≠citas, mensajes de texto o videos, despliegues con armas o bombas que sean una clara referencia a una actividad violenta, etc√©tera.

“No somos detectives” dijo Max Drucker, director jefe de la compa√Ī√≠a que tiene su base en Santa Barbara, California (EEUU). “Todo lo que nosotros recopilamos es absolutamente p√ļblico en Internet”.

Asimismo, Drucker indic√≥ que su meta es realizar un chequeo previo de los postulantes para ayudar a las compa√Ī√≠as a cumplir su obligaci√≥n de tener pr√°cticas de empleabilidad justas y consistentes mientras se protege la privacidad del candidato.

Por ejemplo, se menciona que en sus reportes saca cualquier referencia a la religi√≥n, raza, estado civil, discapacidad o cualquier otra informaci√≥n protegida por ley; temas sobre los que las compa√Ī√≠as no debiesen preguntar durante una entrevista de trabajo.

De acuerdo a la empresa, los candidatos además deben aceptar que este chequeo de información les sea realizado.

Por otra parte, Marc S. Rotenberg, presidente del Centro para la Informaci√≥n Electr√≥nica que tiene su base en Washington, expres√≥ que los empleados tienen derecho a recoger informaci√≥n para tomar una decisi√≥n respecto a la experiencia laboral de un postulante, pero tiene muy claro que “los empleados no debiesen ser juzgados por lo que hacen en sus vidas privadas fuera del √°mbito laboral”.

Menos de un tercio de la informaci√≥n recabada por la compa√Ī√≠a de Druckers viene de plataformas sociales grandes como Facebook, Twitter o MySpace.

√Čl ha dicho que mucha de la informaci√≥n negativa sobre los candidatos proviene de b√ļsquedas muy profundas de informaci√≥n dentro de la red, principalmente de comentarios en blogs o aquella publicada en peque√Īos sitios sociales como Tumblr, “The Blogging Site”, as√≠ como de grupos de usuarios de Yahoo!.

Tendencias Ahora