Profesoras jubiladas de La Araucanía apoyaron a 4 mil familias para que niños aprendieran a leer

Creditos: Fundación AraucaníAprende
Por Camila Mennickent
Con información de Comunicado de Prensa.

Con información de Comunicado de Prensa

Martes 22 diciembre de 2020 | Publicado a las 12:32 · Actualizado a las 12:43

visitas
visitas

“Mi hijo leía silábicamente y ha avanzado mucho”, comentó la madre de uno de los beneficiados del plan Rescate Lector Remoto de Fundación AraucaníAprende. En total, fueron más de 4 mil familias que participaron del apoyo virtual.

El proceso de aprendizaje de lectura requiere dedicación, atención y el apoyo adecuado. Esta habilidad, podría haberse visto afectada debido a la pandemia y el cambio de modalidad en la educación. Sin embargo, esto no detuvo la misión de Fundación AraucaníAprende.

Fueron niños y niñas de primero a segundo básico, de escuelas con altos índices de vulnerabilidad social, quienes aprendieron a leer y mejoraron su vocabulario gracias a la labor de la fundación en alianza con el Ministerio de Educación.

Originalmente el Programa Fomento Lector, que funciona con docentes ya retirados, se desarrollaba presencial, sin embargo, cambió a Rescate Lector Remoto, mutando a una enseñanza virtual. Cuatro mil familias de las 32 comunas de la región fueron beneficiadas, semana a semana, con sesiones de apoyo para el aprendizaje lector.

“Para uno como mamá que no tiene experiencia en enseñar como profesora, siempre toda ayuda es muy bienvenida. Mi hijo leía silábicamente y ha avanzado mucho. Ahora es capaz de leer solito una lectura del libro “Leo Primero” y no tengo que leerle los enunciados de las actividades que tiene que hacer en la escuela. Y, cuando la profesora le pide que lea lo hace sin sentir miedo a equivocarse”, afirmó en un comunicado de la fundación, la apoderada de la Escuela Aguas y Gaviotas de Toltén, Katherine Lefio.

En la misma línea, la apoderada de la Escuela Particular María de la Ribera de Temuco, señaló que “las clases virtuales fueron de mucha ayuda para mi hijo. Las tareas de la escuela son distintas, más estructuradas. En cambio, las de la profesora del Rescate Lector Remoto eran de una mayor comprensión, hacían a mi hijo pensar y explicar lo que entendía. Amplió su vocabulario y ahora se expresa mejor”.

Desde la fundación explicaron que su equipo está compuesto por cuatro coordinadores y más de 180 profesionales “que trabajaron junto a las familias para que los niños aprendieran a leer este año 2020”.

De esta forma, la fundación concluyó en que no fue un año perdido.

Ver los comentarios

Lo último