Nacional
Lunes 19 marzo de 2018 | Publicado a las 20:20 · Actualizado a las 09:21
Los sueldos imposibles que "quebraron" a la Municipalidad de Viña del Mar
Publicado por: Manuel Cabrera La información es de: Eduardo Macias
¿Encontraste algún error? Avísanos visitas

El cuestionado modelo de pago de horas extras para los funcionarios de la Casa Consistorial de la Ciudad Jardín se implementó hace más de 2 décadas, generando elevadas remuneraciones por turnos imposibles de concretar en la realidad y que fueron impugnados por la propia Contraloría General de la República en 2015, algo que el municipio habría desestimado, optando por persistir en naturalizar una práctica que para muchos, es una de las grandes causas de la debacle económica de la comuna.

Radio Bío Bío accedió y revisó, vía Ley de Transparencia, todas las plantillas de sueldos de directivos, trabajadores de planta y contrata del municipio del último año, y constató que durante ese período, dichos pagos beneficiaron a un porcentaje que mes a mes, bordeaba al 70% del total del personal municipal.

Lee también: Viña del Mar: ediles estiman que déficit comunal doblaría a lo indicado desde el municipio

El pasado 14 de marzo, el recién asumido diputado del Partido Socialista, Marcelo Díaz, llegó hasta la Contraloría Regional en Valparaíso con el objetivo de solicitar que investigue las reales causas del profundo déficit económico que afecta a la Municipalidad de Viña del Mar, el cual alcanza, según la Comisión de Finanzas del Concejo de esta comuna, los 13.456 millones de pesos hasta noviembre de 2017. Tras dar declaraciones a los medios de comunicación que estaban ese día, se detuvo brevemente a conversar con los periodistas, sobre cuál o cuáles serían las razones de la crisis.

Al poco rato, el controvertido pago de horas extras a directivos y funcionarios que se realiza en la administración de la alcaldesa Virginia Reginato, nuevamente salió a la palestra. Una práctica que sólo durante 2017, le significó un gasto cercano a los 3.000 millones de pesos a la ciudad, para pagar jornadas que, en concreto, son imposibles de realizar. Un secreto a voces sobre el que nadie ha reaccionado, o no ha querido hacerlo.

En paralelo, el Municipio de Viña del Mar anunció que una de las principales medidas para enfrentar la crisis en el erario comunal era recortar o suprimir aquellos pagos por horas extra de los 31 funcionarios con cargos directivos. En concreto, aquellos trabajadores con dicho rol alcanzan apenas el 3,09% de la dotación de planta y a contrata.

En 2015, el mismo órgano contralor ya había advertido sobre esta irregularidad, revisando casos de funcionarios con distinto grado. Pese a sus lapidarias conclusiones, hasta la fecha no han habido cambios concretos, y durante todo este período, los cuestionados pagos de horas extras siguieron realizándose de la misma manera.

Números bajo la lupa

Tal como lo decreta la actual Ley N° 20.285 de Transparencia y Acceso a la Información, la Municipalidad de Viña del Mar publica constantemente distintos documentos sobre el quehacer comunal en su sitio web. En el ítem 1.4, sección “Personal”, mes a mes se suben a la red las plantillas con las nóminas de los trabajadores que hasta la fecha, se desempeñan en las distintas reparticiones de la ciudad.

Hasta febrero de 2018, son 2.393 los hombres y mujeres que son parte de la administración del municipio: 679 funcionarios de planta, 1.116 bajo el sistema de honorarios y 323 a contrata, quienes son normados por el llamado “Estatuto Administrativo” que rige para los trabajadores que se desempeñan en el aparataje público; los otros 275 restantes, quedan sujeto al Código del Trabajo.

En esos listados, se puede revisar el nombre e identificación de la persona, profesión y cargo dentro del municipio, y el detalle de la estructura de sus remuneraciones. De igual manera, se describe, por cada trabajador, la composición de sus ingresos, en base a una sumatoria de estos, entre sueldos base, asignaciones municipales, y otros bonos derivados de distintas normativas vigentes. Además, se pueden revisar, funcionario a funcionario, las horas extras supuestamente realizadas por cada uno de ellos durante cada mes.

Sólo durante febrero de 2018, de los 679 funcionarios de planta, 545 -supuestamente- realizaron más de 80 horas extras, es decir, un 80,26% del total. De los 31 que poseen cargos directivos, 13 habrían hecho similar cantidad de horas trabajadas. En cuanto a estos últimos, todos excepto un caso, poseen rentas brutas mensuales que superan los 3 o 4 millones de pesos. La situación de los trabajadores a contrata es similar. De una dotación total de 323 funcionarios con este régimen laboral, 197 de ellos aparentemente realizaron la misma cantidad de horas extras en el mismo período, es decir, el 60,9%.

Sólo entre enero y diciembre de 2017, los funcionarios de planta del municipio viñamarino habrían realizado, según los informes emitidos por la administración comunal, 879.428 horas extras. Esto quiere decir que, en promedio, cada uno de estos trabajadores realizó 107,9 horas mensuales, 27 a la semana. Para llevar esto a la realidad, una opción sería haber trabajado en total, 13,4 horas de lunes a viernes, o en su defecto, hacer turnos días sábado y domingo, cada uno de 13,5 horas, sin derecho a días festivos, feriados legales, licencias médicas ni permisos de ningún tipo. El Artículo 65 del Estatuto Administrativo señala de manera textual que “la jornada ordinaria de trabajo de los funcionarios será de cuarenta y cuatro horas semanales distribuidas de lunes a viernes, no pudiendo exceder de nueve horas diarias”.

Más adelante, el mismo cuerpo normativo dice que “los trabajos extraordinarios se compensarán con descanso complementario. Si ello no fuere posible, aquellos serán compensados con un recargo en las remuneraciones”, disposición que en la práctica, a partir de las cantidad de horas supuestamente realizadas, no se podría llevar a cabo.

Los “superhombres” de las Direcciones Municipales

Pese a que los cuestionados pagos de horas extras se realizan de manera transversal a trabajadores de planta y de contrata, desde la administración municipal se sindica a los pagos de 31 funcionarios con cargos directivos como los únicos con números cuestionados y sujetos a revisión. Sin embargo, y pese a que muchos de ellos son habitualmente requeridos por la prensa por distintas aristas del quehacer diario de la administración de una comuna profundamente mediática, en relación a este tema sus nombres nunca han sido revelados.

Según lo revisado en las planillas de personal, los ejemplos son varios, e incluso algunos de ellos mantienen una constante. Según la información entregada en dichos informes, el director de Personal del municipio, Manuel Jesús Echeverría, mes a mes –con excepción de mayo- habría realizado exactamente la misma cantidad de horas extras durante todo el año pasado: 125. Su remuneración bruta mensual llegó a los $4.733.633.

Patricio Moya Márquez, director de Operaciones y Servicios de la casa consistorial viñamarina, durante 2017 habría realizado un promedio mensual de 127 horas extras, enterando una remuneración bruta que nunca bajó de los 5 millones de pesos. En enero de 2017, aparentemente fue el período donde la carga laboral se acrecentó, trabajando un total de 165 horas extraordinarias, y recibiendo un sueldo de $6.329.221.

Adison González, director y encargado de Concesiones de la comuna –entre ellas la cuestionada licitación de los parquímetros en la Población Vergara– trabajó un promedio de 170 horas extras al mes. En marzo del año pasado, enteró un total de 213, y un sueldo bruto de $4.543.799.

Vladimir Espinoza Burgos, director de Comunicaciones y Programas Estratégicos, realizó un promedio mensual, en todo 2017, de 142 horas mensuales. En mayo fue el de mayor cantidad, con la presunta realización de 152 horas extras, lo que le valieron una remuneración total de $6.413.422.

Jorge Cafena Garfe, director de Mantención y Reparación de Vehículos, cada mes realizó una cantidad de horas extras que se acercaban a un promedio mensual de 106. Marzo habría sido el mes de más intensidad laboral, ya que lo concluyó realizando 164, con un sueldo de $4.817.165.

Alamiro Arias Lazo, director (s) de Tránsito del municipio, cerró el mes de abril de 2017 con un total de 188 horas extras, 70 de ellas pagadas con el recargo del 25%. Su liquidación de sueldo tenía renta bruta de $4.191.188. Cabe destacar que tanto este como los casos anteriores, son sólo un puñado de varios ejemplos.

De la cantidad de horas extra supuestamente trabajadas por los funcionarios municipales, la ley distingue que aquellas que se realizan de manera inmediata tras el término de la jornada laboral, se pagan con un recargo de un 25%. De estas, pueden realizarse como máximo 40 al mes, y sólo pueden ser ejecutadas durante días hábiles. A un ritmo de dos horas extras trabajadas diariamente, en 20 días puede enterarse el total permitido por la normativa. Cuando el reloj marca las 21:00 horas, estas tienen un incremento del 50%.

Ese mismo incremento en su valor se aplica para las horas extras realizadas los días sábados, domingos, festivos, y tras la hora antes mencionada. Estas tienen un tope de 130 al mes. De esta manera, en la práctica sólo pueden destinarse 10 horas de cada día del fin de semana para materializarlas. Para llegar al tope máximo, cubriendo las 50 restantes, estas podrían y deberían hacerse siempre después de las 21:00 horas, retirándose cada funcionario, tras realizar 2,5 horas, a las 23:30.

Al respecto, el exdirector de Personal del Municipio de Viña del Mar, Vicente Fraile, señala que “supongamos que un funcionario tiene 40 horas extra al 25%, quedándose todos los días después de su jornada laboral ordinaria, que concluye a las 17:30, y sale a las 19:30. Recordemos que además, dicho trabajador tiene horas al 50% y que debe realizar parte de ellas en días hábiles después de las 21:00 horas. Entonces, cabe suponer que debe retirarse a las 19:30 para volver a las 21:00 horas. Para empezar a cumplir sus horas del 50%, debería quedarse trabajando gratis durante 2 horas”.

Estos números ya habían sido revisados por la Contraloría General de la República, y derivaron en un informe publicado el 27 de agosto de 2015, que analizó las horas extras de todo el municipio, en el período comprendido entre el 31 de marzo de ese año y el 1 de enero de 2014.

Se detectó que 443 funcionarios de planta, habían efectuado cada mes, una cantidad de horas extra que el órgano contralor definió como “imposibles físicamente”. De igual manera, en sus consideraciones finales señala que los mecanismos de control de asistencia y de la jornada laboral no estaban “debidamente formalizados”. Todo lo anterior derivó en un sumario administrativo ordenado por la misma entidad.

Durante todos los meses auditados en esa ocasión, la cifra que bordeaba los 400 casos se repetía mes a mes, número similar al mismo segmento de trabajadores beneficiados con horas extraordinarias durante 2017 y los primeros meses del año en curso. Incluso, el documento se ponía a disposición del Ministerio Público para el eventual inicio de una investigación ante posibles responsabilidades civiles o penales. Hasta la fecha, la Fiscalía no ha tomado ningún curso de acción.

El origen y un acuerdo transversal

Vicente Fraile Riveros, asistente social de profesión, llegó al Municipio de Viña del Mar en 1990, bajo la administración del fallecido exalcalde Juan Luis Trejo. Durante sus primeros años al interior de la casa consistorial, se desempeñó en cargos ligados de manera más directa a su formación profesional, ocupando puestos directivos en las áreas desarrollo vecinal y planificación. En 2003, cuando la jefatura comunal estaba en manos de Jorge Kaplán, quedó abierta la vacante para encabezar la Dirección de Departamento de Personal, un rol que Fraile reconoce, aceptó a regañadientes.

Pasó poco más de un año, y Kaplán perdió el sillón municipal a manos de Virginia Reginato, quien ganó las elecciones del 31 de octubre de 2004 con un 47,8% de los votos. Una vez ya instalada en su rol, la nueva alcaldesa sostuvo las primeras reuniones con los directores de las distintas áreas que componen el municipio. Según Fraile, ese era el momento idóneo para solicitar que fuese sacado de un cargo con el cual nunca se sintió cómodo. La petición la hizo, pero la nueva autoridad municipal no acogió su propuesta, e incluso, le endosó un grado mayor de compromiso.

“Junto con pedirme que me mantuviera en el cargo, la nueva alcaldesa me planteó que desde su llegada, el rol de Director de Personal pasaría a ser considerado como aquellos nombramientos definidos como de estricta confianza de la jefatura comunal, tal como algunos que naturalmente lo son, como Desarrollo Comunitario, Asesoría Jurídica, entre otros”, dice Fraile. Ahí permaneció casi una década, hasta diciembre de 2013.

Ahí, Vicente trabajó de cerca y de manera mancomunada con gran parte de los directores de otras áreas en los distintos quehaceres del municipio, todos con distintos tipos de requerimientos y necesidades, entre las que se incluía, la eventual disposición de horas extra de trabajo –con su correspondiente pago- si las circunstancias así lo requiriesen. Esta última medida, comenzó a implementarse a mediados de la década de 1990, cuando Fraile aún no asumía en su rol directivo que Reginato le solicitó continuar.

“El sistema de horas extras fue diseñado por el equipo del exalcalde Rodrigo González, pero a mi parecer, con una concepción muy distinta a lo que terminó convirtiéndose. El Director de cada departamento del municipio pedía una cantidad de horas extras, a partir del trabajo y las necesidades propias de cada unidad”, señala Vicente. Inmediatamente después, aclara que este nuevo modelo fue acordado con las distintas asociaciones gremiales de funcionarios del Municipio.

Hasta la fecha, son cuatro las asociaciones que representan a los funcionarios que son parte de la municipalidad de la Ciudad Jardín. De ellas, las tres que existían en ese entonces acordaron de manera transversal, apoyar la implementación de la medida, la cual, a juicio de Fraile, nació con el objetivo inicial de incrementar, en la práctica, los ingresos mensuales de aquellos trabajadores con menor tiempo en sus puestos, y que en concreto, les era extremadamente complejo ascender dentro de sus respectivas unidades, por cuanto esta posibilidad en prácticamente todos las áreas, sólo se dirimía a partir de la antigüedad, y no el mérito.

Ante este escenario adverso, asegura, era natural que aquellas personas más jóvenes tendiesen a dejar de lado la posibilidad de permanecer dentro de las filas municipales, y optasen por el mundo privado. La puesta en marcha de este nuevo sistema no sólo incrementaba los sueldos, sino que además, los dejaba en un estándar más similar al del resto del mercado laboral, transformando así a la casa consistorial en una plaza laboral con mayor atractivo, y así mismo, le entregaba la posibilidad de poder valerse de trabajadores con mayores niveles de calificación.

Pero con la llegada de la administración de Virginia Reginato, y la natural instalación de aquellos militantes e involucrados en el trabajo territorial que le permitieron llegar a la alcaldía, todo habría desarrollado un giro definido por Fraile como “perverso”, ya que el modelo sería la plataforma para poner en la marcha la máquina de clientelismo político en la que se transformó la gestión interna del nuevo municipio viñamarino.

En 2013, Vicente Fraile dejó su cargo y pidió ser trasladado a otra área en la que se desempeñó su último año, antes de jubilarse. El cargo lo ocupa actualmente el director(s) Marcelo Quezada Pulido.

Los Concejales de Viña del Mar y un inexistente rol fiscalizador

El Estatuto Administrativo vigente en nuestro país señala, en su artículo número 61, letra K, que es obligación de todo funcionario público el “denunciar ante el Ministerio Público o la policía si no hubiere fiscalía en el lugar en que el funcionario presta servicios, con la debida prontitud, los crímenes o simples delitos y a la autoridad competente los hechos de carácter irregular, especialmente de aquéllos que contravienen el principio de probidad administrativa regulado por la ley Nº 18.575”.

La concejala PPD Marcela Varas reconoce que el haber implementado la medida de reducir las horas extras sólo para los cargos directivos es una decisión insuficiente, pero advierte que “podría ser un buen comienzo, para empezar a tomar decisiones más de fondo, porque simplemente es imposible trabajar todas esas horas de manera efectiva. Además, esta estrategia debe insertarse dentro de una serie de medidas más transversales”. Por su parte, el edil UDI Jaime Varas, quien es miembro de la Comisión de Finanzas del Municipio, aseguró que “hasta la fecha, no he recibido ningún tipo de información sobre hechos anómalos referentes al pago de las horas extra de ningún funcionario de la administración comunal”. Radio Bío Bío también solicitó la versión de la casa consistorial viñamarina, y hasta el momento, no se ha recibido respuesta alguna.

Denuncias previas y lo que viene por delante

Los primeros antecedentes relativos a investigaciones sobre esta práctica se remontan a 2008. En ese entonces, el abogado y miembro de la Fundación “Viña Transparente”, Javier Gómez, interpuso ante el Juzgado de Garantía de esa comuna una querella por Fraude al Fisco “contra todos aquellos que resulten responsables”. Varios de los nombres incluidos en esa acción judicial, se repiten en los sueldos con horas extras pagados durante febrero. Una de las últimas audiencias ocurrió el 20 de noviembre de 2014, cuando el Ministerio Público comunica a la Magistrado Loreto León, su intención de no perseverar en dicha causa. Una acción similar intentaría 4 años más tarde, cuando en 2012 llevó adelante la misma acción legal. En esa ocasión, la Fiscalía tampoco siguió adelante.

Al respecto, Gómez señaló que “esto es un ejemplo del cuestionamiento serio al Ministerio Público, el cual fue ordenado de investigar y perseguir estos delitos, pero también de aquellos organismos dentro de la administración municipal que están llamados a fiscalizar este tipo de hechos, como el departamento jurídico e incluso los propios concejales. Todos han guardado un silencio cómplice”.

Pero a estas iniciativas, este miércoles 21 de marzo agregaría una tercera: Gómez presentará en la Corte de Apelaciones de Valparaíso un recurso de protección en contra de la administración de Virginia Reginato, la cual se suma a las últimas iniciativas relativas a este tema, tal como la mencionada solicitud a Contraloría del diputado Marcelo Díaz.

A continuación puedes revisar los documentos relacionados:

URL CORTA: http://rbb.cl/jnz9
Tendencias Ahora