Vida Actual
Lunes 30 julio de 2018 | Publicado a las 10:56
Síndrome de Piernas Inquietas: el desconocido trastorno que padece un 13% de los chilenos
Publicado por: Denisse Charpentier La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es una enfermedad de origen neurológica, que produce molestas sensaciones en las extremidades, principalmente en las piernas, al permanecer sentado o acostado por un período prolongado.

La neuróloga de Centros Médicos Vidaintegra, Dra. Carolina Gallegos, explica en qué consiste este trastorno, cuáles son los síntomas y se refiere a las opciones de tratamientos que existen para combatirlo.

La mayor√≠a de las personas que presentan este s√≠ndrome, aseguran que las molestias son dif√≠ciles de describir, ya que no corresponden precisamente a un dolor, calambre ni hormigueo, sino que se trata de una sensaci√≥n desagradable en lo profundo e interior de las piernas, cuyo alivio se logra al caminar, apretar la musculatura con las manos, dar peque√Īos golpes, frotar o poner las extremidades bajo agua fr√≠a. El malestar tiene diferentes intensidades, llegando incluso a producir severos cuadros an√≠micos como de ansiedad o depresi√≥n.

El SPI o enfermedad de Willis-Ekbom, genera repercusiones importantes en la calidad de vida de las personas afectadas, ya que se manifiesta hacia finales del d√≠a, por lo que impide conciliar el sue√Īo de forma agradable y reponedora. As√≠ lo explica Gallegos, quien agrega que este trastorno ‚Äúprovoca s√≠ntomas como exceso de somnolencia, desconcentraci√≥n e irritabilidad, sumado a la alteraci√≥n del sue√Īo de la persona que comparte la habitaci√≥n‚ÄĚ.

A nivel mundial, las estad√≠sticas indican que entre un 10 y 15% de la poblaci√≥n adulta padece esta patolog√≠a, que se da principalmente en mayores de 50 a√Īos. En Chile, se estima una prevalencia del 13%, sin embargo, hasta ahora no existen estudios exactos debido a las dificultades para diagnosticar la enfermedad, sumado a que los afectados tienden a no consultar con un especialista.

¬ŅC√≥mo reconocerlo?

Para un buen diagn√≥stico, es necesario tener en cuenta la existencia de familiares con el mismo trastorno, antecedentes de respuesta a f√°rmacos dopamin√©rgicos (tratamiento para la enfermedad) y la presencia de movimientos peri√≥dicos de las piernas durante el sue√Īo, e incluso algunas veces durante la vigilia en m√°s de un 80 % de los casos. La evoluci√≥n del SPI suele ser cr√≥nica y lentamente progresiva.

Este s√≠ndrome suele ser confundido con la enfermedad denominada ‚ÄúMovimiento Peri√≥dico de Extremidades durante el Sue√Īo‚ÄĚ (PLMS) que consiste en movimientos estereotipados, es decir, aparecen peri√≥dicamente durante la noche, con una duraci√≥n que puede variar desde minutos a horas. Se caracteriza por la extensi√≥n del pie y primer dedo, con flexi√≥n de tobillo, rodilla y cadera, tipo sacudida, mientras el paciente duerme.

Otros diagn√≥sticos diferenciales son la acatisia (inquietud motora), trastornos del sue√Īo REM, mioclon√≠as h√≠pnicas, -fen√≥meno de sacudidas de una o varias partes del cuerpo al iniciar el sue√Īo, las cuales se consideran normales-, poli-neuropat√≠as, ansiedad, entre otras patolog√≠as.

‚ÄúSi la enfermedad no es bien detectada, a trav√©s de una adecuada entrevista al paciente, puede ser confundida con otras condiciones que afectan el tiempo y calidad de sue√Īo. De ah√≠ la importancia de consultar a un especialista para identificar la condici√≥n cl√≠nica y efectuar el tratamiento adecuado‚ÄĚ, explica Gallegos.

Tratamiento

La neuróloga aclara que cuando ya ha sido identificada la condición clínica como Síndrome de Piernas Inquietas, el tratamiento debe considerar los siguientes factores:

* Edad.

* Frecuencia de aparición de los síntomas.

* Severidad de los síntomas.

* Afectación de la calidad de vida.

* Existencia de comorbilidades.

* Tratamientos previos.

* Si la causa es primaria o secundaria a alguna condición metabólica corregible.

Se debe tener en cuenta que el tratamiento de SPI no es curativo y no evita el curso de la enfermedad. En cambio, lo que busca es adquirir y/o corregir una adecuada higiene de sue√Īo. Por ello, considera el uso de medicamentos como agonistas dopamin√©rgicos y suplementos de fierro que incluso puede llegar a ser de uso endovenoso. En algunos casos, tambi√©n se pueden utilizar antiepil√©pticos, opi√°ceos, y otros como benzodiacepinas, antidepresivos y acupuntura, como complemento a la terapia.

Si tienes sospechas de padecer SPI, la especialista recomienda ser evaluado por profesionales en esta materia, quienes determinar√°n la intensidad de los s√≠ntomas para obtener un buen diagn√≥stico y analizar las alternativas de tratamiento ‚Äďfarmacol√≥gico o no- que m√°s se adecuen a su enfermedad.

Tendencias Ahora