Región del Maule
Domingo 21 julio de 2019 | Publicado a las 13:43 · Actualizado a las 10:32
La trama del asesinato de Aylin Fuentes que podría llevar a la cárcel de por vida a dos involucrados
Por Nicol√°s Parra
La información es de Diario El Centro
visitas

A las 13:12 horas del pasado viernes está consignado en el certificado de envío de escrito que el fiscal de Talca, Francisco Soto, con especialidad para investigar crimen organizado y tráfico de drogas, ingresó un documento de 28 páginas en la casilla de la oficina judicial virtual del Juzgado de Garantía de esta ciudad.

Se trataba -nada menos- que de la acusaci√≥n que constituye el punto culmine de la investigaci√≥n por el crimen de la joven Aylin Fuentes, ocurrido el 26 de diciembre de 2018. El cuerpo de la v√≠ctima, conocida cari√Īosamente como ‚ÄúLa Negra‚ÄĚ entre sus familiares, amigos y vecinos, fue encontrado el 6 de enero de 2019. El cad√°ver estaba semidesnudo y atado de manos por la espalda.

En un principio, el caso criminal fue un enigma. Pero faltó poco tiempo para que comenzaran a caer todos los involucrados, entre ellos, uno sindicado como autor material e inductor, al mismo tiempo, más otros cinco autores directos y dos encubridores.

Orden a “los perros”

La acusaci√≥n del fiscal Soto, presentada justo 10 d√≠as despu√©s del momento en que comunic√≥ el cierre de la investigaci√≥n, en audiencia judicial, recuerda que el d√≠a de Navidad, Aylin Fuentes, en compa√Ī√≠a de una amiga, recibi√≥ de manos de Fabi√°n Andr√©s Jofr√© Hormaz√°bal, alias el ‚ÄúTuerto Fabi√°n‚ÄĚ, una bolsa con pasta base de coca√≠na.

El objetivo era vender dicha droga y, luego, pagar 60 mil pesos a Jofré Hormazábal. El documento advierte que, contrariamente, Aylin y su amiga consumieron la totalidad de la droga, sin realizar venta alguna.

Por ello, a√Īade que Jofr√© Hormaz√°bal env√≠o a sus ‚Äúsicarios‚ÄĚ o ‚Äúperros‚ÄĚ ‚Äďcomo se les conocen del hampa- a cobrar venganza.

Seg√ļn la fiscal√≠a, este sujeto los instruy√≥ que incluso mataran a las dos mujeres. As√≠, algunas horas despu√©s, los menores apodados ‚ÄúEl Zafrada‚ÄĚ (NO corresponde al ni√Īo que se hizo famoso por un video tras el terremoto), ‚ÄúEl Churri‚ÄĚ, ‚ÄúEl Jefferson‚ÄĚ y ‚ÄúLa Jana‚ÄĚ, liderados por Segundo Manuel Rosales Quezada, alias ‚ÄúEl Chundo‚ÄĚ, cumplieron con esta orden y salieron en b√ļsqueda de Aylin y su amiga.

Arma y dinero

La acusaci√≥n detalla que el grupo andaba en un auto de color rojo, conducido por ‚ÄúEl Zafrada‚ÄĚ, en el cual recogieron a las dos j√≥venes en la Poblaci√≥n San Miguel del Piduco, para enga√Īarlas e invitarlas a consumir alcohol y drogas. As√≠ las futuras v√≠ctimas se subieron al veh√≠culo y el grupo lleg√≥ hasta los quinchos del r√≠o Claro.

Previamente concertados, tambi√©n acudi√≥ hasta ese lugar el ‚ÄúTuerto Fabi√°n‚ÄĚ. All√≠, este sujeto le entrego un arma de fuego y dinero a Segundo Rosales, para que matar a Aylin Fuentes, repitiendo el ofrecimiento de una compensaci√≥n econ√≥mica para ‚ÄúEl Zafrada‚ÄĚ y ‚ÄúEl Jefferson‚ÄĚ. El grupo pas√≥ la medianoche en ese mismo sector.

A las 03:00 horas del d√≠a siguiente -26 de diciembre- decidieron caminar hasta las cercan√≠as del estero Piduco con la Circunvalaci√≥n Norte, un lugar que ‚Äďseg√ļn la acusaci√≥n- hab√≠a sido previamente elegido por los antisociales, por cuanto es un sector aislado y sin tr√°nsito de personas. A ello se sumaba la superioridad num√©rica de los imputados.

“Hay que matarla”

La fiscal√≠a subraya que ‚ÄúLa Jana‚ÄĚ apunta a Aylin y grita ‚Äúa esta huevona hay que matarla porque se fundi√≥‚ÄĚ y, acto seguido, los otros menores y ‚ÄúEl Chundo‚ÄĚ, comenzaron a agredir a dicha v√≠ctima. Entre los violentos ataques, ‚ÄúEl Zafrada‚ÄĚ la golpea en el cr√°neo con un arma, mientras los otros menores la amarran de pies y manos.

Ayline respond√≠a ‚Äúd√©jenme tranquila‚Ķ Les pago las bolsas‚ÄĚ, recibiendo como respuesta amenazas de muerte. En el intertanto, la amiga y testigo logr√≥ escapar, dando paso a que el grupo comenzara a desnudar a su v√≠ctima, reiterando los golpes. La agresi√≥n termin√≥ cuando el ‚ÄúTuerto Fabi√°n‚ÄĚ la estrangul√≥ con sus manos.

Luego, el grupo lanz√≥ el cad√°ver de Aylin al r√≠o y Jofr√© Hormaz√°bal les pag√≥ 100 mil pesos a los tres menores hombres y al ‚ÄúChundo‚ÄĚ. De all√≠, la acusaci√≥n salta al 12 de marzo, cuando se frustr√≥ un operativo policial de detenci√≥n del ‚ÄúTuerto Fabi√°n‚ÄĚ, atribuyendo responsabilidad a Italo Iv√°n Molina Aravena y Mar√≠a Jos√© Campos Guti√©rrez.

Acusación

En la parte medular, la fiscal√≠a sostiene que el asesinato de Aylin Fuentes es un homicidio calificado, con las circunstancias de alevos√≠a, premio o promesa remuneratoria, ensa√Īamiento y premeditaci√≥n.

En cuanto a Jofré Hormazábal, se le acusa tanto como autor material e inductor del crimen, ambas figuras al mismo tiempo.

A su vez, a los cuatro menores de edad y a Segundo Rosales, se les acusa como autores materiales de homicidio calificado, con las circunstancias de a√Īadir ignominia al asesinato y de cometer el delito en zona despoblada.

En el mismo sentido, a Italo Molina y María José Campos, se les acusa como encubridores del principal involucrado.

La acusaci√≥n reconoce en favor de los menores apodados ‚ÄúEl Zafrada‚ÄĚ y ‚ÄúLa Jana‚ÄĚ, adem√°s de Mar√≠a Jos√© Campos, la circunstancia atenuante de irreprochable conducta anterior. Y respecto de Segundo Rosales y Mar√≠a Jos√© Campos, otra atenuante de colaboraci√≥n sustancial en el esclarecimiento del grave delito.

En cuanto a las posibles condenas, la fiscal√≠a exigi√≥ para Jofr√© Hormaz√°bal, alias ‚ÄúEl Tuerto Fabi√°n‚ÄĚ, la pena √ļnica de presidio perpetuo calificado, esto es, c√°rcel de por vida, aunque reci√©n cumplidos 40 a√Īos podr√≠a optar a otra modalidad de cumplimiento. Por ello, se agrega vigilancia de la autoridad por otros 10 a√Īos m√°s.

En cuanto a Segundo Rosales, alias el ‚ÄúChundo‚ÄĚ, la acusaci√≥n exige presidio perpetuo simple, esto es, c√°rcel de por vida, pero al cumplir 20 a√Īos podr√≠a optar a otra modalidad de cumplimiento, por lo cual, se piden 10 a√Īos de vigilancia de la autoridad. A su vez, para los cuatro menores, se exigen 10 a√Īos de internaci√≥n en r√©gimen cerrado.

Para el acusado, Italo Molina, la fiscal√≠a exigir√° siete a√Īos de presidio mayor, en su grado m√≠nimo; y para Mar√≠a Jos√© Campos, cuatro a√Īos de presidio menor, en grado m√°ximo. A la fecha, solo falta que el Juzgado de Garant√≠a de Talca fije la fecha de la audiencia de preparaci√≥n de juicio oral, para que corran nuevos plazos legales.

Entre ellos, destaca que la parte querellante, esto es, la familia de la v√≠ctima, representada por el abogado penalista, Mauricio Gonz√°lez, puede adherirse a la acusaci√≥n de la fiscal√≠a o bien presentar acusaci√≥n particular, adem√°s de entablar una posible demanda civil, exigiendo indemnizaci√≥n econ√≥mica por da√Īo moral.

La acusación de la fiscalía contiene un listado total de 55 testigos, entre ellos, numerosos detectives de la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI de Talca, quienes tuvieron a su cargo ejecutar la investigación. Se suman 25 documentos, en su mayoría, informes periciales de la PDI y también del Servicio Médico Legal (SML).

Finalmente, se incluyen siete peritos, entre ellos, Vivian Bustos, médico legista del SML de Santiago que tuvo a su cargo la autopsia al cadáver de Aylin. Se suman otras 26 evidencias materiales que, en gran medida, corresponden a discos compactos con fotografías, así como teléfonos celulares de los imputados y prendas de ropa.

Tendencias Ahora