Internacional
Jueves 28 mayo de 2020 | Publicado a las 10:10
Johnson defiende a "asesor especial" que se saltó cuarentena: solo fue una infracción menor
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

El controvertido Dominic Cummings, “asesor especial” de Boris Johnson, pudo haber cometido una “infracci√≥n menor” de las normas de confinamiento sin mayores consecuencias, afirm√≥ el jueves la polic√≠a, cerrando as√≠, seg√ļn el primer ministro brit√°nico, una pol√©mica que lo puso en jaque.

Un viaje realizado por Cummings en el momento √°lgido de la pandemia puede considerarse una infracci√≥n, pero “menor”, dado que no se vulner√≥ el distanciamiento f√≠sico, afirm√≥ la polic√≠a local de Durham, que anunci√≥ que no lo enjuiciar√° por ello.

“El primer ministro ya ha dicho que considera que Cummings se comport√≥ de manera razonable y legal dadas las circunstancias y da esta cuesti√≥n por cerrada”, reaccion√≥ un portavoz de Johnson.

Pese a que el Reino Unido es el segundo país del mundo más castigado por el coronavirus, con 37.460 muertos por covid-19 confirmados
–46.0000 sumando los sospechosos–, desde hace casi una semana la prensa y los pol√≠ticos solo hablan de este caso.

Cerebro de la campa√Īa por el Brexit en el refer√©ndum de 2016 y nombrado “asesor especial” del primer ministro en cuanto este lleg√≥ a Downing Street, Cummings realiz√≥ en pleno confinamiento dos desplazamientos en coche que han puesto en jaque al gobierno.

A finales de marzo condujo m√°s de 400 km, desde Londres a Durham, en el noreste de Inglaterra, con su esposa y su hijo de cuatro a√Īos para instalarse en casa de sus padres temiendo estar enfermo de covid-19 y no tener con qui√©n dejar al peque√Īo.

La polic√≠a local no considera que esto sea “contrario a la regulaci√≥n” sobre el confinamiento.

Despu√©s, el 12 de abril, se desplaz√≥ con otro pretexto a los tur√≠sticos alrededores de un castillo medieval situado a 50 km de Durham. Esta es la “infracci√≥n menor”.

Johnson, que ha comparecido tres veces para defender a su mano derecha, enfrenta por este escándalo una rebelión entre las filas de su Partido Conservador, donde unos 40 diputados pidieron la dimisión de Cummings.

También vio caer en picado su popularidad en los sondeos de opinión entre temores de que los británicos vean el caso como un ejemplo de doble rasero y flaquee el respeto del confinamiento.

Tendencias Ahora