Internacional
Expectaci√≥n en Espa√Īa por caso de violaci√≥n grupal contra una joven de 18 a√Īos
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Yo s√≠ te creo”. Con este lema, miles de espa√Īoles est√°n apoyando en la calle y en redes sociales a la v√≠ctima de una presunta violaci√≥n colectiva, ocurrida durante la fiesta de los Sanfermines en Pamplona, en un caso que tiene a buena parte del pa√≠s en vilo.

Cinco j√≥venes sevillanos, de entre 27 y 29 a√Īos, son juzgados desde mediados de noviembre en Pamplona acusados de violar en grupo a una chica de 18 a√Īos durante las fiestas de San Ferm√≠n, que cada a√Īo atraen a decenas de miles de turistas a esa ciudad del norte de Espa√Īa.

Los hombres grabaron los hechos, el 7 de julio de 2016, y al día siguiente fueron detenidos. Desde entonces han estado en prisión preventiva.

Desde el inicio del proceso, se han filtrado cada d√≠a detalles escabrosos sobre “La Manada”, el sobrenombre que se daban los acusados en un grupo de WhatsApp, donde presumieron de sus actos.

La fiscal√≠a ha pedido 22 a√Īos de prisi√≥n para los cinco, que niegan haber tenido una relaci√≥n no consentida con la joven, y que s√≥lo reconocen haberle robado su tel√©fono m√≥vil.

Agust√≠n Mart√≠nez Becerra, abogado de varios de los acusados, asegur√≥ que lo que se escucha en los videos grabados “no implica ni el consentimiento ni la interpretaci√≥n contraria”.

Una pol√©mica muy mediatizada –

Lo que ha incendiado la percepci√≥n p√ļblica del caso fue la decisi√≥n del juez de incluir en la instrucci√≥n la investigaci√≥n de un detective privado sobre la vida de la denunciante.

A partir de ah√≠ se ha extendido por redes sociales la f√≥rmula “Yo s√≠ te creo”, que ha aparecido incluso en graffitis en Madrid y ha sido coreada en manifestaciones de miles de mujeres en diversos puntos de Espa√Īa.

Y es que “lo que pretende culpabilizar a la v√≠ctima de La Manada, sembrar dudas sobre su condici√≥n moral, es que se atreviera a salir a la calle, a tomar copas con sus amigas, despu√©s de haber sido violada, en lugar de quedarse en su casa con todas las persianas bajadas y la cabeza cubierta de ceniza”, explic√≥ indignada en la radio la escritora Almudena Grandes.

“Una v√≠ctima tiene derecho a intentar rehacer su vida y sobre todo a aparentar que no ha pasado nada”,
abundó en declaraciones a la prensa el abogado de la denunciante, Carlos Bacaicoa.

“Frente a la contundencia de los datos todav√≠a hay discursos que juzgan la veracidad de los hechos”, comenta Laura Nu√Īo Gomez, directora del observatorio de igualdad de g√©nero en la universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Seg√ļn esta jurista, las manifestaciones de repulsa en el pa√≠s se deben a un “retroceso” en los derechos de las mujeres.

Dichas movilizaciones se suman adem√°s a las que hubo durante el verano en apoyo a Juana Rivas, una mujer andaluza v√≠ctima de maltrato por parte de su excompa√Īero italiano al que finalmente entreg√≥ sus dos hijos, por orden judicial.

Rompiendo el silencio

“Es muy duro ser v√≠ctima de una violaci√≥n y luego tener que pasar por todo esto; que te juzgue no s√≥lo un juez sino que te est√© juzgando la sociedad espa√Īola completa”, afirma a la AFP Mar√≠a Silvestre, soci√≥loga en la universidad Deusto de Bilbao.

La avalancha de denuncias por presuntas agresiones sexuales iniciada en octubre en Estados Unidos con el caso del productor cinematogr√°fico Harvey Weinstein no ha tenido demasiado eco en Espa√Īa.

Y es que el país, pionero en el combate contra el maltrato a las mujeres, ha estado acaparado por el conflicto político catalán.

No obstante, algunas han roto el silencio. En un art√≠culo impactante, la periodista Ruth Toledano, de la publicaci√≥n digital eldiario.es, describi√≥ en detalle la violaci√≥n que sufri√≥ por parte de un desconocido hace 20 a√Īos.

“Yo cuento mi experiencia personal para dar testimonio de que nadie tiene la potestad de determinar c√≥mo han de ser el comportamiento y la vida de una mujer libre, ni antes ni despu√©s de una violaci√≥n”, dijo Toledano.

Tendencias Ahora